Invitados, sin Placet Quite

Por Lorenzo Olivera
Claro que con el diario del lunes a uno le resulta más fácil preguntarse por qué el Papa abogó por la derogación de la pena de muerte en EEUU ante Obama y no lo hizo en Cuba ante Raúl Castro.

Todo muy fácil por momentos complicado en la tierra del Tío Sam porque es más fácil que un francotirador quiera pasar a la historia en las grandes aglomeraciones de gente en USA donde cualquier loco puede tener el arma que pueda adquirir que en Cuba que clandestinamente la cosa podría adquirir un cuchillo de cocina.
Vayamos al tema de fondo que complicó un poco la existencia del Papa Francisco, el que me cae simpático por los espantosos enemigos que tiene.
Un día antes de la ceremonia de bienvenida al Papa, el personal de la Casa Blanca terminó de alistar el jardín donde serán recibidos los invitados.

Un obispo que se declaró homosexual; católicos de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transexual (LGBT); activistas por las libertades sexuales y una monja que dirige una organización proaborto figuran entre los invitados a la ceremonia de bienvenida que recibirá el papa Francisco.
Al acto del miércoles en el jardín de la Casa Blanca también fue invitada Margie Winters, una profesora que fue despedida de un colegio católico en Filadelfia por estar casada con una persona de su mismo sexo.

Desde entonces, ella promueve la apertura de la religión católica hacia los homosexuales, bisexuales y transexuales.
«Espero que el Papa ponga en su agenda los problemas que enfrentan los católicos gays durante su visita a Estados Unidos», afirmó la profesora.
Añadió que tiene la esperanza de «hablar con el Papa para llevarle su mensaje de inclusión».
Winters también está invitada a participar en la visita del Papa al centro caritativo de la parroquia de St Patrick (Washington DC) del jueves.
Allí está previsto que Francisco converse con agrupaciones de personas sin techo de la ciudad.
Winters señaló que asistirá invitada por Humans Rights Campaign (HRC), considerada la agrupación más grande de cabildeo político por los derechos civiles de la comunidad LGBT en Estados Unidos.

Después de su intervención en la ceremonia de bienvenida, Francisco tendrá una reunión con Barack Obama.
ACI Prensa, portal de noticias católicas para América Latina, informó que otra de las organizaciones invitadas es la Alianza Gay Lésbica contra la Difamación (GLAAD, por sus siglas en inglés).
Esta agrupación asistirá a la ceremonia de bienvenida en la Casa Blanca para pedirle a Francisco que se reúna con familias católicas que son parte de la comunidad LGBT.
Desde su cuenta de Twitter, Gene Robinson, el primer obispo en declararse gay en Estados Unidos, publicó una carta en la que le dice al Papa que «espera que no se ofenda si es uno de los miles que le darán la bienvenida» en la ceremonia del miércoles.

Robinson añade que espera que Francisco pueda «reconocer y comprender» los esfuerzos que él hace por defender los derechos de la comunidad gay.
En la carta al Papa, el obispo defendió su derecho y el de la monja Simone Campbell (que dirige una organización proaborto) de participar en el acto en Washington.

«Ha habido un poco de jaleo debido a informes de que un alto funcionario del Vaticano está ofendido, en su nombre, por mi invitación a la Casa Blanca para darle la bienvenida a Estados Unidos».
Campbell es directora ejecutiva de Network, descrita como una agrupación de cabildeo para la justicia social.
Los invitados informaron que no todas las invitaciones salieron de la Casa Blanca, sino que congresistas estadounidenses y organizaciones, como GLAAD y HRC, también tuvieron la posibilidad de incluir nombres en la polémica lista de asistentes.
La semana pasada se conoció la versión de que existe preocupación en el Vaticano por la presencia de estos asistentes en la bienvenida a Francisco.
Gene Robinson le escribió al Papa después de que se conoció del malestar del Vaticano por su invitación a la ceremonia de bienvenida.
Un funcionario de la Santa Sede que fue citado por el portal estadounidense Wall Street Journal expresó su preocupación por la posible manipulación de las fotografías que podrían tomarse en la visita que hará Francisco a la Casa Blanca.
La curía vaticana teme que aquellas posibles imágenes dieran a entender un mensaje de apoyo del Papa a causas como el aborto, la unión de personas del mismo sexo, la eutanasia o los derechos LGBT.
Sin embargo, para la Casa Blanca tal preocupación no tiene justificativo alguno.
«Yo les advertiría no sacar muchas conclusiones sobre uno, dos o quizá tres personas en la lista de invitados porque habrá 15.000 personas más ahí», señaló el vocero de la oficina oval Josh Earnest.
Católicos en Estados Unidos
• 80 millones de personas bautizadas como católicas
• 6 de 9 de los jueces de la Corte Suprema son católicos
• 31% de los congresistas (y el 22% de la población general)
• 1 presidente católico (John F. Kennedy) y un vicepresidente (Joe Biden)
• 6 republicanos católicos aspiran a la presidencia, la mayor cantidad en la historia
Esos invitados representan la «diversa» composición étnica e ideológica del país y a ninguno de ellos se le ha entregado un «test teológico» antes de invitarlos, subrayó Earnest.
Despues de la bienvenida, el papa Francisco sostendrá una reunión con el presidente de Estados Unidos Barack Obama.

De acuerdo con Earnest, el mandatario participará en ese encuentro con la mente muy abierta» para «dialogar honestamente» con el Papa.
Francisco no cuenta entre los miembros de la derecha en EE.UU. con la buena imagen de la que disfrutaban sus antecesores.
Primero fueron sus críticas a la «obsesión» de la Iglesia católica con el aborto y los gays. Luego su condena al «capitalismo salvaje» y a la «dictadura de la economía». Y por último, sus palabras sobre la responsabilidad del hombre en el cambio climático.
Pese a que todavía no se han cumplido dos años desde que el argentino Jorge Mario Bergoglio se convirtió en el papa Francisco, ya han sido muchos los políticos, comentaristas y periodistas conservadores en Estados Unidos que han mostrado sus reservas sobre el pontífice.
Su decisión recién anunciada de elevar a los altares al arzobispo salvadoreño Óscar Romero -tachado de «comunista» por algunos- tampoco habría sentado bien entre los sectores más reaccionarios del catolicismo estadounidense, de acuerdo con un artículo publicado esta semana en la revista Time.

Según algunos analistas, en estos momentos Francisco no cuenta entre los miembros de la derecha en EE.UU. con la buena imagen de la que disfrutaban sus antecesores -Juan Pablo II y Benedicto XVI- con los que coincidían plenamente en cuestiones de moral y quienes realizaban unas críticas más veladas del capitalismo y los mercados.
Estrellas del ultraconservador Tea Party como Sarah Palin o Rick Santorum no han dudado en mostrar sus reparos hacia la “agenda liberal” del Papa.

Santorum, quien es padre de familia numerosa, llegó a asegurar que “a veces es difícil escuchar” al papa Francisco, por las declaraciones en las que el pontífice dijo que “ser un buen católico no implica tener hijos como conejos”.

3 comentarios en “Invitados, sin Placet Quite

  • el 25 septiembre 2015 a las 09:41
    Permalink

    Un poeta de nobela salio el papa , se dieron cuenta que hizo llorar a los gobernantes norteamericanos? no hagan a los demas lo que nos gustan que nos hagan. Y los gringos meta puchero…..

  • el 25 septiembre 2015 a las 10:57
    Permalink

    El que se quiere matar con el surgimiento de este papa es el pepe mujica, este papa le afano todos los tribuneros que tenia jajajajajajajajaaaa
    parece que el marketin sentimental es lo que manda
    los castro hablan con la farc y arreglaron colombia
    son todos ahora buenitos, unos santitos
    arriba el papa francisco…

  • el 25 septiembre 2015 a las 11:35
    Permalink

    Gran politico el Papa, si es por el te dice todo que si, el gay puede ser saserdote…por mi si, las lesbianas pueden ser momnjas….por mi si…el aborto….por mi si…el terrorismo tiene que ser perdonado….por mi si…todos los pecadores….
    pero inmeditamente te dice que la iglesia no opina igual…
    pero como, el no es el Papa?

Deja tu comentario