Los tipos piolas de los domingos

Los domingos por la tarde a veces íbamos al fútbol, pero teníamos un grave problema en mi barra estaban: el “Juanbailo”(Juan Carlos) que era de Peñarol, el “Juatoño” (Juan Antonio) que era de Nacional, el gallego Alejandro, que no estaba nada más que para los libros y una novia, que cuando la pescamos con otro galán jugando de mano en el agua de la playa, los mentirosos fuimos nosotros, ella una santa y él un estúpido, que con el tiempo se dio cuenta como venía la mano.

mate-amargo1_435x326

También estaba el Ñeñe Kaliten (nene Carlitos pronunciado por su madre en yiddish), el Teta Peluda (porque era bastante mayor que nosotros y le había salido el vello en el pecho) y yo que como buen hincha de Rampla no tenía liga futbolera con los demás.

Pero por las dudas, éramos compinches en todas las zafadurías, habidas y por haber.

En los momentos en que no se prestaba para ir al Ansina Country Club, ni al Palermo Country Club (lugares de grandes explanadas de hormigón sobre el mar, -léase Río de la Plata – donde bañarse estaba absolutamente prohibido y los de prefectura “te portaban”, salíamos a trillar 18 de Julio, ahí nos encontrábamos en su lugar habitual con un primo mío, Gustavo y con un amigote de él, que nunca le supimos el nombre porque siempre lo llamamos Vittorio, por Vittorio Gassman, por ser un caradura de primera, como el personaje de los Monstruos, pero por el contrario del actor, era feo como pisar caca descalzo, pero cargador como capón loco, atropellaba cualquier bulto.

SIGUE EN PAG. 2

Un comentario en «Los tipos piolas de los domingos»

  • el 18 abril 2014 a las 13:37
    Enlace permanente

    Geniales recuerdos de una epoca de montevideo que tendría que estar viva por siempre porque forman parte de la historia de nuestros padres y abuelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.