Niño se fugó solo a Balí

Por Niquita Nipone
Un australiano de 12 años se fuga a Bali usando una tarjeta de créditos familiar. La policía australiana investigaba el martes cómo un niño de 12 años pudo volar solo a la isla indonesia de Bali y quedarse cuatro días en un complejo turístico usando la tarjeta de crédito de sus padres.

El niño huyó de su casa de Sídney después de una discusión con su madre, volando primero a Perth, ciudad del oeste australiano con la aerolínea de bajo coste Jetstar y después a Bali, según la cadena Channel Nine.

«No le gusta la palabra ‘no’, y eso es lo que tengo, un niño en Indonesia», dijo su madre, Emma, a Channel Nine el lunes por la noche.

«Es demasiado fácil. Hay un problema en nuestro sistema», indicó, pidiendo controles más exhaustivos en los viajes aéreos de los jóvenes.

La familia había visitado Bali con anterioridad en unas vacaciones y Emma dijo que su hijo ya había intentado reservar allí vuelos por su cuenta pero que las aerolíneas lo habían rechazado porque no tenía una carta de ella.

Para los niños de entre 5 y 11 años se debe reservar un billete para menores no acompañados, mientras aquellos de 12 a 15 años requieren una hoja de permiso de sus padres o tutores.

Investigó cuáles aerolíneas le permitían viajar solo y emprendió su viaje hasta la isla, donde estuvo cuatro días en un hotel de cuatro estrellas.
Lo que parecía una pelea común y corriente entre una madre y su hijo, de 12 años, terminó en lo que parece un guion cinematográfico digno de ‘Mi pobre diablillo’. En cuanto acabó la discusión, este menor tomó las tarjetas de crédito de su papá y planeó lo que parecía impoible.
Corrió a internet e investigó las aerolíneas que permitían viajar de Australia a la isla indonesia sin que se necesitara un permiso firmado por los padres. Con ese dato presente, solo le quedaba escapar de su casa y lo hizo en un día de escuela, fingiendo que iba a clases común y corriente.

Abordó el avión y llegó hasta la isla. Desde allí alquiló una bicicleta del aeropuerto hasta el hotel y allí, al momento de registrarse, afirmó que iba en compañía de una hermana, quien llegaría más tarde.

Pasó allí cuatro días, como en la película ‘Mi pobre angelito’, hasta que sus padres descubrieron su paradero. Revisaron los movimientos bancarios, vieron las cámaras del aeropuerto y así se dieron cuenta del paradero de su hijo.
Los padres de este niño tuvieron que tomar un avión hasta la isla para ‘rescatar’ a su hijo, quien muy cómodo estaba en el hotel 4 estrellas.
La historia fue narrada por Emma, la madre del menor, quien estaba conmocionada por la facilidad con la que su hijo viajó. El menor fue entrevistado por 9news y relató que solo le habían pedido su identificación para moverse de un lado al otro.
“Fue genial porque quería emprender una aventura”, dijo el protagonista, con pocas muestras de arrepentimiento por su travesura.

 

Deja tu comentario