Perra adoptante

Prometí y cumpliré en el próximo número terminar con el artículo sobre los enjuagues del rey de España y familia real o de mentira, pero en estos momentos es más importante para mí y para los lectores esta situación que paso a relatar.

tascha-2_435x326

Supe tener un par de cliente alemanes, socios entre sí, uno era netamente alemán y otro Georg-Rolland (me reservo el apellido) que hablaba muy bien el español con un marcado acento alemán, y por su actividad internacional conocía muy bien el concepto que tenemos los latinos de los alemanes y se presentaba diciendo (copio la fonética de su pronunciación) “io ser un alemán gredondo, no soy como esos alemanes cuadgrados” y tenía gran razón, a pesar de su origen teutónico, era sumamente latino mentalmente.

Era de Heildelberg, ciudad que se encuentra en la zona conocida por nosotros como la “Selva Negra”, que de selva en Alemania no tiene nada y de negra mucho menos.
Me quería llevar a su país para que aprendiera los impuestos de su país fue le llevaban más de un 50 % de lo que ganaba.

Sigue en pag. 2

Un comentario en «Perra adoptante»

  • el 6 diciembre 2013 a las 10:55
    Enlace permanente

    Que barbaro, el cariño de los animales es incondicional y son un ejemplo para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.