Se viene como todos los años

Por COMOUSTÉ
A los muchachos bien jóvenes y debutantes los felicito por sentir el próximo 24 nostalgias de algo que para ellos nunca jamás existió.

Sentirán nostalgia de quedarse en casa con los padres, si es que antes ellos estaban, o con papá o con mamá, si alguno de ellos ya no está.

El nostálgico inaugural va a festejar cuando la nostalgia es un dolor por algo que ya no se tiene ni se volverá a tener.
Antes de la evolución formidable que han tenido las comunicaciones el que partía de la madre patria o de la dolce Italia, era algo así como morir un poco, porque a los padres que los iban a despedir al muelle o al aeropuerto, era un poco como ir un poco al entierro del ser querido, porque tal vez no lo volverían a ver más.

Mi abuela, no volvió a ver a los suyos nunca más y como eran gallegos de origen campesino, las cartas muy de cuando en vez, como en aquella película brasileña Estación Central, en que había una “escribidora”, sentada en un banquito escribiendo cartas de amor o de salutación a los analfabetos que se le arrimaban y por unos cruzeiros ella misma le ponía sus sentimientos a los corazones de sus clientes, para arreglar un entuerto familiar o un cariño que se iba enfriando con la distancia.

Mi hija se fue el domingo para Nueva York y el lunes me mandó un whatshapp con la fotografía de un repuesto que no coincidía con mi pedido y dos fotos de ellos en el Central Park.

Pero el sábado estarán acá de vuelta para atender a sus hijos y sus tareas profesionales.
Es un mundo que una Tablet de hace dos años, se le rompió la tela que la protege y con dos años ya no existen más las de mi modelo, porque todo cambia tan rápidamente que no existen los repuestos, se rompe y se tira.

Mi vieja tenía un mate que lo metía adentro de las medias para remendar los agujeros de los talones o de las puntas y con la aguja hilaba en un sentido haciendo una trama y después en el otro sentido, un hilo si y un hilo no y reconstruía la trama original.
Hoy se tiran y a otra cosa, no paga la pena perder el tiempo por lo poco que valen las nuevas, claro que no son de seda, ni de lana, pero cumplen su función.
Y después de estas pocas disquisiciones la nostalgia ya no es lo que era, la nostalgia era una morriña de lo que se había dejado y no volverá.
La tristeza que nos produce en ciertas circunstancias la nostalgia es angustia, algo que viene de angor, corazón, lo que esperábamos ya vino y se fue.

Hoy la vida es así, no camina sino que vuela.
El chiquilín que va a debutar con la noche de la nostalgia, sentirá nostalgia a la media hora de estar en el boliche, o al lugar que haya ido con su amigobia o lo que fuere.

En los 60 las parejas bailando eran como una sola persona, pegadas a full.
Me acuerdo que mi querida vieja decía que se baila con los pies y el cuerpo quieto, hoy se mueve todo y los pies poco, para no perder el equilibrio y caerse.

Cuando apareció Bill Halley y sus Cometas, el roc’n roll, en un boleo de joven acompañante no la pude sujetar y siguió de largo marcha atrás y cayó sentada en el medio de la pista, para jolgorio de mis amigos y para los viejos que eran los que monopolizaban la discoteca, se suspendió el baile y de ahí en más típica, más típica, más típica, y algún vals como “Desde el alma”.

Los otros teenagers me miraban como el anormal que le estropeó la noche a la juventud.
A veces aflojaba la cosa y aparecía Nat King Cole a salvar la petiza o Pat Boone, con Blue Moon.

Little Richard prohibido por unanimidad de los gerontes que eran los que mandaban.
Teddy Williams con el Only you y el gallito que metía al final de los sostenidos, le crispaban los nervios a los que hacia un montón de años habían sido jóvenes como nosotros.

La liga de los antialcohol al conducir, marcharon al spiedo, porque los taxis y similares hacen la noche.
El tema que los inspectores se han avivado y arrancan el 25 temprano y los alcohólicos nocturnos que fueron en taxi, les meten el espirómetro a las 10 de la mañana y con la resaca les da 7 o más.

A los muchachos que se diviertan por el mero hecho de divertirse porque no hay peor cosa que añorar lo que nunca jamás existió.
Tengamos nostalgia del barrio en que nos criamos, de cuando corríamos al heladero con unos vintenes que nos había dado el viejo.
Siento crujir las coronarias cuando pienso en todos aquellos amigos del ayer que ya no están y yo que estoy haciendo acá, con quien comento qué, si todos los que están son nuevos.
Y contarles el ayer a los nuevos les paspa y te miran como diciendo aflojá varón, esa película ya me la contaste la otra vuelta y terminaba exactamente igual que la de ahora.
No es como el cuento del gallego que había visto una película de “comebois” (cow boys) y le comentó al amigo que ya la había visto y que le apostaba a que “el malo” no iba a entrar en la taberna (saloon) de las medias puertas de vaivén.

Y el otro le dice, la viste y me querés robar la plata apostándome a que no entra en la taberna.
Y tanto insiste el gallego que el otro no sabe por qué le aceptó la apuesta y “el malo” entra al saloon y lo calzan de una trompada que cae al medio de la calle.
El otro le gana la apuesta y le dice al gallego si sabías para que me apostaste.
“Pues hombre, con la terrible trompada que le propinó la vez anterior, no pensé que iba a ser tan torpe de entrar nuevamente a la taberna, coño”.

Perdonen pero es un cuento de saloon, a mí ya me llegó la hora., así que la seguiremos la semana que viene.

Que todo sea para bien…

2 comentarios sobre “Se viene como todos los años

  • el 19 agosto 2016 a las 10:46
    Permalink

    Por suerte esta lindo para andar en bicicleta y los que hacemos bisicleta no tenemos que soplar nada cuando andamos muy tocados subimos a la vereda y listo y saludamos a todos los chanchitos.

  • el 19 agosto 2016 a las 11:21
    Permalink

    El 24 de agosto se elige para la noche de la nostalgia porque al otro dia es feriado. Es un dia recomercial porque para salir de noche ese dia hay que gastar desde antes ejemplo tanto las mujers como los hombres en salon de estetica comprarse ropa zapatos, cosmeticos y comprar los disfraces que se encargan de vender para el lugar que elijas…todo antes pero y depues lo que gastas en entrada a las fiestas y los boliches en comida y en bebida no tiene nombre….la mejor es hacer algo lluvia en tu casa y una colecta para pagarle a alguien para que te la limpie asi no te amargas al otro dia…

Deja tu comentario