¿Será un malhechor?

Por Niquita Nipone
Ojalá lo sea por el bien de la Dra. Staricco, por la Justicia de nuestro país, por la división de poderes y por todo lo habido y por haber.

malecho-239-1-350x262La duda que me quedó en la cabecita, si será un vulgar chorro, un policía en capilla, un sicario pagado por el crimen organizado, etc. etc.

Me cayó muy mal, por lo mal que está nuestro país, porque del buen funcionamiento de la justicia dependemos todos y en lo que me es personal tengo un montón de compañeros de la vida que son judiciales, jueces, fiscales, actuarios y egoístamente y por el sistema en general me retorció las tripas este hecho, sin perjuicio que el más vulnerable de los tres poderes clásicos es el poder judicial.

Si atacan a los jueces por sus eventuales fallos estamos volviendo a los tiempos del mafioso Al Capone y Chicago de la ley seca.
Este tema no se arregla con conversaciones, sino con vigor en los fallos judiciales y que estos se hagan cumplir a rajatabla y sin excepciones de ningún tipo ni por ningún motivo.
Acá se están envalentonando los delincuentes ante la inoperancia de quienes tienen que actuar o que otra cosa está pasando.
Hasta donde llega la organización, claro que eso no lo sé, ni lo puedo decir yo, pero también tuvimos problemas muy graves contra la Suprema Corte de Justicia y ¿qué pasó?
En el caso Staricco, el Ministerio del interior presume que fue intento de robo e investiga y un vocero de la Suprema Corte dice que confían en lo que Policía Técnica dictamine acerca del caso.
En la noche de este lunes pasado balearon la casa de la jueza penal Julia Staricco, informó a El Observador el vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat.
Según informó la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior, el jefe de Policía dispuso que personal del Grupo de Reserva Táctica mantenga un puesto de vigilancia frente al domicilio de la magistrada.
En el comunicado establecen que “se presume que los individuos son ladrones de autos y el incidente no tendría vinculación directa con la magistrada”.
La jueza se encontraba en su casa en el momento del incidente.
Según Oxandabarat, “cuando terminó su tarea en el Centro de Investigación Criminal en calle Bartolomé Mitre, se retiró a su casa en el barrio Pocitos.
Ella lleva custodia parcial desde hace varios días en razón de una amenaza que recibió una persona de su entorno, que fue analizada por la Policía y se llegó a la conclusión de que tiene verosimilitud.

Por eso la custodia”.
En el momento en que llegó la jueza a su domicilio, uno de los custodios permanecía afuera de la casa, cuando pasaron dos personas en una moto, por frente al domicilio.
La persona que iba en la parte delantera efectuó dos disparos. “En principio se estima que le tiraron al custodia.
No fueron disparos al azar, sino más bien disparos contra el custodia. Afortunadamente no hicieron blanco.
Se alejaron y se montó un dispositivo policial para rastrillar y tener la posibilidad de dar con los responsables”, afirmó el vocero.
Todavía no se han detenido sospechosos.
“Lo que se sabe es que la custodia que tenía era por una amenaza por parte de una persona que había sido procesada por la doctora Staricco, pero por ahora no hay forma de establecer un nexo entre esa amenaza anterior y este otro incidente”, dijo Oxandabarat.
Luego de que el Ministerio del Interior lanzara un comunicado en que se establece que se trató de un intento de robo, Oxandabarat dijo a El Observador que confían plenamente en lo que la Policía Técnica dictamine.
Los Jueces analizan tomar “medidas ejemplarizantes” para evitar atentados e inclusive los magistrados no descartan la realización de un paro.
Un paro de jueces si bien es una medida muy de moda, está totalmente desmonetizada como medida gremial y más con personal de cierta jerarquía como son los jueces.
Los jueces agremiados remitieron un comunicado para repudiar enfáticamente el atentado a la jueza Julia Staricco, y expresarle su solidaridad pero además pidieron que se tomen medidas ejemplarizantes a nivel gremial.
Dos desconocidos realizaron disparos frente al domicilio de la jueza Julia Staricco, que desde hace un tiempo tiene custodia personal por una amenaza de muerte de parte de un policía procesado.

Dos custodias del Ministerio del Interior escoltaron a la jueza Julia Staricco hasta su ingreso a su domicilio, informó hoy el Ministerio del Interior.
Los funcionarios permanecieron en el frente de su morada, manteniendo vigilancia en un vehículo con vidrios polarizados apostado en el lugar.
Minutos después, por la calle Charrúa, se acerca un individuo de estatura alta, vistiendo campera de nylon, quien se aproxima a la ventanilla del acompañante y coloca ambas manos sobre esta para mirar hacia el interior del coche.
Al percibir la presencia de los ocupantes, retoma su marcha pasando por detrás del vehículo hacia la vereda.
Cuando el acompañante desciende del vehículo observa que el individuo porta un arma de fuego, por lo que le da la voz de alto.
Concomitantemente y por la calle Charrúa de oeste a este, se acerca una moto blanca de alta cilindrada, que rebaja la velocidad para que el involucrado ascienda y al pasar por donde se encuentra el custodio le dispara con el arma de fuego, agresión que fue repelida por el policía con su arma de reglamento.
Acto seguido se inicia una persecución por varias cuadras, logrando los hombres evadir la acción policial.

En el lugar se hizo presente el Inspector Lotito, titular de la Dirección de Información Táctica de Jefatura de Montevideo (quien se hizo cargo del procedimiento), así como personal de la Dirección Nacional de Policía Científica.
Estos agentes encontraron un orificio de bala en la puerta del garaje ubicado frente al domicilio de la magistrada y una esquirla a unos 15 metros de la entrada a la finca.
Enterado el Juez Letrado de 1ª Instancia en lo Penal de 12º turno, Dr. Dos Santos, dispuso: la indagación bajo acta a los dos policías, la concurrencia de la Policía Técnica, la incautación de armas de fuego de los policías para peritaje y su concurrencia a la policía para el identikit de los dos sujetos, así como la obtención de imágenes de cámaras de seguridad en la zona, si las hubiera.
Si bien desde la Suprema Corte de Justicia se desconoce si el suceso está o no vinculado con las amenazas a la jueza, el Ministerio del Interior lo descartó.
“Se presume que los individuos son ladrones de autos y el incidente no tendría vinculación directa con la magistrada.

No obstante ello, el jefe de Policía dispuso que personal del Grupo de Reserva Táctica mantenga un puesto de vigilancia frente al domicilio de la misma”, indica el comunicado.
Muy fresco de cuerpo y con gran premura, y sin aportar mayores datos para fundamentar su explicación, el ministro Bonomi descartó que los disparos de arma de fuego contra un custodia de la jueza Staricco fueran un “atentado” contra la magistrada.
Dejando de lado la experiencia del ministro en el tema, que obviamente hace creíble su afirmación, llama la atención la naturalidad con la que los medios han tomado su declaración, que vinculó el hecho al intento de robo de un automóvil.
El Juez de Crimen Organizado Ohanian, bajo amenaza mafiosa( desde hace un año aproximadamente) así como también lo fue el director nacional de Policía, Julio Guarteche, también había recibido una amenaza similar en 2009.
Profunda preocupación ha generado en la Justicia y la Policía la amenaza recibida por el juez penal de Crimen Organizado Gabriel Ohanian.
La amenaza fue realizada -según trascendió- por un grupo con “gran poder de fuego” y la situación es de “nivel de alerta máximo”.
Esta mafia está siendo investigada por el magistrado y en los últimos días había librado órdenes de allanamientos.

El juez penal de 21º turno, Gabriel Ohanian, como los otros que forman parte de Crimen Organizado, cuentan con la protección especial dispuesta para el Poder Judicia, un cuerpo de élite de unos 50 agentes, informa hoy El Observador.
Además de Ohanian, forman parte de estos juzgados Néstor Valletti y Adriana de los Santos, y los fiscales Mónica Ferrero y Juan Gómez.
La vigilancia alcanza también a los exmagistrados Jorge Díaz -actual Fiscal de Corte- y Graciela Gatti, hoy en Tribunal de Apelaciones Laboral. Precisamente Díaz recibió un amenaza indirecta de un capo de la droga: “hay que limpiar a uno (un juez) porque después marcás la cancha con una llamada telefónica”.
El episodio fue narrado en 2009 por el juez en un encuentro sobre “el poder de las organizaciones criminales”.
Las amenaza de las mafias contra autoridades no son usuales en Uruguay, pero tiene sus antecedentes.
En 2009, el actual director nacional de Policía, Julio Guarteche, siendo jefe de la Brigada Antidrogas, debió ser evacuado de su casa junto a su familia por un alerta de estas características.

El capo criminal radicado en el exterior intentó volver a atentar contra su vida con explosivos, pero al volver al país fue detenido en un operativo. Desde entonces, se han adoptado protocolos de seguridad y se compraron autos blindados.
Este nuevo caso ha generado preocupación en el Ministerio del Interior. Eduardo Bonomi prefirió no hablar del tema este jueves cuando fue consultado por la prensa.
Sin embargo, se sabe que las autoridades tienen identificados a unos 200 delincuentes que lideran bandas ligadas al narcotráfico.
Muchas de ellas poseen redes en el exterior y van adquiriendo tecnología y estrategias de distribución y reclutamiento de personas similares a organizaciones como Primeiro Comando da Capital (PCC), que tiene asiento en San Pablo, Brasil.
Sus códigos “a sangre y fuego” también ganan las calles del oeste Montevideo.
La lucha por territorios ha traído un auge de los ajustes de cuenta, que significó en los últimos años un repunte de los homicidios.
Guarteche, en su calidad de número 3 del Ministerio del Interior, se reunió ayer con los cinco ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y al retirarse prefirió no hacer declaraciones.
La Policía detectó un posible plan para atentar contra el juez penal Gabriel Ohanian en el marco de una investigación sobre un caso de narcotráfico de drogas en barrios periféricos de Montevideo.

La SCJ “repensará” la seguridad de los magistrados.
La posible situación de riesgo en relación a Ohanian – revelada ayer por Búsqueda- fue descubierta en tareas de servicio de inteligencia de la Policía, que informaron al juez sobre una amenaza, según dijeron a El País fuentes judiciales y del Ministerio del Interior
El juez penal Gabriel Ohanian fue amenazado de muerte por delincuentes y tras las primeras investigaciones la Policía concluyó que el nivel de peligro que acechaba al magistrado era “alto” y que se estaba ante una inminente acción en su contra.
La noticia despertó “mucha preocupación” a las autoridades del Ministerio del Interior y la Suprema Corte de Justicia(SCJ),informó Búsqueda ayer basada en diversas fuentes.
Las fuentes dijeron que no se trata de una banda integrada solamente por narcotraficantes( los que generalmente tienen más poder para montar una acción de estas características) sino de una alianza “más compleja” entre poderosos rapiñeros y narcos peligrosos ,cuyas conversaciones fueron detectadas por las autoridades.
La Asociación de Magistrados solicitará una audiencia con el ministro del Interior.
Afirman que el atentado sufrido por Staricco pone “en riesgo el pilar institucional fundamental para el resguardo de los derechos y garantías ciudadanos”.
La Asociación de Magistrados del Uruguay solicitará una audiencia con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, a raíz de lo ocurrido con la jueza Julia Staricco, a quien le balearon su casa e hirieron a uno de sus custodios, informó a El País el juez Rolando Vomero, presidente de la Asociación de Magistrados.
Entre otras medidas, los magistrados solicitarán al ministro que coloquen cámaras de seguridad en los domicilios de los jueces, indicó.
En un comunicado, la Asociación de Magistrados afirma que “repudia enérgicamente el atentado de que fuera objeto en el día de ayer 2 de setiembre de 2014 la señora jueza Letrada en lo Penal Dra. Julia Staricco, que violenta el Estado de Derecho y socava las bases del Sistema Republicano Democrático de Gobierno, al poner en riesgo el pilar institucional fundamental para el resguardo de los derechos y garantías ciudadanos”.
Además, los magistrados reclaman “de las instituciones gubernamentales pertinentes el máximo refuerzo de la seguridad personal y laboral de los señores jueces y sus familias, en protección de su propia integridad y la del sistema jurídico vigente, base de nuestra Institucionalidad y garante de la misa.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo hoy que “hay distintos actores de la Justicia que tienen custodia” aunque no quiso especificar cuántos.
Según Bonomi, el balazo al custodio de la jueza Staricco está más relacionado con “ladrones de autos” que con un atentado a la magistrada ya que, dijo, “realizar algo contra la persona que sería el blanco no tiene nada que ver con actuar contra la custodia que es el que está preparado para repeler la agresión”.
El ministro insistió: “Lo que hicieron fue lo más riesgoso por saber que quien estaba adentro del auto eran policías”.
La Policía incrementó la custodia policial de la jueza que sostuvo que no está claro el motivo del episodio pese a que semanas atrás recibió una amenaza de un policía procesado en 2008 por violencia doméstica.
“Sigo trabajando con total tranquilidad”, dijo a El País esta mañana la Jueza Letrada de 1° Instancia en lo Penal de 16° turno, Julia Staricco, luego que ayer su casa en Pocitos fuera baleada hiriendo a uno de sus custodios.
Staricco concurrió esta mañana al Juzgado conducida precisamente por el custodio que ayer fue baleado.
“Él está bien, incluso hoy me trajo al Juzgado así que su vida continúa igual que la mía”, dijo la jueza.
A raíz de lo sucedido ayer se dispuso “aumentar la custodia, pero seguir trabajando como siempre”, explicó la jueza que consultada el respecto del episodio dijo: “Me hubiera pasado a mi o a cualquier otro, pero bueno son cosas que pasan y no queda más remedio que seguir trabajando”.

Staricco explicó que si bien semanas atrás radicó una denuncia por una amenaza que le hizo un policía al que procesó por un asunto de violencia doméstica en 2008 y que le fue transmitida por otro agente, el episodio de ayer “puede ser eso como otra cosa”.
Sin provocar un alarmismo innecesario, pero tampoco actuar a la ligera, los jueces son los que le dan seguridad jurídica a la situación de las personas y con ellos no debemos escatimar esfuerzos para que puedan trabajar en las mejores condiciones.
Esto ante la reiteración no parecería que fuera insólito, pero si fuera rutina estaríamos al horno con papas y boniatos.

2 comentarios en «¿Será un malhechor?»

  • el 5 septiembre 2014 a las 09:44
    Enlace permanente

    Los policias no son muy amigos de los jueces y viceversa pero si no se puede defender a una juez….cerrá y vamos, somos boleta…

  • el 5 septiembre 2014 a las 10:33
    Enlace permanente

    A mi que no me jodan!!
    Con lo adelantada que esta la informacion con la tecnologia que no se puede saber quienes son y donde estan..Miren que las compus no solo sirven para jugar?. A parte ahora debe de haber un monton de juguetes nuevos para seguir a la gente i averiguar lo que hacen y hasta lo que comen. Hay que cargarse las pilasss!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.