Tsunami

Tsunami es un neologismo, o más bien una palabra importada del Japón, claro que si yo escribo maremoto, la muchachada mirará con cara de qué quiso decir este fulano.

brujas3_350x263

La fábula y no tan fábula que viene a continuación tiene que ver con los dioses indignados con el hombre por lo mal que trata el planeta, claro que casi nunca los responsables son los que pagan las cuentas del banquete.

Todavía tengo presente a un pueblo resignado, sin escenas de desesperación y locura, sino de resignación, inclusive en forma altruista ocupándose de rescatar al perro, tal vez porque era el único ser suyo que quedaba vivo.

Espero que la bruja blanca no nos castigue y tenga que venir a rescatarnos la bruja verde, claro que nosotros a la verde la respetamos poco y miramos mucho hacia la bruja blanca.

Vayamos a la fácula verídica.

Érase una vez, un reino lejano, en el que sus habitantes gozaban de todas las riquezas y comodidades posibles.

No obstante, a pesar de la riqueza y el bienestar del reino, el anciano rey que gobernaba se hallaba sumido en una profunda tristeza.

Los doctores dijeron que, lo más aconsejable, era buscar un remedio que pudiera suplir la carencia de alegría del viejo monarca y varios ministros partieron en todas direcciones buscando un hechizo o un mago que proporcionase al rey la energía vital necesaria para recuperar la alegría.
Llegó entonces hasta los oídos del rey la noticia de la existencia de una bruja blanca y una bruja verde en las regiones lejanas del norte. El rey dio orden de que las fueran a buscar y las condujeran a su presencia.

La bruja blanca hizo su aparición a los pocos días, montada en un elegante carruaje y con sus cabellos dorados reluciendo al sol.

Su belleza era tal, que el anciano rey se enamoró perdidamente de ella nada más verla y le propuso matrimonio a cambio de aquello que más deseara, convencido de que tal belleza a su lado le granjearía la felicidad que tanto anhelaba.

SIGUE EN PAG. 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.