Un rey y un ídolo con pies de barro

Por Niquita Nipone

En Río 2016 Pelé colocó a Usain Bolt por encima de su propia leyenda. El ex futbolista brasileño Pelé, considerado por muchos como el mayor atleta del siglo XX, colocó al jamaiquino Usain Bolt por encima de su propia leyenda, asegurando que aunque él fue el “maestro” del fútbol, el atleta es el “de la nueva generación”, cosa que dijo en los días previos a la inauguración de los Juegos Olímpicos Río 2016.

Pelé destacó en una entrevista en el diario ‘Le Parisien’ que Usain Bolt es en estos momentos el mejor atleta de la historia de los Juegos, un título sobre el que bromeó que habría sido suyo en caso de haber podido participar en unos.
“Es el hombre que impone su estilo. Ya es una leyenda. Los Juegos Olímpicos son diferentes al fútbol y es difícil comparar, pero Usain Bolt está por encima”, indicó el brasileño Pelé, que desea tener el honor de ser el último en portar el día de la inauguración, la antorcha olímpica.
Más allá del fútbol, le habría gustado competir en unos Juegos Olímpicos en la disciplina de boxeo: “Me habría gustado enfrentarme a Mohamed Ali. (…) Creo que habría sido bueno, porque a veces me he peleado”, destacó Pelé.
Para Pelé, de 75 años, estos Juegos Olímpicos que se disputaron en Brasil fueron “una fiesta”, en lo que lo más importante fue garantizar la seguridad.
Vaticinaba que “si ganaban el torneo de fútbol, no tenía dudas de que la gente saldría a la calle. Sería como el carnaval. Esperaba la oportunidad de ganar la medalla”, dijo Pelé, que celebró que Neymar participara y confió en que estuviera en forma.
Pero no todos los que fueron algo lo son.

Carta abierta al señor Diego Armando Maradona
PARA EL CASO DE QUE NO GANEMOS ESTE CAMPEONATO DEL MUNDO
QUERIDO DIEGO, “PELUSA”, “PIBE DE ORO”, “DIEZ”, “DIOS”, “GORDO”:
Quiero hacer memoria, para que no se te olvide a vos, ni a ninguno de los argentinos.
Eras un pibe de la villa miseria de Fiorito. Uno de esos asentamientos informales, insalubres y laberínticos, de viviendas precarias en las que se hacinan los desplazados. Síntoma brutal de la marginación y la pobreza, del que los políticos prefieren no hablar porque es poner en duda toda la estructura legal del sistema.

Jugabas porque el fútbol es la expansión de los humildes, un acto atemporal que los saca de las desdichas cotidianas. La vida te había negado casi todo, y vos, como miles de chicos argentinos, con tus zapatos rotos, te desquitabas a patadas.
En 1973 alguien te dijo:
– Che pibe, vamos a armar un equipo para jugar en el “Torneo Evita”, ¿Entrás?
Con tus piernas flacas y tu rostro de “negrito”, te convertiste en la pesadilla del torneo, nadie quería enfrentarte. “Los Cebollitas”, (así se llamaban), se llevaron la copa y al año siguiente ganaron el Campeonato de la 8ª División. El conjunto se mantuvo invicto 136 partidos y gracias a que “Los Cebollitas” se convirtieron en una sensación, conociste Perú y Uruguay, donde los invitaron a jugar. No tenías 12 años y ya eras campeón.
A alguien se le ocurrió hacerte debutar en las inferiores del Club Argentino Juniors. Resultó fácil, fue el primer acto ilícito de tu vida: te cambiaron el nombre y mintieron la edad, agregándote dos años para que te aceptaran. Algo completamente inútil porque tu brillo era tal que cuando te vieron jugar, todos preguntaban: ¿Quién ese pibe? ¿De dónde salió ese prodigio?
Entonces decidieron que era mejor ponerte en el entretiempo de los partidos de la Primera División para que entretuvieras a la hinchada haciendo malabares con la pelota. Naciste mago. Siempre la pelota ha hecho todo lo que querés, ¿O será al revés?

Llegaste a la villa eufórico:
– ¡Mamá, me pagaron!
Doña Dalma te dio un beso y tu padre Diego te regaló una sonrisa y una palmada afectuosa. Hasta hay un viejo comercial de Coca Cola, donde se ve a aquel muchachito haciendo maravillas.
La primera vez que figuraste en los diarios, (esos que cada vez que pueden, intentan destruirte por tus ideas), tenías diez años. El Clarín decía: “Había un pibe con porte y clase de ‘crack’…”. Este periodista no sabía que aún faltaban por llenar muchas páginas hablando del “Pibe de Fiorito”. Porque en dos años ascendiste ocho divisiones en Argentinos Juniors, de novena a primera, y comenzaste a dibujar tu historia con goles: en 1978, aunque te consagraste como el goleador del Metropolitano, el flaco Menotti te dejó fuera de la Selección que ganó el campeonato porque eras muy niño, pero al año siguiente nos trajiste la Copa del Mundial Juvenil.
Por ese tiempo, aunque River te quería contratar y te ofreció lo mismo que ganaba Ubaldo Fillol, el jugador mejor pagado de entonces, decidiste jugar para Boca, que estaba en serios problemas económicos y no podía comprar tu pase. Nos hiciste campeones, pero duraste poco. Europa siempre ha pagado mejor y te fuiste al Sevilla y después al Nápoles.
El Mundial de México 86, siempre será recordado como “el Mundial de Maradona” y podría escribir muchas páginas con las emociones que nos hiciste vivir, porque cada vez que mandaste la pelota al fondo de la red, no era un gol de Maradona, era un tanto de desquite de todos los humildes de tu pueblo.

La FIFA, aún a regañadientes, (los oligarcas del fútbol no te quieren Diego) tuvo que elegirte como al mejor jugador del siglo XX. Para nosotros significas mucho más. Siempre recordaré cuando como consecuencia de haber caído en los abismos de la droga, te tuvieron que internar de urgencia y una multitud angustiada hizo intransitable cuadras enteras en torno al hospital. Alguien puso un gran cartel: “El cielo tiene que esperar”, otro decía: “Siempre vivirás, Dios no quiere competencia.”, otro: “Jesús resucitó una vez. Vos, miles.”, y quizá el más significativo rezaba: “Diego, no aflojés que vas a salir. No podés perder. No te olvides que Maradona juega para vos.”
Saliste de la droga como también te levantaste de cada golpe que te dieron en la cancha, pero los medios internacionales siempre magnificaron tu adicción a las drogas y cada error que cometías, porque lo que no te perdonan es que a pesar del dinero, la fama y la gloria, nunca olvidaste al pibe de la villa de Fiorito y que cada uno de tus mensajes políticos mueva la conciencia de los pobres y explotados del mundo.

El mercado puede aceptar que seas un genio del fútbol, pero no que te hayas convertido en la compensación para una sociedad frustrada por varias dictaduras militares y desgastada por el accionar de políticos corruptos.
Se acepta, ¿qué otro remedio les queda?, que seas un campeón, más no que reflejes los sentimientos de los despojados que necesitan creer que Dios no está tan lejos.
Eso no te lo van a perdonar nunca Diego.
La FIFA no te puede perdonar que promuevas la sindicalización de los jugadores, a los que llamas “los obreros del fútbol”, porque eso echaría por tierra un negocio que mueve millones de dólares cada cuatro años.
Si Maradona dona una escuela, o promueve una colecta para los niños pobres con parálisis, no saldrá en la primera plana de ningún periódico del mundo, porque lo imperdonable no son estos actos en sí, sino que lo hagas siempre diciendo que sólo estás devolviendo algo de lo que los poderosos roban a la gente.
Demagogo, populista, oportunista, drogadicto, son los calificativos aconsejados por los señores de la SIP para poner junto a tu nombre. Como también aconsejan destacar siempre las declaraciones del señor Pelé, porque ese si es “bueno”. Se coloca debajo de un cartel de alguna firma de productos deportivos, que por supuesto le paga, para reivindicar siempre al sistema y defender sus intereses. De eso vive.

No te van a perdonar tus visitas a Chávez, o que tengas al Ché tatuado en tu hombro.
La única vez que te tuve cerca fue cuando en noviembre de 2005, con motivo de la Cumbre de Presidentes de Mar del Plata, nos invitaste a ir a repudiar la presencia de Bush en la Argentina.
Los grandes diarios del mundo, no publicaron en estos días la foto de la Selección Argentina despidiéndose rumbo a Sudáfrica con una gran pancarta que decía: “Apoyamos a las abuelas de Plaza de Mayo para el Premio Nobel de la Paz”. Ni tampoco la noticia de que recibiste en Pretoria a Estela Carlotto con un gran abrazo.
Eso no se perdona Diego.
El fútbol, vos lo sabés mejor que nadie, es un juego impredecible y como bien declaraste: “No hay favoritos. Cualquiera te puede clavar la pelota en el ángulo y todo lo que hiciste… Chau”. Todo es posible, pero por todo esto y mucho más quiero decirte que si eso sucede, no te hagas ningún problema, porque con nosotros ya cumpliste.

Gracias por ser Maradona.
Gracias por ser nuestra alegría y nuestra esperanza.
Gracias por no olvidar al pibe de Fiorito.
Gracias por representarnos siempre a todos con dignidad.
Gracias campeón.

Diego Maradona: Carta de otro argentino

HOLA DIEGO, Soy argentino, llevo 14 años en Miami, me fui en el 2000 de la Argentina porque sentía que mis sueños no eran posibles. Me dolió horrores dejar a mis padres que eran grandes y mis sobrinos que me amaban… No pude volver en 5 años y me perdí muchas partes en la historia de mi familia.
Siempre llevé a mi gran Argentina en el alma. Desde afuera empecé a amar al tango, a valorar el mate en una casa, orgulloso de nuestra carne, nuestro Buenos Aires y de nuestro glamour europeo.
Cuando llegué a Miami, muchos me dijeron: “Acá a los argentinos no los quieren, no vas triunfar con ese acento, con el pelo largo y tu andar gallardo”…
Ser argentino es todo un tema en el mundo, pero también están los elogios, y el orgullo, Carlos Gardel, Evita Perón, Juan Manuel Fangio, Pugliese, Jorge Luis Borges, Sandro, Facundo Cabral, Charly García, El Papa Francisco y en algún momento también estabas TU…
Había una vez, que en todo el planeta decir Maradona era decir Argentina, o Argentina era decir MARADONA, ¿te acordás? Te decían “El Pibe de Oro”, eras como Dios, estabas en todas partes y con tus piernas hiciste hechizos, magia, y nos hiciste llorar hasta lo profundo a todos los argentinos.

Pero la realidad, Maradona, no eras Dios, nunca lo fuiste, nunca… Eras un argentino más, buen jugador de fútbol Soccer, uno de los mejores hasta que la droga y tus decisiones te sacaron de la cancha.
Sí, Maradona fuiste sacado de la cancha en USA para un Dopping que dio positivo pero aun Diego Armando, hoy también saliste de la cancha de la vida, del orgullo argentino, de la lista de nuestros próceres, ídolos y baluarte de la celeste y blanca.
Maradona ya no estás en la fila Gardel o de Borges, ni de Messi ni de Campanella ganador de un Oscar. Nuestro Maradona Mundial desapareció para siempre hace muchos años, también saliste de la cancha de nuestros corazones y hoy ya no nos produces nada.
Tal vez la lástima de lo que podrías haber sido, la pena de verte caer en un abismo de oscuridad y sucumbir en su propio infierno, la imagen de lo que un gran deportista no debería hacer ni ser.
Acéptalo, eres un fracasado, un resentido lleno de odio por tu propia locura y tu propia miseria. Maradona, naciste pobre y pobre vas a morir, pero pobre de alma, de mente y también de cuerpo que ya esta bien consumido por tanto abuso y tanta sangre contaminada.
Muchas veces de la ignorancia y la mediocridad no se sale, ni aun con mucho dinero, ni con mucho éxito. Por eso, no sabes nada de la realidad de los cubanos ni mucho menos la desgracia de nuestro hermanos venezolanos…
DIEGO ARMANDO, eres un mediocre, porque te quedaste en la mitad de la cancha sin meter goles y muchos en contra para ti y para muchos.

Maradona, eres hoy para muchos argentinos un pobre ignorante de la vida, de la historia y de la realidad actual del mundo. Estás pariendo hijos indiscriminadamente, lo único que puedes dirigir Diego, es el circo de desfile de mujeres aprovechadas, o gatos de turno y dictadores con quien te prostituyes como una put.. y te bajas los pantalones para que te usen.
Maradona, hace años que eres un farsante, mentiroso, que te crees el más vivo y el mundo se ríe de ti por lo tarado que has sido, consumiendo cocaína en la Habana, emborrachándote con tu amigo Castro, de orgías en orgías estuviste drogado con mujeres y con hombres, apoyando gobiernos comunistas, represores y violentos y recibiendo dinero sucio de gobiernos abusivos, dinero que le pertenece al pueblo venezolano.
Dinero que lleva la maldición de la sangre inocente derramada de juventud venezolana caída en busca de su libertad y dignidad. Que te den dinero para que digas que sos un SOLDADO de MADURO a ser un REAL MARI… es lo mismo, y digo mari… en significado argentino, por aquel que no es hombre de verdad, que es un cobarde, no por lo que hace en su cama.
Para muchos argentinos en el mundo Maradona hoy das asco y pena. Das ganas de pedir disculpas por SER ARGENTINO. Que Dios tenga misericordia de ti, y de tu desgraciada que eres tu mismo y tu distorsionado ego y soberbia al pedo.

Que alguien te alcance un agua ya que hace tiempo estás tirado a un costado del campo del real juego, molestando en la vida con tus palabras y juicios cínicos. Que alguien ya te saque en camillas de este estadio, porque para vos el partido ¡¡YA SE TERMINÓ!!
Los días de tu gloria solo estarán en un viejo video de Youtube del mundial 86’… Solo eso quedará de MARADONA Y LA MANO DE DIOS, solo ese jugador que para muchos MURIÓ HACE TIEMPO…
Como argentino en Miami, donde aprendí en esta a ciudad a respetar el dolor de todos los países de América, pido disculpas a todos los venezolanos por tus palabras y el dinero que agarraste del gobierno que sale de Venezuela para que lo uses para drogas y mujeres.
Pido disculpas al mundo por ti, que has usado los colores de mi camiseta tantas veces para destruir y DENIGRAR. Y con la esperanza que los próximos años, el próximo ídolo deportivo del fútltbol argentino sea imagen de luz, de paz, que honre la vida y no que veamos a la decadencia humana y patética de un ridículo como tú.
Quiero decirle al mundo que Diego Armando Maradona no representa los valores, ni el espíritu o el corazón de los argentinos, y en muchas veces es todo lo que no queremos SER. Muchas Gracias y pueblo de VENEZUELA MIL DISCULPA por este FRACASADO MARI…

Un comentario en “Un rey y un ídolo con pies de barro

  • el 3 marzo 2017 a las 11:31
    Permalink

    siempre fue mejor jugador y persona pele a pesar de nacer en una fabela como maradona &%&»»»»??¿¿()

Deja tu comentario