Ayer atleta olímpica, hoy prostituta VIP

Hoy gana mucho dinero, con la actividad más antigua del mundo, y además es escritora. Pero muchos recuerdan su caída, Sidney 2000, cuando solo la separaban metros de la línea final. Ella también cuenta que pasó allí.

¿Quién no recuerda su caída en la final de los 1500?.
Susy Favor Hamilton, participó en tres Juegos Olímpicos y luego decidió dar un cambio radical a su vida: “Para mí el sexo fue mejor que correr”, aseguró. Mirá sus mejores fotos.

La historia de Susy Favor Hamilton es digna de un guión para Hollywood. La atleta olímpica, que algún memorioso recordará por su caída en la final de los 1500 metros en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, publicó su biografía y reveló su secreto mejor guardado: de deportista de elite se transformó en prostituta de lujo.

La corredora participó en los Juegos Olímpicos de 1992, 1996 y 2000, y luego decidió darle un cambio radical a su vida: se coronó como la prostituta mejor paga de Las Vegas.

En su libro explica: “Ya en Sidney me prostituía y cada vez me gustaba más jugar con fuego. Era una completa adicta al sexo. Mi voluntad de ser la mejor en la pista fue reemplazada por mi deseo de ser la mejor en la cama”.

La estadounidense colgó las deportivas y se calzó los taco aguja: pasó a llamarse Kelly Lundy y llegó a cobrar 600 dólares la hora. “Para mí el sexo fue mejor que correr”, se sinceró Susy.

¿Qué le pasó a esta atleta?

$ 50 Doble tela y fina textura

3 comentarios en «Ayer atleta olímpica, hoy prostituta VIP»

  • el 18 septiembre 2015 a las 09:41
    Enlace permanente

    corrio en el 1992 es media vetevete pero si cobra los que cobra debe tener todo durito jjejejejeje…

  • el 18 septiembre 2015 a las 10:00
    Enlace permanente

    18 lukitas por salir un ratito con esa atorranta ? si no si quiera pudo ganar ? es recordada por una caida con la medalla de oro es otra.

  • el 18 septiembre 2015 a las 10:49
    Enlace permanente

    600 dolares por cita?
    se pasa en el gimnasio sala de masajes y peluquería.
    me equivoque de laburo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *