Baja stoffa

Mi vieja decía que una persona era de baja “estofa” a la que era de mala entraña o mala categoría y no me cerraba la cosa, porque ella era hija de gallegos yo lo tomaba por un dicho o frase hecha y recién ahora, después de tantos años en que murió me di cuenta que por estar criada en el barrio Palermo, había agarrado esa palabra que en italiano se escribe “stoffa” y quiere decir tela, una persona de baja stoffa, es una persona de mala tela o mala calidad o categoría.

duelo-1_145x170Me llevó una vida darme cuenta del valor de esa definición que viene como anillo al dedo para el episodio que voy a narrar.

Fui educado en un hogar de laburantes, de una maestra y un técnico electricista, que en aquella época los llamaban instaladores, o simplemente electricistas, con la diferencia que unos eran egresados de la UTU y tenían firma autorizada en la UTE y otros, trabajaban de espaldas a las reglamentaciones.

En el gremio les decían “verduleros” a los que les vendían la firma en los expedientes a los que trabajaban en forma no autorizada.

Claro que mi viejo, tanto hacía una instalación, como le arreglaba la plancha a la vecina –en aquella época no se tiraban y compraban otra-, o arreglaba un timbre.

En casa por la influencia valeriana en la formación de mi madre había un principio de palabras más importantes, que gustoso compartiré con los lectores.

Sigue pag. 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.