Bat Mitzvá en Nigeria

¿Cómo te vistes para una bat mitzvá en Nigeria? No es muy diferente que en Israel – ¡con un vestido de color rosa suave y esponjoso y una corona!

Gadi Bentley, que fue el primer emisario de Shavei Israel a la comunidad judía Igbo de África, nos envió esta foto de la niña del bat mitzvá, Tuvia Bat Pennyel, rodeada de sus padres y hermanos mayores. Tuvia vive en la pequeña ciudad de Ogidi.
Se estima que unos 3.000 Igbo se identifican como judíos y practican una forma moderna del judaísmo, con sinagogas (hay 26 en el país), rollos de la Torá, kashrut, el uso de tefilín (filacterias) y talit (chales de oración), y la circuncisión.
Los judíos Igbo accedieron por primera vez a la atención del mundo occidental hace más de 500 años, cuando los misioneros portugueses navegaron a África Occidental. Enviaron a casa informes escritos sobre una tribu de africanos que guardaban el sábado judío y las leyes de kashrut. Aunque los misioneros se preocuparon de convertir a la mayoría de los Igbo al cristianismo, los judíos Igbo no olvidaron sus raíces y en las últimas décadas han comenzado a volver a conectarse con su herencia.
Este ‘volver a conectarse’ no es sólo para las ‘smajot’ (= celebraciones, como una bat mitzvá). Cada dos meses, los jóvenes de las diversas comunidades judías Igbo se reúnen para un fin de semana de actividades y diversión.

Seminario juvenil en Nigeria

La idea de los encuentros, que tienen lugar cada vez en un lugar diferente, es la de “estudiar Torá juntos y aprender unos de otros”, dice Gadi Bentley.
Siempre hay un cuestionario que cubre la ley judía, el sionismo y el hebreo. Dos participantes representan a cada estado y se da un trofeo para el ganador. La ciudad de Port Harcout, en el estado nigeriano de Imo, fue la ganadora en la última competición que tuvo lugar hace dos semanas.

Israelitas negros

Israelita negro (o también Hebreo negro) es un término general para identificar a varias sectas religiosas que desde el siglo XIX existen entre los afroamericanos, las cuales sostienen que son descendientes de las antiguas tribus israelitas.
A mediados de la década de los 1980, el número de hebreos negros en los Estados Unidos era de entre 25.000 y 40.000 personas.
La definición de un «hebreo negro» es muy arbitraria, porque las ideas de estas sectas tienen muchas variaciones, desde interpretaciones muy cercanas a las doctrinas y ritos del judaísmo establecido hasta aquellas que son más similares al culto de la supremacía negra.

La palabra no se refiere a las personas negras que se han convertido a alguna de las ramas establecidas del judaismo (ortodoxo, conservador, o reformado).

La Asociación de Judíos Negros en 1998 calculó que viven en los Estados Unidos 200.000 negros que se autodefinen como judíos de cualquier forma.

Aunque en menor cantidad, pero no por eso con menor relevancia, se encuentran judíos de piel negra en la República Argentina, más específicamente en la localidad de Longchamps, Provincia de Buenos Aires, lugar donde reside Federico Sebastian Arena, el principal exponente del judaísmo de personas de tonalidad oscura.

Razones del fenómeno

Desde las iglesias de la minoría negra estadounidense, la identificación simbólica con las tribus de Israel en la Biblia, en particular la historia del Éxodo, siempre ha sido importante en su sistema de creencias.
Una parte minúscula entre los afroamericanos había reclamado ser descendiente verdadera de las tribus perdidas de Israel.

La Iglesia del Dios y los Santos de Cristo (Church of God and Saints of Christ), fundada en 1896, fue la primera conocida en haber declarado que los negros son «hebreos».
En su culto hubo rituales similares tanto a los del judaísmo (circunsición) como a los del cristianismo (bautismo).
El apodo de «hebreo negro» puede ser aplicado a muchos tipos de personas.
Según el historiador afroamericano James Tinney, hay tres tipos primarios: los judíos negros que tienen raíces cristianas y aspectos de culto judíos; hebreos negros que son más orientados al judaísmo; e israelitas negros que tienen un carácter más nacionalista con pocas fuentes en el judaísmo.

Divisiones étnicas del judaísmo

Las divisiones étnicas judías hacen referencia a las distintas comunidades judías del mundo que pueden distinguirse dentro del pueblo judío. Como el judaísmo es a la vez una cultura y una religión, no todas las comunidades judías comparten idénticas costumbres culturales, religiosas, culinarias, lingüísticas, etc. Unas y otras se distinguen por pequeñas diferencias locales (vestido, comida, etc.), y en algunas pocas formas de interpretar algunos preceptos (por ejemplo, los rezos). También se aprecian las diferencias en el modo de vocalizar el hebreo. Hay más de 71 tipos étnicos identificados diferentes entre los Judíos.

Dentro del pueblo judío

Los principales grupos dentro del pueblo judío moderno son dos: los asquenazíes cuya típica lengua es el yidish, los sefardíes cuya típica lengua es el ladino y en menor medida los mizrajíes cuya lengua es en muchas ocasiones el árabe. Estas lenguas son además del hebreo, que es la lengua principal para sus rezos, escritura y lectura del pueblo judío.

Asquenazíes

Ashkenaz es el nombre dado por Alemania a los judíos y asquenazí («alemán») es el nombre que recibían originalmente los judíos de Alemania. Se usó luego en ocasiones para describir erróneamente a los judíos provenientes de Europa de modo general. Su idioma es el yidish, que es una lengua germánica con influencia hebrea y eslava. Habitaron principalmente en Alemania, Polonia, Ucrania y Rusia. No suelen ser asquenazíes los que tienen raíces en los siguientes países de Europa: la península ibérica, y regiones de Italia, Grecia, Turquía, Balcanes y Francia (excepto en las provincias de Alsacia y Lorena, zonas cercanas a Alemania en general, y del norte y este de Francia).
Sefardíes

Judío sefaradí: Maimónides.

Sefarad es el nombre hebreo para lo que conocemos como España. Sefaradí quiere decir “español” en hebreo clásico y es la palabra para designar a los judíos de España y Portugal. Hicieron grandes contribuciones a la cultura hispana, pero fueron expulsados por motivos religiosos de la península en el año de 1492. A los descendientes de estos judíos se les siguió llamando sefardíes, sefaraditas o sefarditas, sin importar en que parte del mundo hayan nacido. Su idioma es el judeoespañol, que fue, al principio, un dialecto del castellano, pero evolucionó de forma diferente del castellano estándar.

Sin embargo, su expulsión cerca de comienzos del siglo XVI motivó una emigración hacia los dominios españoles y portugueses, aunque también a las colonias holandesas y las inglesas (incluyendo los futuros Estados Unidos). La mayoría de ellos, principalmente en la América española y portuguesa, se convirtieron y fueron asimilados a la población local, debido a la implantación posterior de la inquisición en dichos territorios.

En 1924, el general Primo de Rivera concedió la ciudadanía española a los judíos sefardíes por “razones históricas”, lo cual salvó muchas vidas durante la segunda guerra mundial. Un caso muy claro fue el del diplomático Ángel Sanz-Briz (encargado de negocios de la embajada franquista en Budapest, Hungría), que salvó a miles de judíos del Holocausto en Hungría, diciendo que los judíos sefardíes eran ciudadanos españoles y por tanto tenían apoyo total de su gobierno, aunque para salvar vidas se hizo pasar a muchos no-sefardíes por sefardíes. Giorgio Perlasca continuó su labor durante la ausencia de Sanz-Briz (haciéndose pasar por cónsul, cuando en realidad no lo era). Ambos recibieron la Medalla de los Justos entre las Naciones, y tienen su árbol junto al de Oskar Schindler en la Avenida de los Hombres Justos en Jerusalén.

Los sefardíes emigraron en el siglo XX principalmente a Israel, Francia, Estados Unidos y Latinoamérica, destacándose Argentina; la mayoría provenían del Norte de África, Turquía y los Balcanes.

Mizrajíes o edot hamizraj

Mizrají o mizrajim es el nombre dado a las comunidades judías que inmigraron de los países del Medio Oriente, notablemente de Yemen, Irak, Persia. Muchos los denominan erróneamente sefaradim dentro del mismo Israel aunque nada tienen que ver con la península ibérica. Esta confusión deriva del hecho que el estilo sefardí de liturgia, sus leyes y costumbres tuvieron una influencia significativa en esas regiones después de la expulsión de España y Portugal.

El término correcto para denominarlos en hebreo es edot hamizraj (comunidades del Oriente). Toman su interpretación de los preceptos de las escuelas rabínicas de Babilonia. Son los judíos del mundo árabe.

Grupos de menor número

Estos grupos son inferiores en número a los “alemanes” y “españoles” u “orientales” pero no por eso dejan de ser importantes para el pueblo de Israel.

Teimanim o Yemenitas

Algunos consideran a los teimanim como parte de los judíos mizrajim u orientales, pues habitaban en el Yemen (significa “sur remoto”). Son los únicos que conservan la tradición de leer la Torá en la sinagoga en hebreo y en la traducción al arameo.
Yemen se localiza al sur de la península arábiga y es cuna de los teimanim y en hebreo Yemen se dice Temán.

Cuando Saladino fue sultán los judíos del Yemén empezaron a tener una religión que sincretizaba el judaísmo y el islam. Esta situación preocupó a Jacob ben Nathanael al-Fayyumi quien escribió a Rabbi Moshé ben Maimón, conocido como Maimónides. El gran Maimónides le respondió en una epístola intutulada Iggeret Teman (La epístola a Yemen). Esta carta causó gran impacto en la judería yemenita y se frenó todo este movimiento religioso novedoso.
Beta Israel

Infante falasha.

Beta Israel (casa de Israel), incorrectamente llamados falashas, son judíos de Etiopía. Físicamente se parecen a los etíopes y hablan el idioma amárico. Su origen no es muy claro, se remonta a épocas antiquísimas y no hay registros exactos, más bien leyendas y especulaciones. Algunas teorías sobre su origen son:

• Podrían ser hijos de Menelik, supuesto hijo del rey Salomón con la reina de Saba y de los conversos que hubo después de su conversión al judaísmo.

• Algunos dicen que son hijos de nativos africanos y miembros de la tribu de Dan que se afincaron en Kush (Etiopía).
• Algunos dicen que son hijos de judíos con negros, provenientes de diferentes épocas y circunstancias como: comerciantes, exiliados, viajeros, etc.
• Podrían ser conversos, es decir, negros que viendo a sus vecinos judíos se convencieron de que ésa era la forma de vida que necesitan.

Magrebim o marroquíes

Son judíos que tradicionalmente vivían en el Magreb bereber árabe (Al-Maghrib quiere decir occidente en lengua árabe). A veces considerados sefaradim, se establecieron allí mucho antes de la expulsión de los judíos sefarditas de España, sobre todo en Marruecos.
Los judíos sefarditas llegaron después de que los expulsaron de España y tenían mayores recursos y eran más sofisticados que sus hermanos magrebim, así los magrebim se asimilaron a la comunidad sefardita. Hoy por hoy los judíos marroquíes se consideran sefarditas.

Gruzim o georgianos


Jóvenes judías del Cáucaso.

Pertenecen a Georgia, en el Cáucaso, gruzim viene del término ruso Gruzinskie Yevreyi, Judíos Georgianos. El nombre georgiano de la comunidad es Huria o Ebraeli.
Algunos los consideran ashkenazim. No se sabe como ni cuando llegaron a Georgia pero lo que si es indiscutible es que ellos son una de las comunidades más antiguas de la diáspora judía alrededor del siglo I de la era común.

Judíos en la India

Hay varios grupos tradicionales en la India como:
• Bene Israel (hijos de Israel)
• Bnei Manashe (hijos de Manasés), se convirtieron en masa al descubrir su pasado judío. Creen que son miembros de las tribus perdidas de Israel. Muchos eran cristianos y lo abandonaron (al cristianismo), surgieron porque Chala tuvo un sueño donde Dios le dijo que debían regresar al judaísmo y a la tierra de Israel aunque nunca han podido retornar a él.
• Judíos Cochin
• Judíos Telugu
Romaniotes
Son los judíos griegos, con una tradición en territorio heleno de más de dos mil años. No hay que confundirlos con los sefardim que emigraron a Grecia de España después de la expulsión de 1492. Siguen la tradición del Talmud de Jerusalén, en lugar del Talmud de Babilonia, y su lengua es el yevánico.

Italkim

Los Bené Roma o Italkim (italiano en hebreo). Actualmente son más de 50 mil y tienen una presencia de dos mil años. Sus costumbres religiosas son una mezcla de las ashkenazis y de las sefardíes. Físicamente son más parecidos a los ashkenazis.
Persas o Parsim
Son los judíos cuya lengua materna es el persa y llegaron a Persia hace 27 siglos aproximadamente. Esto ocurrió desde la primera diáspora judía. Las mayores concentraciones de parsim (‘persas’ en hebreo) están en Irán, Estados Unidos e Israel.

Abayudaya

Los Abayudaya son una comunidad en Uganda que adhiere al judaísmo desde los años 20 del siglo XX. Desde el 2002 han sido convertidos oficialmente.

Judíos de Asia

Es bastante positiva, una opinión que entre los de la tribu de Wa y de Silla existieron judíos de Asia que llegaron a Japón procedentes del tercer siglo hasta el séptimo siglo conocido y que se conoció como la tribu de Hata, Algunos consideran que pertenecen a una parte de las diez tribus perdidas de Israel, concretamente la tribu de Dan y de la gente de mar de la tribu de Zabulón. En 1910, había 2000 judíos en China y Japón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.