Boludo

Los testículos son los encargados de producir semen y testosterona, aunque “el volumen se correlaciona más con el número de espermatozoides y la calidad que con los niveles de testosterona”, ha matizado Jennifer Mascaró, quien dirigió el estudio.

Se sabe que los niveles más bajos de testosterona están correlacionados con una mayor participación en la crianza, y que los niveles más altos de esa hormona pronostican más divorcio y poligamia.
La muestra de la investigación se compuso de setenta hombres, padres biológicos de niños y niñas entre uno y dos años de edad, y que vivían con el pequeño y la madre biológica.

Madres y padres fueron entrevistados por separado para determinar el grado de participación del hombre en el cuidado de los hijos, en tareas como el cambio de pañales, la alimentación, el baño, o el quedarse en casa para cuidarlos cuando están enfermos.

Asimismo, a los hombres se les midió su nivel de testosterona, el volumen de los testículos y mediante una imagen funcional por resonancia magnética se les midió la actividad cerebral cuando observaban fotos de sus hijos con expresiones de alegría, tristeza y neutrales.

Los resultados mostraron que tanto los niveles de testosterona como el tamaño de los testículos se relacionan inversamente con la intensidad del cuidado paternal directo reportado por los padres. Además, el volumen de los testículos también se vincula con la actividad en el área tegmental ventral, una parte del cerebro asociada con la recompensa y la motivación.

Los niveles más bajos de testosterona están correlacionados con una mayor participación en la crianza, y los niveles más altos de esa hormona vaticinan más posibilidades de divorcio y poligamia.

Sin embargo, la correlación entre el tamaño de los testículos y de cuidado no era perfecta.

“El hecho de haber encontrado este variación sugiere la elección personal”, dice Rilling.

“También podría ser que cuando los hombres se involucran más como cuidadores, sus testículos se encogen”.

“Las influencias ambientales pueden cambiar la biología”. “Sabemos, por ejemplo, que los niveles de testosterona bajan cuando los hombres se convierten en padres involucrados”, añade Rilling.

Por otra parte, los autores han señalado que en los últimos cincuenta años el número de mujeres que crían a sus hijos por su cuenta ha crecido sustancialmente en Estados Unidos y que, aunque hay muchos más hogares sin padre presente, en aquellos en los que está presente, suele estar mucho más involucrado en el cuidado que en el pasado.

Aunque este estudio no lo tiene en cuenta, el monoorquismo o el triorquismo tienen que ver mucho con la valentía, el machismo.

En Montevideo, el gobierno italiano, hace larga data donó dos esculturas de dos condotieros (guerreros ecuestres) Il Coglioni e Il Gattamelatta.

Il Coglioni tenía tres testículos, cosa que podemos apreciar como símbolo en su escudo de armas tallado en la silla de montar, el que consistía de un escroto con tres bultos y se lo tenía por gran guerrero.

Asimismo en el lenguaje popular una persona que se distingue por el tamaño grande de sus testículos, se lo tiene por poseedor de gran valentía en la lid.

Creo que una cosa no se contradice con la otra, aunque no es un estudio que sea comprobado científicamente, sino más bien es una creencia popular.
Claro que vox populi, vox dei, la palabra del pueblo es la palabra de dios.

Téngalo presente, estimado amigo, estimada amiga, no es un problema de personalidad, de dejarse estar, sino un problema de hormonas, claro que decirle a un individuo testorenudo, no es tan claro, tan explícito como la palabra predilecta de nuestros hermanos allende el Plata…, soy un tipo normal en todo sentido y este artículo no lo hice como jactancia de nada, sino simplemente para compartir un conocimiento con los amigos lectores… que todo sea para bien…

2 comentarios en «Boludo»

  • el 13 septiembre 2013 a las 10:25
    Enlace permanente

    JAJAJAJAJA————-EL DR QUE INVENTO ESO TENIA LOS TESTICULOS CHIQUITOS————-JAJAJAJAJAJA—————-

  • el 1 octubre 2020 a las 19:51
    Enlace permanente

    El tèrmino “Boludo” que usamos los argentinos como sinònimo de torpeza o ignorancia tambièn de impertinencia se refiere a los que usaban las “boleadoras”, un arma similar al lazo que usaban los que iban delante en las cargas de caballerìa para lazar a los caballos del enemigo y por lo tanto estaban muy expuestos a sufrir bajas. Por lo tanto es comùn decir “no seas boludo”, o sea “no te expongas” por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *