Desmadre de directora Gral. de Secundaria

Soy hijo de maestra, pero de una maestra en serio de aquellas que los deberes los corregían en casa y no ponían a los niños a dibujar, mientras los corregían en clase.

desma-277-1_435x265

Sabían poner orden y si había que llamar a alguno al orden tenían autoridad suficiente para hacerlo y lo sacaban derechito.

Recuerdo a un chiquilín de los conventillos, creo que era del Medio Mundo, que agarró a patadas a la maestra de cuarto año y automáticamente mi vieja que estaba de directora le empezó a llenar el pase para la escuela de varones, que existía en aquella época.
La maestra agredida le pidió por favor que no lo mandara a la escuela de varones y que se lo dejara a ella el resto del año y lo sacó derechito a conversación y alguna penitencia también.
Pero esa maestra, que no era distinta a las demás, tenía su orgullo, un chiquilín no la iba a agarrar a patadas y ella no iba a permitir quedar desautorizada ante el resto de los alumnos porque la iba a agarrar a las patadas todos los de la escuela.

La Directora General de Secundaria, Celsa Puente, se le fue la boca y feo, comparó la conducta de los alumnos con animales, tal vez por su pobre formación docente no distingue bien como se dividen los seres vivos, a saber en vegetales y animales y los animales en humanos y bestias.
Claro que con la pésima enseñanza que tienen los educandos y las carencias familiares, el barrio y todo lo demás los aparte un tanto de la clasificación de niños buenitos y educaditos con ser fieles reflejos de esta sociedad que desde 1960 la están destruyendo con algún lapso de descanso y otro de más guerra.
Los niños son lo que ven, son los límites que se le inculcan en la casa y en la escuela o en el liceo.

Si hay violencia, serán violentos y llámele como quiera Sra. Puense y perdone lo de señora porque Ud. Con sus expresiones es indigna de dirigir un ente de enseñanza, tal vez si una clase para adultos en el Concar.
Antes existía un lugar para enseñar y era el escolar, el liceal o el universitario y era pecado mortal dar clases o conversaciones sobre el tema fuera del ámbito docente, pero los tiempos cambian y no siempre para bien, sino que existiendo locales como no existían antes, la charla de la directora de secundaria la dio en un bar, lugar apto para el esparcimiento y no para dar malas charlas sobre educación.

Los manuales sobre conducción de los locales de enseñanza no se aprenden mirando seriales de televisión sino que se adquieren en tratados escritos por especialistas en la materia, claro que al nivel que se están manejando las cosas, pareciera que el virus televisivo es un instructivo para conducir la enseñanza desde un bar y no desde un liceo, hablando con los padres, docentes, inspectores, alumnos y todos los involucrados en el tema
Transcribimos un artículo publicado en un matutino el 25 de mayo de 2015 que se titula así:
“Puente comparó conducta de alumnos con la de animales

“La directora general de Secundaria, Celsa Puente, llamó a docentes a “salir del padecimiento” y a transformar el sistema educativo

“Si ustedes observan (un video de) una pelea entre jóvenes hay hasta una forma de discurrir en el espacio, un modo de mirarse que se parece más al de un programa de Animal Planet, que a lo que uno podría esperar de un conjunto de jóvenes que están en pleno proceso de humanización”, comentó en una charla en el bar Republicano (Maldonado y Wilson Ferreira), la directora general de Secundaria, Celsa Puente.

“Y por otro lado, hay otro que toma la imagen y que convoca, que gusta de ese instante y gusta además de lo que produce”, afirmó.
“Lo que estamos viendo primero es un ataque a las normas estructurales de lo humano”, explicó, en referencia a lo que se ve cuando se mira las peleas entre jóvenes.
Puente participó el martes de noche de un panel sobre convivencia, violencia y espacios educativos, que forma parte del ciclo Filosofía en el café, que organiza desde el año pasado el bar Republicano, moderado por el docente Nelson Villarreal Durán.
Esta vez el panel también estaba integrado por el sociólogo y exasesor del Ministerio del Interior, Rafael Paternain.

En la charla, Puente llamó a “salir del facilismo” o la “fantasía” de considerar que con la “prohibición” se va a solucionar este problema de la violencia y de los videos filmados por estudiantes.
“Alguien dice por ahí que prohíban el uso de los celulares en los centros educativos para que los alumnos no filmen. Porque de formar a la gente para el respeto hacia los demás ni hablamos”, se quejó.
En este sentido, aseguró que los adultos deberían pensar en los mensajes que se transmite a los jóvenes sobre cómo dirimir las dificultades.
Agustín, un alumno de primero de liceo que estaba presente, coincidió con la jerarca en este punto y aseguró que “la violencia en los liceos no solamente se da entre los alumnos, sino también entre los profesores”, que gritan y se critican entre sí.
A su vez, una maestra, que trabaja tanto en el sistema público como el privado, aseguró que “muchas veces los docentes no tienen el mismo respeto hacia los alumnos del liceo público, que el que tienen hacia los estudiantes del privado”.
“Sabemos que en el privado nos caen de otra manera”, aseguró, mientras Puente no salía de su asombro.

Repensar el liceo
La directora de Secundaria mencionó que basta recorrer los centros educativos para enterarse que son muchos los docentes que no se sienten capacitados para afrontar las nuevas situaciones que acontecen en un liceo.
“Yo no fui formado para esto’, te dicen”, señaló.
A pesar de este punto, llamó a los docentes a “salir del lugar de padecimiento” y empezar a pensar en cómo transformar los centros educativos.
“Yo creo que hay algo de las propias instituciones, que han quedado fijas en un formato, que de alguna forma habilitan estas expresiones donde los jóvenes nos están diciendo que no quieren habitar más”, manifestó.
La desconfianza que genera el sistema educativo quedó plasmada en el relato de una maestra comunitaria, quien contó que en su escuela un niño de primer año un día filmó a su docente.
Cuando esta le preguntó por qué lo hacía, el alumno contestó: “Mi mamá me dijo que trajera el celular para filmar por si pasaba algo en la escuela”.
Y si yo fuera el padre de ese alumno, lo mandaría con celular por su propia seguridad en la sociedad y en la escuela que le tocó vivir.
Claro que es más probable que se lo roben para comprar una dosis que tenga que usarlo.
Rejas y muros, pero la inseguridad está adentro
“De tantas cosas (resoluciones) que firmo, un alto porcentaje son solicitudes de ‘quiero hacer un muro, quiero arreglar una reja, quiero poner una malla’”, comentó Puente.
“Hay una necesidad en las instituciones de amurallarse, de cubrirse del espacio exterior, de marcar el cerco.

Y hay un gasto que no les quiero contar”, agregó con cara de preocupación.
“Sin embargo, las cosas que pasan dentro (del liceo) pasan entre los jóvenes que habitan la institución y salen afuera a través de otros soportes; salen porque se filman”, subrayó.
“En esto quiero señalar una contradicción: pido seguridad, pero en realidad los problemas se producen con los gurises y los adultos dentro del centro, manifestó.
Al respecto, la jerarca aseguró que “son contados” los casos en los que un extraño ingresa a la institución y se producen desmanes.

Claro que con una directora con agallas la Dra. Esc. Graciela Bianchi, hacía funcionar los cuatro turnos del Liceo Bauzá, parando al malón cuando la cosa se ponía espesa, claro que hay docentes y docentes.

Un comentario en «Desmadre de directora Gral. de Secundaria»

  • el 29 mayo 2015 a las 18:31
    Enlace permanente

    Buena funcionaria la Dra Bianchi, y buena politica porque le gusta probar todos los partidos politicos .
    Algun dia sentara cabeza y en algunpartido se quedara ya parece que tiene lio con el kuki y si no le dejas meter pechera la Bianchi se te va y habla peste de vos. Que es brava. Es brava.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *