Dilma otra vela en el candelero

Una carta del vicepresidente a la mandataria de Brasil Dilma Rousseff sacudió al país el martes ya que reveló diferencias entre ellos en momentos en que la líder requiere de su apoyo para impedir un juicio político.

El vicepresidente Michel Temer reclamó a Rousseff no confiar en él y enumeró varios episodios en los que Rousseff no lo consultó para nombramientos y reuniones con personas como el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden. La carta fue divulgada el martes por la noche. Mientras tanto, Rousseff intenta construir una base fuerte en la cámara de diputados que rechace el proceso de juicio político que fue abierto la semana pasada y se comenzará a estudiar en los próximos días.

Además de vicepresidente, Temer dirige al Partido del Movimiento Democrático Brasileño, o PMDB, uno de los más fuertes en el Congreso. El PMDB forma parte de la coalición oficialista pero en los últimos meses, sus congresistas se han alejado de los intereses del gobierno.

«Siempre estuve consciente de la absoluta desconfianza de usted y su equipo hacia mí y el PMDB», escribió Temer en una carta que fue publicada por el periódico O Globo.
Temer calificó a la filtración de la carta a los medios de comunicación como un «hecho muy grave». La carta denota resentimiento de Temer por considerar que fue ignorado por la presidenta en repetidas ocasiones y detalla varios momentos en que Rousseff lo hizo menos.
«Pasé los primeros cuatro años en el cargo como vice ornamental. Usted lo sabe. Perdí todo el protagonismo político que tuve en el pasado y que podría haber sido útil para el gobierno», escribió Temer. «Fui un mero accesorio».
La carta también fue objeto de burla en redes sociales con memes de Temer como decoración del árbol de navidad e imágenes de los dos con letras de canciones de romances fallidos.
La publicación de la carta llevó a políticos del oficialista Partido de los Trabajadores a criticar a Temer por lanzar quejas en momentos de crisis política.

«Mitad, alianza y mitad, traición. Al final resultó que su carta sirve para aumentar especulaciones, en un momento en que el país necesita líderes para reafirmar y defender la legalidad», dijo Paulo Pimenta, un diputado del Partido de los Trabajadores en una carta a Temer que publicó en su sitio de Internet.

Movimientos populares y partidos políticos que conforman el Frente Brasil Popular hicieron un llamado a la unidad para rechazar las pretensiones de la derecha local de iniciar un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff.

Un grupo de parlamentarios liderados por el diputado Eduardo Cunha, desean enjuiciar a Rousseff para separarla del poder y acabar programas sociales, privatizar el país y someter a intereses imperialista, denunció el Frente a través de un comunicado.

En ese sentido instaron a todas las fuerzas políticas progresistas y movimientos sociales a participar en una manifestación nacional en respaldo a la jefa de Estado, contra quien no se han presentado evidencia alguna.

Señalan que la principal figura detrás de la iniciativa, el líder de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, posee cuentas bancarias en el extranjero, cuyos fondos son de dudosa procedencia.

Cunha pretende llevar adelante este proceso contra la gobernante para contentar a la derecha e impedir asimismo la pérdida de su mandato en el órgano legislativo, señala el manifiesto del Frente Brasil Popular.

Insisten en que si los sectores de derecha desean alcanzar el poder deberán esperar a la celebración de los próximos comicios en 2018, y participar según las reglas democráticas.

De igual forma un grupo de 70 juristas, rechazaron cualquier tentativa parlamentaria de enjuiciar a la jefa de Estado; mientras que 26 gobernadores cuestionar la iniciativa de los parlamentarias de derecha.

Dirigentes de partidos políticos de izquierda conformaron un movimiento en defensa del orden democrático y contra el plan de golpe de Estado contra Rousseff a través del juicio político.

El pasado miércoles 2 de diciembre, el presidente del Congreso brasileño, Eduardo Cunha, aprobó la solicitud de juicio político contra la presidenta de ese país, Dilma Rousseff, por presuntamente haber “maquillado” las cuentas públicas de 2014 y 2015 y «cargado» a los bancos del Estado gastos correspondientes al Gobierno por 41 mil millones de reales en 2014 (equivalente a unos 10 millones de dólares).

Ante estas acusaciones, Rousseff manifestó que defenderá su mandato con todos los instrumentos del Estado de derecho por la salud de la democracia brasileña.
Afirmó que no cometió ilícitos que justifiquen ese proceso, pues no tiene cuentas bancarias en el exterior. Dijo además que los argumentos presentados contra ella en el pedido de juicio político son inconsistentes y alertó que están en peligro los avances logrados en los últimos 13 años.

La coalición de izquierda uruguaya rechazó los intentos desestabilizadores contra la mandataria brasileña que busca sacarla del poder a través de un juicio político.

El Frente Amplio (FA) de Uruguay expresó el sábado su apoyo y solidaridad a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff y al Partido de los Trabajadores, ante la nueva arremetida de la derecha que busca iniciar un juicio político.

A través de un comunicado, el FA rechazó los intentos «intentos desestabilizadores» contra la mandataria, provenientes de los grandes medios de comunicación de Brasil, su sistema político y algunos actores del Poder Judicial.

En el texto, la coalición de izquierda uruguaya señala que esos sectores pretenden a «cualquier precio recuperar el control de la política brasileña, no dudando en generar una crisis política de fuerte impacto» en el país y la región.

Calificaron de inmoral que el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, impulse un juicio político contra Rousseff cual él está «acusado de actos de corrupción y de poseer cuentas en Suiza nunca declaradas».
Gremios, movimientos sociales y hasta la Iglesia católica se han manifestado en contra del inicio de un juicio político en contra de Rousseff y convocaron movilizaciones y marchas en defensa de la democracia y contra el intento de golpe de Estado parlamentario.

Además de las agrupaciones del Gobierno que han rechazado esta medida, las organizaciones Socialismo y Libertad (PSOL), Democrática Laborista (PDT) y Red de Sustentabilidad (Rede), también manifestaron su oposición al proceso de enjuiciamiento contra la mandataria en el Congreso, por supuesta responsabilidad fiscal.

El máximo representante del PSOL en la Cámara de Diputados, Chico Alencar resaltó que su coalición no apoya el contexto y el contenido del proceso contra Rousseff, por lo que votarán en su contra durante la Comisión especial que evaluará la validez de las acusaciones.

«Esta postura no significa un respaldo al gobierno federal, integrado por las formaciones de los Trabajadores (PT), del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y otra decena de fuerzas políticas», dijo, al tiempo que consideró que las supuestas irregularidades en las cuentas públicas sean un motivo suficiente para apartar del poder a un gobernante.

Por su parte, el dirigente del PDT, Carlos Lupi, calificó el enjuiciamiento como un intento de golpe de Estado y acusó al presidente de la Cámara Baja, Eduardo Cunha de asumir un «actitud irracional», al autorizar un pedido de destitución de la presidenta del país.

A través de un comunicado difundido en Brasilia, Lupi explicó que un investigado por corrupción y lavado de dinero no puede ser el responsable de querer destituir a un gobernante elegido por el voto popular conquistado en las urnas.

Asimismo, la líder de Rede, Marina Silva, destacó que no hay elementos técnicos y jurídicos para proponer un juicio contra la mandataria brasileña.
Lula expresa indignación por petición de juicio contra Rousseff

Lula Da Silva dice que Eduardo Cunha actúa por los intereses de la derecha
El exmandatario brasileño señala que acciones del líder parlamentario, Eduardo Cunha, responden a intereses particulares y reactivan el golpe de Estado contra el Gobierno legítimo.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó su indignación por la solicitud de apertura de juicio en contra de la mandataria, Dilma Rousseff, y alertó que esta acción solo favorece al sector que no acepta la victoria de la dignataria.

Recordó que un proceso judicial contra Rousseff reactiva los intentos de golpe legislativo y responde a los intereses particulares del presidente del Parlamento, Eduardo Cunha y de la derecha nacional.

Cunha afronta acusaciones por el escándalo de corrupción descubierto en la empresa Petrobras y una investigación por cuentas bancarias en el exterior que el parlamentario no declaró.

«Me siento indignado con lo que están haciendo con el país. Cunha solo está pensando en él. No piensa en el país, en la economía. Brasil no merece eso. Es algo insano», expresó el exmandatario brasileño.

En ese sentido, instó a Cunha a no colocar sus intereses por encima del bienestar del pueblo brasileño, y por otra parte, desestima que el Partido de los Trabajadores, en el que milita junto a Rousseff, haya negociado para librar al parlamentario de sus acusaciones y en contraprestación, ella no sea juzgada.

Tras el caso de corrupción Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a Rousseff y a los miembros del gobernante PT con actividades ilícitas para solicitar su destitución.

Para muchos analistas esta es una estrategia de la oposición, que ya fue utilizada en 2014 por el opositor el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, quien sin tener pruebas acusó a la presidenta de estar implicada en el caso de corrupción.

Recientemente, el Tribunal de Cuentas brasileño no aprobó el presupuesto presentado por el Ejecutivo concerniente al año 2014, por supuestamente “haber modificado el déficit” y ayudado con esto a la oposición en su campaña para destituir a Rousseff.

Líderes de bloques legislativos se reunieron con el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, para determinar que cada bancada presente hasta el próximo lunes 7 los nombres que conformarán la comisión y ese mismo día se notificará oficialmente sobre el proceso a Rousseff, quien tendrá un plazo de 10 sesiones para presentar su defensa.
Para que el juicio proceda debe ser aprobado por mayoría de votos de los parlamentarios (342), proceso que puede demorar un tiempo. Si tiene 342 votos de los 513, Rousseff podría perder el mandato.

2 comentarios en “Dilma otra vela en el candelero

  • el 11 diciembre 2015 a las 10:29
    Permalink

    mira los lentes culo de botella que usaba la dilma…jajajaja…pero esa foto donde esta presa, si no es afanando un super o una estacion de servicio le sirve para sus objetivos de la gente que la sigue………..

  • el 12 diciembre 2015 a las 02:01
    Permalink

    Vos no estás hablando de lo que tenes que hablar. Por suerte los gobiernos populares están desgastándose en todo el mundo. Las demagogias son tanto de derecha como de izquierda y comienzan a aparecer movimientos democráticos con figuras nuevas que por lo menos aprendieron que es lo que no hay que hacer. Y de qué es estamos hartos todos.
    Pero estuve sacando cuentas, Macri en Argntina gana con el 51% de los votos, pero que yo sepa no tiene un partido político que lo sostenga, y tiene en su interna la izquierda, el centro, la derecha y Lilita Carrió. ¿Te cuente algo?
    Por las dudas, no cantes victoria. Jejejejejeje….
    Saludos Vale.

Deja tu comentario