El asesino de los caprichos ⭐⭐⭐

A una recia detective le asignan una novata para investigar a un asesino en serie que esta matando a coleccionistas de arte reproduciendo escenas de las pinturas de Los Caprichos de Goya. Cuando avanza la investigación una de las detectives descubre una pista que dará un giro dramático al caso.

Aunque las historias de los asesinos en serie con rutinas rituales tipo ‘Los siete pecados capitales’ (1995) parece algo trillada, no obstante suelen tener todos los ingredientes de suspenso y acción que reclaman los espectadores de este género. Y en el caso de éste film español codirigido y guionado por Gerardo Herrero y Ángela Armero pasa con buena puntuación. El asesino de los caprichos logra atrapar desde el comienzo tanto en la la intriga de los asesinatos como en las vidas personales de la pareja de detectives a cargo de la investigación. Y el personaje de la inspectora Carmen Cobos (Maribel Verdú), será la que le pone voltaje a la trama cada vez que el espectador intenta descansar y salirse del hilo de película. Carmen es una experimentada policía interesada en su carrera, que no asume compromisos en sus relaciones y ahoga en el alcohol sus frustraciones amorosas y su soledad. A ella no le importa trabajar las 24 horas si se trata de cerrar un caso.

Por otro lado, la joven sub inspectora Eva (Aura Garrido), tiene una vida equilibrada y familiar, en ella hay orden y serenidad. Cada cosa tiene su momento. Carmen sabe que Eva no está tan comprometida como ella en la profesión y que le puede fallar cuando la necesite.

El asesino de los caprichos es un policial entretenido que lo mantendrá en vilo hasta el desenlace final, el cual quizás era el menos esperado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *