Está verde

En mi barrio había un loco al que le llamábamos “El enemigo de la persecución”, porque siempre caminaba rapidito y al llegar a la esquina doblaba y quedaba de espaldas contra la pared y apenas se asomaba para ver si lo seguían.

madu_145x109Volvía a seguir con el mismo ritmo y en la esquina siguiente volvía a hacer lo mismo.

Claro que voy a hablar de otro sicópata, que es como un pato criollo, paso que da va dejando la marca.

No tiene fin y en su afán de figurar anda a los golpes y porrazos como aquellos payasos de circo, que como no tenían humor para el chiste, apelaban a los golpes y caídas, porque quien es capaz de no reírse cuando se cae otro o de ponerse colorado de vergüenza y de ira cuando el que se cae es uno mismo.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, repudió enojadísimo las burlas de las que fue y es objeto desde que se cayó de una bicicleta en un acto público, calificó tal animo jocoso, como un intento de hacerlo víctima de “racismo social” y contó que antes también se cayó de un caballo.

Aunque comenzó por recordar como “algo medio chistoso” lo que le sucedió hace dos días cuando en una actividad pública del Partido Socialista Unido de Venezuela, al que pertenece, se cayó de la bicicleta, terminó hoy su relato condenando “la maldad” de los comentarios.

“¿Saben de dónde viene la maldad?

De quienes nos desprecian, de quienes tienen su corazón preñado de racismo social.

Sigue pag. 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.