La foto 2015 en modas

¿Cuándo no?. La empresaria nacida en Barbados, cantante, modelo, actriz y otras cosillas más, quiso dar su último toque del año. Para ello, hace acto de presencia con un original vestido no acostumbrado para sus fans. Porque la cubre toda, y que incluso, necesitó ayuda para trasladarse y caminar. ¡Esta chica no está bien!

Nunca antes una famosa había provocado una reacción de tal tamaño por la elección de su vestido. Influyeron varios factores, pero especialmente la majestuosidad del diseño y, sobre todo, el factor sorpresa. Nadie esperaba ver a Rihanna con una capa tan impresionante y de un color tan atrevido.

Las galas que organiza el Metropolitan Museum de Nueva York (MET) sirven para recaudar fondos para los proyectos de la institución, y para publicitar la exposición que se celebra en ese momento. Aunque la mayoría de las veces esto es lo menos importante.

Ese año se rendía homenaje a la influencia de China en Occidente, a la eterna inspiración de la cultura de la lejana y exótica Asia en los creadores que trabajan en Europa y EE. UU. La temática marca (o mejor dicho, marcaba) una especie de protocolo, el estilo que debía imperar en los vestidos y trajes de las invitadas e invitados al evento.
Pero en los últimos años se ha desvirtuado el concepto y se ha perdido la esencia, y el sentido, de la gala. Se desprecia lo que marca la invitación y se opta por llevar lo que cada uno quiere, o lo que quiere su estilista. No importa que se cometan errores, se desentone o se haga el ridículo (el año que la gala estuvo dedicada al punk fue un despropósito).

No se pretende pasar a la historia por llevar un elegante diseño o por ser la mejor vestida del año. Solo se pretende conseguir el mayor número posible de reacciones (de likes) en las redes sociales, que valoran por igual los aciertos y los errores. Triste.

Rihanna triunfó. Primero, por diferenciarse de las famosas que solo pretenden mostrar su cuerpo con vestidos demasiado transparentes que convierten sus apariciones en un mercado de charcutería. Segundo, por el exquisito trabajo del autor del vestido-capa. Y es que en un primer momento muchos pensamos que Guo Pei era un hombre. Falso.

Se trata de una mujer, una alabada diseñadora china -un acierto dado la temática elegida- que crea fabulosos vestidos siguiendo los dictados de la alta costura. Guo Pei lleva trabajando en la moda desde 2009 y llegó a realizar el vestuario de la película ‘The Monkey King’, que tuvo un gran reconocimiento.

La capa-joya que lució Rihanna llevaba su sello. Y marcó su desembarco en EE. UU. Nada pudieron hacer Beyoncé y Jennifer López con sus transparencias, tan generosas que rozaban el mal gusto. Nada pudo hacer Madonna con un absurdo vestido de Jeremy Scott. Era la noche de Rihanna.

Un comentario en “La foto 2015 en modas

  • el 8 enero 2016 a las 11:21
    Permalink

    Rihanna es una lunatica, hace lo que quiere pero esta usando un vestido que todas quiesieran tene. Lo que pasa es que tenes que tener un ejercito de personas que te ayuden para poder caminar con el .

Deja tu comentario