La profe y la niñera violadora

Por Niquita Nipone
Ambas hermosas y bien dotadas físicamente tal vez tengan algún problema de comunicación con los ejemplares del otro sexo de su conocimiento o estas chiquilinas tienen algo oculto que no trascendió.

Tenía 15 años al momento de su relación con la docente que lo doblaba en edad.

Caroline Berriman no irá presa pese a declararse culpable
El diario británico The Sun halló al adolescente que con sólo 15 años vivió una pesadilla como consecuencia de los abusos que de él hizo una de las profesoras asistentes de su colegio en Manchester.
El alumno -cuyo nombre no trascendió por tratarse de un menor de edad- relató con lujo de detalles lo que vivió durante dos meses con Caroline Berriman, una sensual docente de 30 años.

Barriman y su alumno tuvieron sexo al menos 50 veces en 60 días, según reveló el niño, quien dijo sentirse «asustado» de por vida por tener relaciones regularmente «sin protección».
Ambos parte del colegio Abraham Moss Community School tuvieron un vínculo que se volvió patológico luego de que la mujer contactara al preadolescente mediante Facebook.
En esa red social le pidió el teléfono y comenzaron a intercambiar mensajes, los cuales eran cada vez más íntimos.
Comenzaron hablando de televisión, luego veían series juntos y después terminaron siendo parte de una relación enfermiza, cuya víctima fue el más joven.
Pero la relación no era sólo sexo. Berriman casi hizo propio al jovencito, quien se veían en situaciones que rozaban lo absurdo: la pequeña hija de la «profesora hot», de tan solo dos años, lo llamaba «papá».
«Nos enviábamos mensajes y llamábamos todo el tiempo, se volvió un tipo de relación cada vez más y más seria.

Después, me llamaba los fines de semana y me pedía que las pasara a buscar.
Lentamente se volvió más serio, hasta el punto de que su hija me llamó ‘papá’.
Le solía decir: ‘No soy tu papá, soy amigo de tu mamá'», relató el pequeño al diario inglés.
Asustado por el grado de dependencia sexual que Barriman tenía respecto de él, quiso dejarla, pero ella insistía en que «le rompería el corazón» a su pequeña hija.
Finalmente, la víctima del abuso no aguantó más y le contó la historia a su hermano, quien se encargó de transmitir la pesadilla a sus padres. Una vez en la Justicia, Berriman fue declarada culpable, pero quedó en libertad.
Sólo deberá cumplir una condena de 250 horas de trabajo comunitario.
No irá a prisión.
«Es atroz», calificó el adolescente la sentencia de la Corte de Manchester.
Desde el Abraham Moss Community School señalaron que la mujer no trabaja más allí.
«Salvaguardar a nuestros alumnos es nuestra prioridad número uno y lo tomamos seriamente.
Esta persona fue suspendida tan pronto como sus cargos salieron a la luz, y ya no trabaja en la escuela», expresó Gillian Houghton, director de la institución educativa.
Sin embargo, la vida de uno de sus alumnos quedó seriamente dañada.

Y como más barato salen por docena tenemos a una joven británica de 18 años podría ser sentenciada a la cárcel luego de admitir que abusó de un niño de 13 años cuando se suponía que tenía que cuidar de menores mientras los padres se ausentaron del hogar.

Mary-Ellen Mooney había sido contratada como niñera en un hogar en Milton Keynes, Reino Unido, cuando cometió el gravísimo delito.
El hecho ocurrió en enero pasado, pero el inicio del juicio y la recolección de pruebas fueron presentadas en las últimas horas. Mooney fue contratada como babysitter para cuidar de unos pequeños mientras los padres se ausentaban del hogar durante unas horas.
Sin embargo, todo cambió cuando un amigo de uno de los niños de la casa fue a visitarlos.
En un momento determinado, mientras miraba televisión con Mooney sentados en un sofá, la joven de 18 años comenzó a hacerle sugerencias sexuales al pequeño de 13 años, cuyo nombre no trascendió.

Luego de unos minutos de sugerencias de contenido sexual, ambos se abrazaron, momento en que la babysitter tomó la mano del preadolescente y la llevó a sus genitales.
La situación no duró muchos minutos. Sin embargo, los días siguientes, Mooney continuó acosando al pequeño vía Facebook. Según el fiscal Richard Milne esos mensajes tenían un «claro contenido sexual».
En ellos le decía que se imaginara lo que podrían hacer juntos la próxima vez que se vieran a solas.
El investigador también describió que el encuentro físico el mismo duró poco más de un minuto mientras «se besaban en los labios».
La jueza Karen Holt señaló que hubo un claro abuso de confianza por parte de Mooney.
«Ella tiene 18 y él 13. Hubo un abuso de confianza cuando fue a ver a su amigo a la casa», dijo la magistrada frente a la acusada y la familia del menor.

Por el momento, la babysitter deberá permanecer en detención domiciliaria entre las 7 PM hasta las 6 AM hasta que se conozca la sentencia el próximo 10 de noviembre.
No da para hacer humor el tema, pero en vez de mandarlos al psiquiatra a estos muchachos van a tener que llevarlos a un cirujano plástico para quitarle el aire de suficiencia de su cara ante sus compañeros de clase.

2 comentarios en “La profe y la niñera violadora

  • el 16 octubre 2015 a las 02:35
    Permalink

    No tiene mucho sentido, el guri de 13 años es un guri, no tiene nada de experiencia. Lo que puede pasar es que la niñera ya fuera abusada y se convierte en ab usadora…..es la vida…

  • el 16 octubre 2015 a las 10:42
    Permalink

    La gente te deja camaras ocultas en la casa para controlar las baby sister asi que no es tan facil.

Deja tu comentario