Microlente gravitacional

Gracias a esta herramienta, se supo con precisión el tamaño la estructura de un objeto, alrededor de un agujero negro ubicado a cinco mil millones de años luz de la Tierra, ha sido medida con precisión por primera vez.

Un equipo de investigadores españoles ha detectado con precisión una estructura en la zona más interna de un cuásar (pequeños objetos muy lejanos que emiten enormes cantidades de energía, comparable a la emitida por un todo galaxia) a una distancia de más de cinco mil millones de años luz de la Tierra.

Es la medida más precisa logrado hasta ahora de un objeto tan pequeño y distante, y se ha conseguido gracias al llamado efecto de microlente gravitacional, causada por las estrellas pertenecientes a una galaxia entre nosotros y el cuásar, y que puede magnificar pequeñas regiones dentro del cuásar.

En particular, los investigadores han logrado medir el borde interior del disco de materia (disco de acreción) en órbita alrededor del cuásar Q2237 + 0305 (Conocido como ‘Cruz de Einstein’) a través del estudio del cambio en el brillo de cuatro imágenes diferentes de dicho cuásar. Dichas fotografías fueron obtenidas gracias a los experimentos OGLE (Optical Gravitational Lensing Experiment) and GLITP (Gravitational Lensing International Time Project), que fueron monitorizados durante 12 años y 9 meses, respectivamente.

Órbita alrededor de un agujero negro

Un cuásar emite energía debido a un disco de materia caliente en órbita alrededor de un agujero negro súper masivo a gran velocidad, y cuya masa es equivalente a mil millones de estrellas. Dicho tamaño del disco es similar al de nuestro Sistema Solar, pero al estar tan lejos de nosotros, no es factible medir la estructura de forma convencional. En este caso, ha sido posible gracias al efecto de microlente gravitacional, que permitió a los investigadores detectar una estructura de borde interior del disco, en el mismo borde del agujero negro.

En el descubrimiento han participado científicos de la Universidad de Granada (UGR), Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), la Universidad de Valencia (UV) y la Universidad de Cádiz).

Jorge Jiménez Vicente, investigador del departamento de Física Teórica y Cosmología de la UGR y uno de los autores de este trabajo, explica que este descubrimiento equivale a la observación de una moneda de un euro a una distancia de 100.000 kilómetros.

Sólo 1 de cada 500 cuásares se ve afectada por el efecto microlente gravitacional. La información obtenida para ello será de gran utilidad para la comprensión de los cuásares, que a su vez, es esencial para la comprensión de cómo las galaxias nacieron y evolucionan.

Un comentario en “Microlente gravitacional

  • el 4 marzo 2016 a las 11:38
    Permalink

    Que suerte¡! con ese gran lente van a poder ver todas las porquería que entran a diario al planeta y van a poder sacar las millones de toneladas de deshechos que pusieron alrededor del planeta en tan solo 40 años. Busque un lugar bien lejos para poner esa basura..

Deja tu comentario