Nepotismo insaciable

Nepotismos, viene de “nepote”, sobrino, pero por extensión se aplica a aquellos que utilizan el poder para engordar a la familia tanto de poder como de bienes.

Nuestra vecina de enfrente, a la que los porteños la llaman “la cebra”, porque es una yegua rayada, términos vulgares pero muy exactos, en poquito tiempo como veremos en la siguiente recopilación de información no le dieron las manos para repartir lo ajeno y recibir lo ídem de terceros y de entre casa.

Hete aquí la recopilación, claro que ella tiene a su alrededor hay focas que se encargan de hacer los mandados.
Medalla de oro para la madre de CFK por “haber formado a la Presidenta”
Ofelia Wilhem y la hermana de Cristina, Giselle Fernández, fueron distinguidas por el vicegobernador de Buenos Aires, Gabriel Mariotto.

Ofelia Wilhem y Giselle Fernández junto al vicegobernador de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, y la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez. |
Ofelia Wilhem y Giselle Fernández, madre y hermana de Cristina Fernández de Kirchner, fueron distinguidas ayer con la medalla de oro por “la condición gigante de haber formado a la Presidenta”.

El acto tuvo lugar en el Teatro Argentino de La Plata y el mismo vicegobernador de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, les entregó la condecoración.
El Senado de la provincia de Buenos Aires homenajeó a 800 personas por su apoyo y aportaciones a la Cámara Alta. Se trató de la tercera edición de “Buenos Aires tiene Mujeres Destacadas 2015” realizada en la ciudad de La Plata encabezada por el vicegobernador bonaerense y la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez. “Pienso en Eva Perón y en Cristina como dos mujeres emblemáticas y, como ellas, tantas compañeras que ponen el mismo temple para sostener a su familia y a sus barrios”, expresó Mariotto en su discurso.
Asimismo, durante su alegato el funcionario se refirió a Ofelia Wilhem y Giselle Fernández: “Estas mujeres tienen la condición gigante de haber formado a nuestra Presidenta y ese espíritu que advertimos en Cristina lo tienen en su ciudad y en su barrio”.
Antecedentes: Ofelia Wilhelm, la madre de Cristina, pasó de empleada estatal a jubilada VIP.
Tiene 84 años, cobra el “fallo Badaro” y se atiende en el sanatorio Otamendi. Durante las inundaciones de La Plata, su hija la hospedó en Olivos.
En la década del ’70, cuando todavía trabajaba en la Dirección General de Rentas, Ofelia Wilhelm no podía imaginar que, muchos años después, su hija, Cristina Fernández de Kirchner, sería presidenta. Tampoco sabía que esa condición la haría pasar de ser una exempleada estatal a una “Jubilada VIP” rodeada de beneficios inalcanzables para el resto de los argentinos de la tercera edad.

La madre de CFK, hoy con 84 años, además fue secretaria general de su gremio, AERI (Asociación de Empleados de Rentas e Inmobiliarios). Al haber trabajado en la gestión bonaerense, le corresponde la cobertura de salud del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA).
En mayo del año pasado, Ofelia debió operarse de la cadera: la internaron en el Sanatorio Otamendi y le pusieron una prótesis importada; todo el tratamiento costó más de 180.000 pesos. Por las gestiones de su familia, la obra social le reintegró todo el dinero. Idelmar Seillant, presidente del Sindicato Único de Profesionales Trabajadores y Técnicos del IOMA, denunció a Perfil.com que el servicio no tiene acuerdo con el Otamendi y no debería cubrir una prótesis comprada en el extranjero.
No es la primera vez que Wilhelm se atiende en un centro de salud privado: en abril de 2009, fue internada en el Instituto Fleni por un “accidente cerebro vascular temporal”. La presidenta dijo entonces que el cuadro fue sólo “un susto”. La madre de Cristina sólo sigue el ejemplo de su hija, que suele elogiar los beneficios de la salud pública, pero usualmente se trata en clínicas privadas.

Ofelia disfruta de otro beneficio que la mayoría de los jubilados no tiene: el ajuste de los haberes gracias al llamado “fallo Badaro”. La madre de Cristina inició el trámite legal en 2008 y tres años después la justicia ordenó pagarle el monto sobre la pensión que cobra de su difundo esposo, el colectivero Eduardo Fernández, fallecido en 1982. La ANSES, en contra de lo que suele hacer en esos casos, no apeló el fallo. La agencia estatal Télam aseguró entonces que el dinero cobrado (152.000 pesos según la agencia, 32.758 de acuerdo al expediente) se donó a la ex Casa Cuna de La Plata. Muchos jubilados no cobran la actualización y otros miles esperan que sus trámites se resuelvan en la justicia.
Tal vez el mayor privilegio que haya tenido Wilhelm ocurrió durante las inundaciones de La Plata del 2 de abril de 2013, en las que murieron 89 personas. Ofelia tuvo suerte dos veces: su casa está en la calle 522 bis entre 7 y 8, una cuadra en pendiente, por lo que fue una de las pocas a las que no la tapó el agua. Pero además, su hija la hospedó a la Quinta de Olivos durante la tragedia.

Ese traslado fue una novela aparte. Durante su visita posterior a La Plata, Cristina le contó a los inundados que su madre también había sufrido la catástrofe. PERFIL informó que la jubilada había sido trasladado a la residencia presidencial. Días después, el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, desmintió la primicia. Finalmente, uno de los custodios de la madre de CFK confirmó que estaba en Olivos.
Pasión tripera. Como muchos jubilados, Ofelia Wilhelm es fanática del fútbol. Es hincha de Gimnasia y Esgrima de La Plata, y hasta llegó a asociar a su bisnieto, Néstor Iván, el hijo de Máximo Kirchner, sólo un mes después de haber nacido. Pero la mujer no es una hincha más. Incluso quiso integrar la lista del polémico Juan José Muñoz para conducir el club, aunque, según las versiones, su hija se lo prohibió. Ofelia va a la tribuna, alienta y hasta llegó a retar a los técnicos. “Ella viene a comer con nosotros en la previa de cada partido”, contó el año pasado el DT Pedro Troglio. Otro de los tantos beneficios de ser madre de la presidenta.
Argentina – Increíble – Corrupción K en la Obra Social IOMA – Los multimillonarios Kirchner recibieron un reintegro de 181.000 pesos por una operación efectuada gratis a Ofelia Wilhelm, la madre de la Presidenta

LOS SUFRIDOS AFILIADOS A LA OBRA SOCIAL ‘IOMA’ LE REGALARON 181.000 PESOS A LA MADRE DE CRISTINA KIRCHNER
POR SUPUESTO, NADIE LES PREGUNTÓ SI ESTABAN DE ACUERDO
ESTÁ EN DISCUSIÓN SI LA FAMILIA KIRCHNER TIENE APENAS 50 MILLONES DE DÓLARES EN EL EXTERIOR Ó MILES DE MILLONES
SIN EMBARGO, LE ROBARON 181.000 PESOS A LOS EMPLEADOS ESTATALES, A LOS CUALES LES NIEGAN UN AUMENTO DE SUELDOS

OFELIA Y CRISTINA
Reintegro a la madre de CFK: denuncia penal contra la cúpula del IOMA
La polémica por el reintegro de más de arg $181 mil que le otorgó el IOMA a Ofelia Wilhelm, la madre de la Presidenta Cristina Kirchner, un nuevo capítulo cuando los auditores médicos de la obra social, quienes fueron los que descubrieron las presuntas irregularidades, se hicieron presentes en los tribunales de La Plata y radicaron una denuncia penal.
Tomaría intervención la Fiscalía de Delitos Complejos, a cargo de Jorge Paolini.
La Asociación de Profesionales del IOMA, que preside Idelmar Seillant, radicó la demanda para pedir que se investiguen las responsabilidades políticas del escándalo.
Apuntan al titular de la obra social, Antonio La Scaleia, a todos los vocales del directorio y a distintos funcionarios tales como Alejandro Fernández (Director General de Administración), Bernardo Rodríguez (Director de Finanzas) y Marcelo Relli, titular de la Dirección de Auditoria y Fiscalización Medica de Establecimientos Asistenciales.
En este último “recayó la tarea de fiscalizar y auditar los trámites irregulares que motivan la presente denuncia”.
Tal como anticipó Hoy en exclusiva, el pasado 21 de Noviembre, una resolución del directorio de la obra social le habría permitido a la madre de la Presidenta embolsar el 100 % de los gastos en los que habría incurrido por la operación de cadera que se le practicó en el Sanatorio Otamendi de Capital Federal, institución que no forma parte de la cartilla de prestadores del IOMA.
“Este trámite debió haber sido denegado por la auditoria, ponderando que se trataba de una práctica habitual que se puede realizar en cualquier institución categórica IV de la provincia de Buenos Aires”, dice la denuncia.
“Este trámite fue autorizado, previa consulta con el Presidente del IOMA, quien consiguió el aval del Directorio del Instituto y resolvió aprobar los trámites en la reunión de fecha 14 de Julio y 22 de Septiembre del corriente año 2014”, agrega la presentación.
En concepto de gastos sanatoriales, el reintegro a Ofelia realizado por el IOMA ascendió a arg $ 82.835,15.
A ello se le agregó el costo de una prótesis implantada que ascendió a
arg $ 46.972,71.
“Esta prótesis, según foja quirúrgica, es importada y debería haber sido suplida por una de fabricación nacional, teniendo en cuenta la edad de la requirente y el grado de la patología. Y de haber optado la requirente por una prótesis importada, la cobertura corre por parte de quien lo exige”, dijeron los denunciantes.
Desde Apioma también consignaron que “se pagaron –sin trámite- honorarios médicos. Este trámite no aparece cargado en el sistema SOL, dentro de los registros legales del IOMA, es decir, se habrían pagado un total de arg $ 52.000, en concepto de honorarios que nunca fueron pagados por la señora Ofelia Wilhelm”, afirmaron.
También consideraron que Ofelia tuvo “un trato diferencial, con relación a la masa de afiliados, por el sólo hecho de ser la madre de la Presidente de la República Argentina”.
“Por esta misma cirugía, y en un centro no prestador en la fecha precitada, a cualquier otro afiliado se le hubiese reconocido arg $ 38.817,88”, dijeron.
“Hay miles de pacientes afiliados esperando el mismo beneficio. El caso traído es un pésimo ejemplo de discriminación entre iguales y de un accionar fraudulento de las finanzas públicas. Esta señora (por Ofelia) no es indigente, tampoco la alcanzan los beneficios de la pobreza, ni cuenta con prerrogativas de ninguna índole como para gozar de semejantes ventajas en el campo de la atención de la salud. No se trata de un caso de excepción, no encuadra en ninguna de las situaciones extraordinarias que los sistemas contemplan”, concluye la denuncia.
La Presidenta vuelve con una agenda light.
Para cerrar el artículo que tendría que tener una extensión desmesurada colocaremos un artículo de la provecta señora bisabuela de la nación argentina que como buena rioplatense de ley es Directora Técnica ad hoc de fútbol y concurre a los partidos lo que dio lugar a este artículo final.

La foto más temida por Cristina
Ofelia, la madre de CFK, es la gran DT del Lobo
La mamá de la Presidenta almuerza todos los jueves con el plantel de Gimnasia. Cábala del equipo y bisnieto afiliado.

Ofelia junto a su otra hija, Gisele, en la platea de Gimnasia.
Siempre usa la camiseta del equipo.
Todos los domingos va a la cancha. Se pone la camiseta y una campera de su equipo, un reloj y aros con los colores del club, un gorro y un pantalón de jogging a tono. Mira el partido desde la tribuna, alienta todo el tiempo, se muerde los labios si pierden y cuando el equipo juega mal no tiene problemas en ir al vestuario a retar al técnico y los jugadores.
No es un barrabrava. Es Ofelia Wilhelm, la mamá de la presidenta Cristina Fernández, y fanática total de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Su pasión es tal que le ganó la pulseada a Máximo Kirchner. Apenas nació su bisnieto Néstor Iván, lo hizo socio del club, según figura en los padrones de la institución.
El encargado de revelar algunos de los secretos de la madre K fue el director técnico de Gimnasia, Pedro Troglio, en el programa de tevé “Pura Química”. “Ella viene a comer con nosotros en la previa de cada partido”, reveló. Lo cierto es que el fanatismo y la influencia de Wilhelm en el club viene de larga data. En el 2004 apoyó la candidatura a presidente del club a Juan José Muñoz. Aportó militancia y mística, gracias a su nombre, pero finalmente terminó peleada con Muñoz. Cuando él llegó a la institución borró de un plumazo a Gustavo Barros Schelotto y Enzo Noce, dos figuras del equipo que habían dado todo por el club, algo que enojó a Ofelia.
Apriete. “¿Por qué pateamos tan mal los penales?”, se enfureció Wilhelm en uno de los asados que comparte todos los jueves con el técnico y el equipo. Estaba furiosa. Gimnasia venía de errar tres penales al hilo en diferentes partidos y la mamá de Cristina no aguantaba más. Se acercó a los jugadores que habían errado los penales, los llevó aparte y empezó a pedirles explicaciones. Ni siquiera el DT Troglio se salvó.
Enojada, le preguntó: “¿Vos les hacés practicar penales a los jugadores?”.
No fue el único reclamo. En más de una oportunidad le cuestionó los cambios de jugadores y les llegó a pedir más garra cuando la moral se caía. Cuando el club ascendió fue una fiesta. Ella misma participó de los festejos más protocolares.

Ofelia se convirtió en la cábala del equipo y por eso todos los jueves almuerza con el equipo. Troglio jura que no se siente intimidado por la madre de la Presidenta y dice que tienen una excelente relación. Comparten mates y largas charlas de fútbol. Esto dijo cuando le preguntaron qué pasaría si no fuera la madre de la Presidenta: “Si no fuera la madre de la Presidenta le hubiéramos dicho de todo cada vez que nos critica. Tampoco soy un gil. Si no fuera la madre de la Presidenta, no estaría ahí. Es una dama, pero no les permitimos entrar ahí a las damas, solo lo hacemos porque es la madre de la Presidenta. Pero la verdad, es una fenómena”, se sinceró entre risas.
Más sincero fue al contestar cuánto sabía de fútbol Ofelia: “Sabe. Habla y habla y habla de fútbol. Y si no sabe de fútbol… igual sabe”.

Un comentario en «Nepotismo insaciable»

  • el 10 abril 2015 a las 17:16
    Enlace permanente

    cristina es una gran presidenta , tiene ovarios para enfrentar , no como los nuestros que se hacen encima …..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.