Otra limitación más

Vivimos en el estómago del mundo.
prohi-1_280x210

Si no como carne quedo livianito y al rato estoy enroscado con un refuerzo o cualquier otra cosa que haga sus veces de tal, en mi estómago y pese un poquito más.

No como mucho, ni siquiera desayuno. No tomo mate porque me pela los cables y termino caminando por las paredes.

Con el té negro me pasa lo mismo. Por el contrario con el café me puedo duchar y no me pone loco ni nervioso.

En el estudio, la secretaria cada vez que pasaba me traía una vaso, tamaño agua, lleno de café.

El sector trabajo estaba en una amplia cocina, adaptada a tal fin, a la cual llamábamos mugrera, porque trabajábamos ordenados en nuestro desorden total.

La limpiadora tenía absolutamente prohibido acomodar los papeles de arriba de las mesas de trabajo, porque después no encontrábamos nada o nos pasábamos horas para volver a encontrarlo.

A lo sumo podían pasar el trapito o el plumero, sacando de a una cada montaña de papeles, respetando rigurosamente el orden y el lugar y volverlas a poner exactamente igual.

Sigue en pag. 2

2 comentarios en «Otra limitación más»

  • el 5 julio 2013 a las 10:51
    Enlace permanente

    Queeeeeeeeeee? me sacan el Ketchup, la sal y la mayonesa y tambien tengo que preguntar conque hicieron el jugo de naranja???? pido un Mccombo y listo con mucha cokcola y que se arreglen con el palacio de la hamburguesa y le pregunten por los gusanitos, que estan ricos los vichitos…o no?

  • el 5 julio 2013 a las 12:17
    Enlace permanente

    No me podes decir que no te cuidan, jejeje….hasta demás…no gastes en cigarros, no gastes en whisky, no gastes en juegos…no comas mucho, la comida cara es mala, come lechuguita que es buena y sana….pero aquí esta el kkkkiii de la cuestion…toda la plata que te sobra es mia…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.