23 febrero 2024
INSÓLITOS

Otra vez Lindsay

Por estar muchas veces internada para rehabilitación, lo que la llevó a perder varias ofertas de trabajo.

Lo que nos cuesta entender a nosotros los uruguayos, es que en EE.UU. el que comete faltas conduciendo un vehículo, se compromete a concurrir a una academia de conductores y la sanción se va suspendiendo, lo mismo con el alcohol y las drogas, hasta que un día llega al tope de faltas y ahí le dicen basta.

En EE.UU. no es como acá que nos dan la libreta de conducir de acuerdo a la edad y las nanas por X años, allá la libreta la dan de por vida, con una cantidad determinada de puntos, a los que se les van restando puntos por infracciones y cuando se terminan los puntos se termina la librera.

Pienso pronto y ligero y creo que nuestro sistema tiene más bien una finalidad recaudadora de que cada X años hay que pagar tanto dinero.

Volviendo a esta pobre mujer, desde entonces su carrera ha ido en bajada por su disipada vida personal.

Últimamente ha intentado volver a su carrera, apareció como invitada en alguna serie en 2008, protagonizó algo en 2009, apareció en alguna película en 2010, y en 2012 en Liz & Dick protagonizando a Elizabeth Taylor, que actriz para tal personaje.

Lohan lanzó una carrera en la música pop en 2004 y 2005.
Ha llamado mucho la atención en especial por los excesos en su vida personal, lo que ha dado una imagen errónea de la actriz por parte de la prensa rosa.

Lindsay Lohanse crió en Merrick y Cold Spring Harbor en Long Island, Nueva York.

Es la hija mayor de Donata “Dina” Sullivan y Michael Lohan. Lindsay tiene tres hermanos menores, todos los cuales han sido los modelos o actores: Michael Lohan Jr., Aliana Lohan (“Ali Lohan”), y Dakota Lohan (“Cody”), el más joven de la familia.

Lohan es de ascendencia irlandesa e italiana y fue criada como católica.

Su familia materna eran “bien conocidos incondicionales irlandeses católicos”.

Los padres de Lohan tienen una historia turbulenta.

Se casaron en 1985 se separaron cuando ella tenía tres años, y se reunieron más tarde.

Se separaron de nuevo en 2005 y finalizaron su divorcio en 2007. Su padre, Michael, es un ex operador de Wall Street y hombre de negocios y ha estado en problemas con la ley en varias ocasiones; mientras que su madre, Dina, es una ex cantante y bailarina. Lindsay nunca ha mantenido una buena relación con su padre; hablo públicamente de su infancia:

“Me siento como un segundo padre en el sentido de que ayudé a criar a mi familia… me pusieron entre mi madre y mi padre mucho…
“Bueno, me ponían entre ellos para tratar de mantener la paz, y yo me sentía bien haciendo eso”.

Esto hay que tomarlo bajo beneficio de inventario, porque por malos o peores que hayan sido sus padres, no es decente llevar agua para el propio molino y justificar sus propias malandanzas.

A pesar de los conflictos, Lohan se describe a sí misma como una muchacha de familia “y que he hablado con cariño de mi familia, incluyendo mi padre”.

Sin embargo, en 2007 y nuevamente en 2008, ella indicó que ya no estaba en contacto con él, describiendo su comportamiento impredecible y tan difícil de tratar.

En noviembre de 2009, su padre publicó grabaciones de llamadas telefónicas privadas, con y acerca de Lohan a los medios de comunicación.

Ella comentó: “No he tenido una verdadera relación con el Sr. Michael Lohan(su padre) en años”.

Creo que ambos se sirven el uno al otro para justificar lo injustificable, el padre y la hija ventilando lo suyo ante la prensa no es muy académico o muy católico si se quiere, como dicen ser ellos.

Actualmente, Lindsay Lohan está en planes de cambio de nombre para dejar su nombre finalmente en Lindsay, borrando artísticamente el apellido Lohan, y apareciendo acreditada de ahora en adelante como Lindsay, como si el apellido la hubiera perjudicado en su carrera.

De todo lo anterior se desprende claramente que el dinero no es lo esencial en la vida, por cierto que ayuda, pero lo que hace a la gente es el amor, la educación y un montón de imponderables en la relación que pesan mucho más que el factor dinero.

Ella trabajó con buenos resultados, cuando trabajó.

Pero Lindsay Lohan sigue dando que hablar.

Ahora por su ingreso en una clínica de rehabilitación, donde permanecerá 90 díascomo alternativa de evitar la cárcel por incumplir su libertad condicionaltras mentir a la policía en un accidente de tráficoque sufrió en junio del 2012.

Horas antes de ingresar en el centro, la actriz colgó en Instagram, una publicación de los medios, una imagen suya haciendo las maletas con el texto ’90 days and 270 looks’, algo así como ’90 días y 270 conjuntos’, en alusión al periodo que va a pasar ingresada y al número de vestidos que pensaba meter en la maleta.

La joven retiró poco después la imagen, quién sabe si por que cambió de idea o la hicieron cambiar, acerca de la necesidad de llevarse tal número de conjuntos para lucirlos entre cuatro paredes.

Lohan, de 26 años, tenía previsto entrar en la clínica este jueves y deberá permanecer allí hasta agosto.

La elección de la clínica se ha hecho esperar hasta el último momento porque la actriz buscaba un lugar donde pudiera fumar.

Al final, el centro elegido es el Morning side Recovery, en Newport Beach (California).

Está bien claro, es tan pero tan pobre, que lo único que tiene es dinero.

Un comentario en «Otra vez Lindsay»

  • Esa mina esta totalmente rayada es un peligro pero para ella misma por lo que eh sabido tiene prohibido manejar, la hechan de todos los shoping y las joyerias porque se roba todo, de los restoranes porque se pelea y corre a los clientes, de los gimnasios porque se droga, dale nnena estas en epoca de conseguir novio!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *