Perón y su amante de 14 años

El relato de la “amante” de 14 años de Juan Domingo Perón, Nelly Rivas. El ex Presidente la llamaba “nenita” y le decía que era su “papi”, con o sin consentimiento un abuso de la menor.

Un libro cuenta la historia del estupro. La historia de Nelly.

Después de la muerte de Eva Duarte, Juan Domingo Perón vivió un romance con una chica de 14 años, Nelly Rivas. Corría el año 1955 cuando la adolescente mantuvo una relación amorosa con el ex presidente que tenía 60 años. Un libro cuenta cómo narró la historia la chica, el relato en primera persona de Rivas es su declaración durante un juicio por abuso.

Cuenta la historia es Juan Ovidio Zavala, fue abogado de los padres de Nelly, quienes habían sido acusados de complicidad en un juicio por estupro. Zavala es un radical que sufrió torturas durante el peronismo y luego fue Director Nacional de Penitenciaría, durante el gobierno militar.

Nelly era parte de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) que seguían al gobierno justicialista, así lo contó ella: “Ir y estar en la UES de Olivos era para mí como estar en el cielo. Nosotros, mis padres y yo, vivíamos en una portería que solo constaba de un dormitorio, baño, cocina y lavadero.

Mi madre era la portera que fregaba desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche (…). Mi padre trabajaba en la fábrica de chocolates Noel. (…) Por eso un día que me tocó sentarme al lado del Presidente durante el almuerzo, le conté nuestro problema de vivienda y le pedí una casa de esas que facilitaba la Ayuda Social Eva Perón”.

peron-352-2

“Sería una gran falsedad no reconocer que cada una de nosotras quería ser una segunda Evita. Con la edad que ya teníamos, él alimentaba nuestro romanticismo y nuestras agitaciones corporales”, relató Nelly, quien murió en 2012.

Sobre cómo se convirtió en su “nenita” y vivió con Perón en la residencia de Recoleta: “Dormí sola varias noches, mientras mi imaginación volaba a alturas tan inaccesibles como profundas eran mis pasiones. (…) A la cuarta noche me animé a proponerle al general que viéramos televisión juntos. Después de esa primera noche yo me instalaba en el dormitorio del general a ver televisión, aunque él no hubiera llegado. Más de una semana, que me pareció un siglo, hicimos esto después de lo cual yo volvía a mi dormitorio”.

Un año más tarde Perón fue derrocado. Desde la cárcel le escribió a Nelly que no se arrepentía “de haber renunciado a la guerra civil” y le decía “sos lo único que tengo y lo único querido que me queda”, firmaba como “tu papi”.

peron-352-2-435x450
Las confesiones de Nelly Rivas, la jóven “amante” de Perón

Su abogado revela con documentación, testimonios inéditos de la adolescente y detalles de la relación.

Nelly Rivas fue la amante de Juan Domingo Perón cuando tan sólo tenía 14 años.

Nelly Rivas, la joven sindicada como la “amante” del expresidente Juan Domingo Perón cuando tan sólo tenía 14 años, falleció hace cuatro años en la Argentina. Al morir, muchos podrían pensar que se llevó con ella un silencio de cincuenta años y los secretos y pesares que vivió junto al general. Pero ahora su abogado, Juan Ovidio Zavala, publicó un libro en el que revela con documentación y testimonios inéditos de la adolescente detalles de la relación y el sufrimiento por el que pasó la joven tras el derrocamiento de Perón en el año 1955.

A sus 90 años Zavala acaba de publicar Amor y violencia, la verdadera historia de Perón y Nelly Rivas en el que rememoró su romance y cribó su ideología política. El letrado, que actualmente vive en el barrio porteño de Recoleta, fue militante antiperonista, condición que lo llevó a ser encarcelado y torturado durante el primer mandato de Perón. Asimismo, fue un duro opositor de la Revolución Libertadora que derrocó al general.

Nelly y Juan Domingo Perón se conocieron en el año 1953 durante la visita a la residencia oficial del general de unas jóvenes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), entre las cuales estaba Rivas. Luego de ese primer encuentro, a la joven se le encargó el cuidado de los perros de la residencia oficial, por ello se le adjudicó un dormitorio que había sido utilizado por Evita. La aproximación entre ambos fue haciéndose de a poco más estrecha hasta que la adolescente de 14 años sucumbió a los encantos de Perón. La relación se truncó por el golpe militar de setiembre de 1955.

Antes de exiliarse, Perón le entregó algunas joyas y 400.000 pesos. “Nenita, quedate tranquila. Con lo que te dejé podrás vivir un tiempo. En cuanto llegue te mandaré a buscar y así los dos haremos una vida tranquila donde sea”, le prometió el general desde su refugio. Pero los antiperonistas allanaron la casa de Rivas y se llevaron todo, cuando la joven trató de escapar a Paraguay las nuevas autoridades militares la detuvieron en la frontera y la internaron en un asilo para prostitutas menores. “Ahí perdí el tren de la historia”, le reveló Nelly a Zavala.

Luego, los militares impulsaron un juicio contra Perón por estupro, por lo que perseguían retirarle a los padres de Nelly la patria potestad. Fue entonces cuando Zavala apareció en la vida de la joven, se encargó primero de la defensa de sus padres acusados de complicidad en el estupro, y después representó a la chica cuando ésta reclamó los bienes robados durante el golpe. “El libro pretende reivindicar la figura de Nelly y denunciar por primera vez con pruebas documentadas la monstruosidad jurídica que se cometió contra esta mujer”, contó Zavala al diario español El Mundo.

Ambos volvieron a encontrarse al regreso de Perón del exilio en Madrid el año 1973. Nelly en aquel entonces ya se había casado y tenía dos hijos. El testimonio inédito de la amante-niña de Perón sacó a la luz la trágica historia por la que vivió la joven que confesó sus pesares a su abogado: “Cuando él me besó a la salida de la residencia y me dijo: ‘Llevate los perritos, nos vemos pronto, buena suerte’, yo sólo era una mujer muy triste, con mucho miedo. Nadie, nadie, podrá comprender todo el sufrimiento por el que he pasado”.

Ella tenía 14, él 60: el testimonio de la joven que fue amante de Perón
Después de Evita, Perón convivió con una adolescente.Un libro cuenta que la chica se fue a vivir con Perón. Dormía en el cuarto de Evita. El la llamaba “nenita”.

El maestro. La joven en una motoneta que Perón la enseñó a manejar.

En los momentos anteriores a la separación, le serví el café que le fustaba y cognac.

Cuando él me besó a la salida de la residencia y me dijo: “Llévate los perritos, nos vemos pronto, buena suerte”, yo sólo era una mujer muy triste, con mucho miedo. Nadie, nadie, podrá comprender todo el sufrimiento por el que he pasado.”

Esta mujer triste es parte de la historia argentina. Se llamaba Nelly Rivas. Era 1955. El hombre del que se despedía era Juan Domingo Perón, tenía 60 años, era el presidente constitucional y estaba siendo derrocado por un golpe de Estado.

Habían vivido juntos por más de un año, en la residencia presidencial de Recoleta. Ahí ella festejó su cumpleaños de 15. En 1956, el gobierno de facto juzgaría a Perón por estupro. Desde la cañonera donde estaba preso tras el golpe, Perón le mandó dos cartas. Le decía que no se arrepentía “de haber renunciado a la guerra civil”. Le decía “sos lo único que tengo y lo único querido que me queda”. El encabezado era “Querida nenita” y la firma: “tu papi”.

La historia es conocida, pero ahora Juan Ovidio Zavala, que fue abogado de los padres de Nelly –acusados de complicidad en el juicio por estupro– le agrega el testimonio de la chica, que tomó para armar la defensa. Nelly Rivas murió en 2012.

Zavala es un radical que había sido torturado en el primer gobierno de Perón y que en el gobierno militar encabezado por Eduardo Lonardi, fue Director Nacional de Penitenciaría. Las notas que tomó –y las actuaciones del tribunal militar que juzgó a Perón– las publica ahora en el libro Amor y violencia. La verdadera historia de Perón y Nelly Rivas, que está a punto de aparecer. Aquí, algunos tramos del testimonio recogido por Zavala.

Orígenes de Nelly

“Ir y estar en la UES de Olivos era para mí como estar en el cielo. Nosotros, mis padres y yo, vivíamos en una portería que solo constaba de un dormitorio, baño, cocina y lavadero. Mi madre era la portera que fregaba desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche (…). Mi padre trabajaba en la fábrica de chocolates Noel. (…) Por eso un día que me tocó sentarme al lado del Presidente durante el almuerzo, le conté nuestro problema de vivienda y le pedí una casa de esas que facilitaba la Ayuda Social Eva Perón.”

Chicas de la UES

“Sería una gran falsedad no reconocer que cada una de nosotras quería ser una segunda Evita. Con la edad que ya teníamos, él alimentaba nuestro romanticismo y nuestras agitaciones corporales.”

En la residencia

“Así, procurándolo, deseándolo, esperándolo, llegó aquel día en que debí llevar a Monito y a Tinolita a la residencia de Agüero. (….)
No me sacaron nunca más. Una de las habitaciones que no tenía destino, que nadie usaba y que había sido dormitorio de Evita, terminó siendo donde me acomodaron.”

Dormir con Perón

“Dormí sola varias noches, mientras mi imaginación volaba a alturas tan inaccesibles como profundas eran mis pasiones. (…) A la cuarta noche me animé a proponerle al general que viéramos televisión juntos. Después de esa primera noche yo me instalaba en el dormitorio del general a ver televisión, aunque él no hubiera llegado. Más de una semana, que me pareció un siglo, hicimos esto después de lo cual yo volvía a mi dormitorio.”

Luna de miel

“Zavala, yo no lo digo mucho, pero usted se imagina que hacía ya tiempo que me sentía su mujer. Él me trataba como tal ¿y usted piensa que yo no asumía esa condición? Alguna persona mala dijo, y otras muchas lo repitieron con el afán de hacerle daño al general, que el Festival de Mar del Plata había sido nuestra luna de miel. A usted le parece que si hubiera sido así, ¿eso estaba mal?”

2 comentarios en «Perón y su amante de 14 años»

  • el 4 noviembre 2016 a las 10:35
    Enlace permanente

    Que pedazo de viejo chancho y verde que era Perón se encamaba con alguien que podia ser su nieta que asco.

  • el 8 noviembre 2016 a las 20:28
    Enlace permanente

    no es de extranar q’ conociendo la trayectoria de tan tremendo y vulgar dictador como lo fue Peron continuen desenterrandon mas porquerrias de su tenuria en el gobierno Argentino. Esta es lamentablemente, la reflexion de la vida politica y la historia de costumbrismo de la politica en Latinoamerica y no creo q’ sea razon de genetica; no mmas bien de demasiada mansedumbre despues de tantos anos de esclavitud y explotacion despues de la conquista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *