Radicación exprés

Por Lorenzo Olivera
La joven onubense de 22 años detenida cuando intentaba viajar a Turquia. Maria Ángeles no tenía uno sino tres pretendientes. Tres combatientes del Estado Islámico que la mantenían enganchada a su ordenador desde hacía meses. En su cuarto, en la casa de su madre de Almonte (Huelva), a escondidas y a puerta cerrada, se transformaba en Maryam Al-Andalusiya (María de Andalucía), una joven de 22 años que se había convertido al islam en secreto, en una mezquita de Sevilla en abril de 2015, y que se dejaba seducir por las palabras —en inglés— y la imagen de unos hombres barbudos que le prometían una vida en “el paraíso de los hermanos”.

“Hablaban —con mensajes encriptados— de la responsabilidad de Occidente en el conflicto sirio, de la importancia de las mujeres en el nuevo estado”, cuentan los investigadores.
En menos de un año, y sin salir de casa, pasó de colgar en sus perfiles de las redes sociales videos de Metallica, uno de sus grupos musicales preferidos, a lecciones de cómo ponerse el hijab (velo) con estilo. Con esa vestimenta islámica, tras un proceso de “radicalización exprés”, fue detenida el pasado miércoles en el aeropuerto de Barajas, cuando estaba a punto de subirse a un avión con destino a Estambul (Turquía). Aparte de un Corán en español —sólo le había dado tiempo a recibir algunas clases particulares de árabe—, llevaba varias direcciones y teléfonos de quienes, ya en Turquía, la ayudarían a cruzar la frontera siria para reunirse con sus captores en el califato de Abu Bakr al-Baghdadi.

Tres combatientes la mantenían enganchada a su ordenador

Radicalización exprés: De roquera a yihadista en menos de un año
El lunes pasado salió de casa “con ropa normal”. Tomó un autobús a Sevilla. Y después otro hacia Madrid. Al llegar a Barajas ya llevaba un pañuelo negro hasta los pies y un billete de turista sólo de ida. “Habría dado igual que hubiese reservado también la vuelta, ninguna ha regresado”, aseguran los investigadores. Nuevas cuestiones se abren paso en el seno de este caso: ¿Es víctima o verdugo? ¿Es detención o salvación?

Un cinturón de explosivos como ‘dote’
Se habían conocido por Internet, pese a haber sido vecinos toda la vida. Ella vivía en Ceuta. Él, antes de unirse al Estado Islámico, en Castillejos (Marruecos). Ella tenía 20 años y estaba en paro. Él ocho más. Ambos cayeron en la cuenta de que tenían conocidos comunes cuando empezaron a chatear. Él le contó las maravillas de “una vida libre” con la Sharia (ley islámica) como único código. Le explicó las condiciones de ese “paraíso” en el que las mujeres desempeñaban un papel fundamental, como garantes de la familia y de la moral que reinaba en ese nuevo “estado” idílico creado por “el califa de los musulmanes” Abu Bkr Al-Baghdadi. Ella compró el lote romántico completo. Sintió que se enamoraba, que su vida cobraba sentido. Y, a los pocos meses, en abril de 2014, se casaban por poderes, bajo el rito y los parabienes de un imán afincado en Siria. Él, a modo de dote, le regaló un cinturón de explosivos. Ella viajó a Casablanca y emprendió su viaje más radical. Su primer hijo nació ya hace más de un año en el califato.
Es una de las diez historias de jóvenes españolas (o residentes en España) de las que tienen constancia los servicios de Información de la Policía Nacional, gracias a los contactos que mantienen con conocidos o familiares. Desde 2013 la policía ha detenido a 14 mujeres. Reclutadoras y reclutadas. Y se estima que unas 550 —de entre 14 y 32 años— de toda Europa han alcanzado ya los territorios del ISIS.

Fuentes policiales de la lucha antiterrorista reconocen que en estos momentos existe una clara campaña por parte del Estado Islámico para incluir elementos femeninos en sus filas. Hablan de “un canal de comunicación muy potente” y de la “posible existencia de un aparato de hombres dedicado a captar mujeres, como mecanismo de trabajo pensado y necesario para ellos, son procesos sistemáticos que van cobrando intensidad progresivamente, desde el momento en que empiezan a ser observadas hasta que chatean en foros restringidos o personalmente, mediante mensajes de WhatsApp”.
El papel de la mujer es doble. De un lado, son las garantes de la familia y, en consecuencia, del crecimiento de la organización terrorista. “Son esposas y/o esclavas sexuales”, señalan las mismas fuentes. Pero el mensaje de “la familia”, cala: “Van convencidas de que están haciendo lo correcto”. Y, por otra parte, se han convertido en vigilantes de la moral, en educadoras y adoctrinadoras, una especie de policía de la moral o de inquisición. De hecho —así lo señalan los últimos estudios británicos—, existe una brigada compuesta solo por mujeres y denominada Al-Khanssaa para defender rígidamente la Sharia. De momento la lucha armada sigue estando vetada para ellas.

Un comentario en «Radicación exprés»

  • el 30 octubre 2015 a las 12:30
    Enlace permanente

    Regalo de casamiento un cinturón de explosivos??? que romantico!!! es dificil elegir un regalo…ese debe de ser el sueño incumplido de Rambo…jajajajajaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro
Este sitio es seguro. Por favor desconecta el bloqueo de publicidad.

Ayudemos a quienes colaboran!!!. Muchas gracias.

CierreRefresco
Powered By
CHP Adblock Detector Plugin | Codehelppro