Rapiñero fue enviado al ejército

Por Lorenzo Olivera
Estamos en un momento histórico que es un permanente vaivén. Por momentos, la política está por sobre lo jurídico.

Por el tema interpelaciones parlamentarias y algún otro cambio chico se pretenden no cambiar, sino modificar la Constitución, pero sin saber bien lo qué, ni dónde, ni cómo.
Pero si modificar, modificar todo, para que todo quede como está o peor aún.
Las mayorías están, salvó algún salmón que nade contracorriente y no se cruce con otros que salmones, que salten para el otro lado, no pasa nada, pero si se habla de reforma constitucional, para que la gente pueda llegar a creer que hay seres pensantes, en el marmóreo palacio.
Niguno de una bancada o de las otras dos o tres, (podría haber una más en ciernes)se va a arriesgar el cargo, la de fin de mes, votando para hacer caer al Ministro del ramo y que el Presidente quiera mantenerlo, y por ende disolver las cámaras y llamar a elecciones, no lo veo, ni siquiera me lo imagino.

Más vale pájaro en mano.
Ahora el Ministro de Defensa está planteando un tema no constitucional, sino que bastaría modificar algún artículo de una ley, si el tema paga la pena.
Estaríamos ante una innovación interesante, porque a un individuo sin valores disciplinarios ni de respeto a las normas ingresa a un cuerpo que se maneja según creemos con una verticalidad absoluta, sería mucho mejor que estos institutos que van cambiando el nombre, montones de veces y siguen siendo escuelitas del crimen.
Cuando yo era muchacho era la colonia Suarez (pobre don Joaquín) después fue la Colonia Berro (con el perdón del abuelo de José Pedro Varela) y ahora cambiamos de una sigla para otra SIRPA a INISA, es como cambiar el nombre a las calles dejándole los mismos baches de siempre.

La Justicia impuso como medida sustitutiva a un joven rapiñero su ingreso al ejército, en lugar de enviarlo a prisión, debido a la vulnerabilidad de su situación.
El juez letrado en lo Penal de 12.° Turno, dispuso el procesamiento de un hombre que, en compañía de dos menores y con el uso de un arma de fuego, sustrajo el teléfono celular de una mujer en la vía pública.

El hecho se produjo en Suárez y Grito de Asencio.
Tras robar a la mujer el celular (e intentar hacer lo mismo con su acompañante) el indagado y sus compañeros se dieron a la fuga.
La mujer los siguió gritando que le habían robado el celular hasta que sintió que la policía los estaba persiguiendo; los agresores fueron detenidos a pocas cuadras del hecho.
La víctima dijo a la policía que los ladrones le dijeron: «dame el celular o te quemo» y le sacaron el teléfono mientras le apuntaban «con algo que la damnificada expresa no saber qué era», de acuerdo al parte judicial.
Tras la detención, el indagado confesó su participación en el hecho y dio cuenta de su «situación de vulnerabilidad y desocupación».
Expresó que él hacía changas en la feria, las changas se complicaron y no pudo pagar la pensión.
En dicha pensión conoció a un chico dominicano, menor de edad, que le dijo que iba a salir a «buscar unos celulares».
Se encontraron con otro menor de edad y «tomaron la decisión de atracar».
Contó que en el momento de la rapiña portaban un revólver calibre 22 que era del dominicano, que era quien llevaba el arma.
Aseguró que el móvil del robo era pagar el hospedaje y la comida; «fue más la necesidad que otra cosa», dijo.

Expresó que si bien sabía que el dominicano tenía un arma (porque se la había visto), no sabía que el robo iba a ser a mano armada.
También confesó ser consumidor de drogas «con excepción de pasta base».
La Fiscalía solicitó el enjuiciamiento y prisión de M. E. B. C. como autor penalmente responsable de la comisión de un delito de «rapiña» especialmente agravado, en grado de tentativa.
La Defensa solicitó que en atención a los principios de política criminal y en virtud de la primariedad absoluta y confesión del indagado, se decrete que el enjuiciamiento sea sin prisión, solicitando asimismo la aplicación de alguna medida sustitutiva (como lo solicitó el indagado).
El juez concordó en que se debe imputar la comisión de un delito de rapiña especialmente agravado, en grado de tentativa y en calidad de autor, pero «considerando la confesión, la primariedad absoluta que reviste el indagado, las circunstancias fácticas que prima facie se presentan en el hecho no se dispondrá para M. E. B. C. prisión preventiva».
En cambio, se propuso una medida sustitutiva consistente en el «deber de procurar el ingreso a un sistema de trabajo-educación dentro del Ejército Nacional, debiendo en el término de 30 días justificar por lo menos el cumplimiento de la intención con algún documento expedido por dicha autoridad».
Defensa considera que «hubo algún error» en pena que envió al delincuente al Ejército
El ministro Jorge Menéndez advirtió que para el ingreso se debe contar con certificado de buena conducta

ejercito-354-3-435x450El ministro de Defensa, Jorge Menéndez, considero que hubo «algún error» en el fallo judicial que dispuso que un adulto que cometió una rapiña fuera procesado sin prisión y derivado al Ejercito.
«No comentamos ni valoramos las decisiones de la Justicia porque es un poder aparte del nuestro, pero yo tuve una entrevista el viernes pasado con el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Ricardo Pérez Manrique, muy positiva, donde evaluamos estas circunstancias y creemos que de alguna manera hubo algún error en determinados tipos de procedimientos, dado que nosotros no podemos ir contra la ley.
La ley implica que para el ingreso al Ejército hay que tener certificado de buena conducta y se está trabajando con una persona que si bien no fue a prisión se le dieron medidas sustitutivas y se le procesó», dijo Menéndez a Telenoche.

El ministro considero que el hombre «no encuadra dentro de las personas que pueden entrar en el Ejército Nacional, definitivamente».
Por la división de poderes el Ministro de Defensa puede hablar con quien quiera pero no tiene ninguna autoridad en contra de un fallo judicial.
Tampoco está dentro de los cometidos del ejército darle de comer a los carenciados ni actuar en situaciones de emergencia por inundaciones, pestes, etc. y lo hace porque entra dentro del concepto de defensa y bien puede entrar dentro del concepto de defensa enderezar torcidos, con la simple modificación de un artículo de una ley y mucha buena voluntad, el Juez no lo asimiló como soldado, sino que lo puso a cargo del ejército nacional.
Tampoco veo positivo que un dominicano esté cometiendo delitos y no se le ponga en un barco y se le mande a Santo Domingo y no meterlo en la cárcel para que siga en la noria delictiva acá.
Muchas veces la política actúa por sobre la ley, como lo ha dicho un ex Presidente en reiteración.
El pasado 11 de octubre una joven salió de su casa sobre la medianoche, y tres hombres aparecieron por detrás para robarla.
La mujer les dio el teléfono que le reclamaron, los hombres se fueron corriendo, ella comenzó a gritar y a pocas cuadras la Policía los atrapo.
Dos de los ladrones tenían 17 años y el tercero 21, por lo que el caso le correspondió a dos jueces, el juez letrado penal de 12° tumo, y el juez de adolescentes.
Ambos jueces consideraron al robo una rapiña en grado de tentativa, porque el celular fue recuperado.

Para un juez, se trató de un delito de rapiña «especialmente agravado» y considero que el joven mayor de edad fue el autor penalmente responsable.
Ante la misma rapiña, a la misma persona, y planificada por los dos menores y el hombre de 21 años, la pena impuesta fue diferente.
Por un lado, el juez proceso al joven de 21 años sin prisión y le aplicó una medida sustitutiva a la cárcel: le impuso ingresar al Ejército Nacional.
Por otra parte, el otro juez dispuso como medida cautelar para los dos menores de edad que fueran internados provisoriamente en dependencias del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa, exSirpa).

Omitimos expresamente los nombres de los jueces para evitarles una notoriedad perniciosa.

Un comentario en “Rapiñero fue enviado al ejército

  • el 18 noviembre 2016 a las 11:31
    Permalink

    dejate de joder ese no va preso porque no es de aca y va a la asterdam

Deja tu comentario