Resolvió irse Robin Williams

Por Lorenzo Olivera
El éxito muchas veces no es compañero de la felicidad y la alegría. Como ocurre frecuentemente con el payaso que hace reír e interiormente llora. Por dos enfermedades, que alcohol y drogas, en definitiva son una, son la misma cosas ambas drogas, van destruyendo al individuo haciéndolo pasar de la euforia a la depresión.

robin-236-1-350x262En Robin Williams lo patológico no fue el suicidio, sino las drogas y el resolvió no pasar más vergüenzas y eligió el momento para él oportuno, para irse y se fue.

A veces basta con muy pocas palabras para expresar los sentimientos.
La muerte del actor Robin Williams a los 63 años de edad ha dejado muy afectado al mundo del cine, que ha mandado sus condolencias y expresado el dolor de la pérdida de diferentes modos.
Pero ha habido un tuit, uno solo, que con tres palabras ha conseguido emocionar gracias a todos sus significados.

“Genio, eres libre”, dice la frase, tuiteada por la actriz Evan Rachel Wood. Es una referencia a la película Aladdin de Disney (1992) en la que Williams realizó el doblaje del divertido genio de la lámpara.
El genio, un esclavo encerrado en esa lamparilla, es el mejor amigo del protagonista, que decide liberarlo al final de la película.
El comediante, ganador del Oscar, fue encontrado a las 11:55 horas del lunes pasado en su casa de la localidad de Tiburón, al norte de California, luego de una llamada telefónica al 911 donde se reportó que un adulto de sexo masculino había sido localizado inconsciente y sin respirar.
Tanto personal de emergencia como elementos de la policía y del Departamento de Bomberos de Tiburon fueron enviados al domicilio del actor.
Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/12-08-2014/1084926. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX

Robin Williams, un hombre atormentado por sus adicciones
“Un día de repente me encontré con miedo y empecé a tomar, a veces es algo tan simple como eso” contó Robin Williams a la publicación TheGuardian hace tres años, cuando se mostraba decidido a recuperarse de su adicción al alcohol y las drogas, batalla que entabló desde 1975, cuando su amistad con el también fallecido actor John Belushi los llevó a ambos a zonas oscuras.
De hecho, fue la muerte de Belushi el disparador para su deseo de mejorar. Sin embargo, el camino fue por demás sinuoso.
Entre la gran cantidad de recaídas, la más notoria se produjo en el 2006, cuando ingresó a un centro de rehabilitación, ya haciendo público su alcoholismo y tres años después debió ser internado por complicaciones cardíacas.
Para un hombre que se encontraba luchando contra una larga adicción al alcohol y a la cocaína, la intervención fue la gota que rebalsó el vaso: durante la misma fue medicado con Propofol, analgésico al que posteriormente calificaría como “una droga devastadoramente poderosa” y que consumía todas las noches posteriores a la mencionada operación.
Ser un actor ganador del Oscar y uno de los comediantes stand-up más prestigiosos del mundo no garantiza que puedas combatir una enfermedad crónica como la depresión de manera resolutiva.
Williams fue un ejemplo de individuo que quiso sobreponerse a los constantes vaivenes de dicha condición, con muchos traspiés en ese recorrido.
Por lo tanto, cuando se encontró siendo famoso en Hollywood, pensó que el alcohol era el único modo de lidiar con el hecho de estar en el centro de la escena.

Sin embargo, su adicción tuvo su génesis en su ciudad natal de Chicago, donde su necesidad de hacer algo diferente sacó lo peor de él: “Por momentos me encontraba sin nada para hacer, me sentía tan solo y con tanto miedo que pensé que tomar me iba a ayudar y sí, lo cierto es que me ayudó en un primer momento”.
Según el propio Williams, la sensación que le produjo el alcohol fue de “tibieza”: “Sentí una tibieza general, todo me resultaba maravilloso”.
Pero la dosis de realidad no tardó en llegar y el actor se empezó a sentir aislado, especialmente debido a un hecho que afectaría profundamente su vida: la muerte de otro de sus mejores amigos, el actor Christopher Reeve.
“Todo el mundo piensa que fue eso lo que me terminó de hundir, pero fue algo más egoísta, fue ese miedo al miedo que me llevó a querer estar calmo”. Según el actor, una ansiedad constante lo amigó una y otra vez con la bebida, dejando atrás la cocaína porque “no quería convertirme en un paranoico que se movía como un vampiro durante el día”.
Así, y a pesar de los buenos momentos que le tocó atravesar en su vida, nunca pudo emanciparse del alcohol como arma para alivianar la depresión: “Te mentís todo el tiempo, te decís que podés parar cuando querés hasta que tu cuerpo te dice que no, y así sucesivamente”, había expresado Williams, quien en julio de este año también había sufrido una recaída que lo condujo nuevamente a un centro de rehabilitación.

El actor falleció a los 63 años de edad. Se habría tratado de un suicidio. “Siempre me sentí avergonzado por todo el daño que le ocasioné a mi familia, siento que de eso nunca voy a terminar de recuperarme, llegó un momento en el que tuve que decir ‘está bien no ser feliz'” había manifestado el actor, en una frase que hoy nos llena a todos de un inmenso dolor..
Robin Williams se ahorcó con un cinturónen una conferencia de prensa que brindó un vocero de la Policía de Estados Unidos se informó que el icónico actor falleció por asfixia por ahorcamiento tras atarse un cinturón alrededor del cuello.
El fallecido actor Robin Williams fue encontrado en el dormitorio de su casa en California “con un cinturón alrededor del cuello”, ligeramente suspendido y cortes en las muñecas, dijo el martes la policía, sin confirmar ni negar la tesis del suicidio.
“Estaba sentado, inerte, con un cinturón alrededor del cuello y el otro extremo de la correa acuñada entre la puerta del armario y el marco de la puerta”, dijo en rueda de prensa el teniente Keith Boyd del condado de Marin, cerca de San Francisco.

Agregó que el comediante estaba ligeramente suspendido del suelo y que falleció de “asfixia por ahorcamiento”.
Boyd descartó confirmar o negar si el actor de 63 años, que sufría una severa depresión, se había suicidado al señalar: “No estamos divulgando esa información porque hay una investigación en curso”, aunque no había aparentes “señales de forcejeo” en el lugar.
Williams se convirtió a lo largo de sus casi 40 años de carrera en uno de los actores más polifacéticos de Hollywood, con un don especial para hacer reír al público.

En ese tiempo también luchó para superar sus adicciones al alcohol y las drogas.
En 1998 ganó el Óscar a Mejor actor de reparto por “En busca del destino” o “El indomable WillHunting” (GoodWillHunting).
Estaba casado desde 2011 con Susan Schneider y tenía tres hijos, fruto de otros dos matrimonios.
Los mensajes de condolencia, sorpresa y tristeza se sucedieron tras el anuncio del repentino fallecimiento del popular actor Robin Williams, quien fue encontrado sin vida este lunes en su domicilio californiano.
Uno de los mensajes más emotivos tras su muerte fue el de su hija Zelda, quien publicó en la red social Twitter una cita del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.
“Tendrás las estrellas como nadie las tiene. En una de ellas estaré viviendo. En otra estaré riendo. Entonces será como si todas las estrellas estén riendo cuando mires al cielo por la noche. Tú y solo tú tendrás estrellas que pueden reír”, escribió.
Y añadió: “Te quiero. Te echaré de menos. Intentaré seguir mirando hacia arriba. “Z””.

Williams, ganador de un Óscar por El indomable WillHunting (1997), “había estado luchando contra una severa depresión últimamente”, informó su portavoz Mara BuxBaum, en un comunicado.
Su esposa, Susan Schneider, confesó tener “el corazón destrozado” por el adiós de su marido y “mejor amigo” y pidió que fuera recordado no por su muerte sino “por los incontables momentos de risas y alegría que hizo pasar a millones (de personas)”.
El actor había estado trabajando intensamente este año y en julio decidió ingresar durante varias semanas en un centro de rehabilitación en Minnesota “por precaución”, dijo entonces su representante.
Williams tenía un largo historial de abusos de cocaína y alcohol que se remonta al principio de la década de 1980 y, aunque mantuvo a raya sus adicciones durante años, recayó en 2006.

Las autoridades abrieron una investigación para esclarecer lo ocurrido y los primeros indicios señalan a un posible suicidio por asfixia, si bien la oficina del alguacil del condado de Marin no reveló más detalles.
Williams nació en Chicago el 21 de julio de 1951 e inició su carrera interpretativa con un pequeño papel en la serie “HappyDays” en 1974 y debutó en el cine en 1980 con “Popeye”, si bien no alcanzó el estrellato hasta la segunda mitad de la década de 1980.
Su primera candidatura al Óscar llegó de la mano de “GoodMorning, Vietnam” en 1988, cuando disputó la estatuilla de actor protagonista, la misma a la que volvería a optar en 1990 y 1992 por “DeadPoetsSociety” y “The Fisher King”.
El galardón fue suyo en 1998 por El indomable WillHunting, aunque en la categoría de mejor actor de reparto.
Williams logró además cuatro Globos de Oro interpretativos y dos honoríficos, así como un par de televisivos premios Emmy.
Este año había estrenado la comedia “TheAngriestMan in Brooklyn” y el drama “Boulevard”, y aún tenía dos filmes más en cola para irrumpir en cartelera en 2014: “MerryFriggin” Christmas” y la tercera parte de “Night at theMuseum”.
El actor había regresado a la pequeña pantalla en 2013 con una comedia titulada “TheCrazyOnes” que tras una temporada en emisión fue cancelada por la cadena CBS.

Williams contrajo matrimonio en tres ocasiones, la primera de ellas con la bailarina ValerieVelardi en 1978, con la que tuvo un hijo, Zachary, y de la que se separó en 1988.
Un año después se casó con MarshaGarces, con quien tuvo dos hijos (Zelda y Cody), si bien su relación terminó en ruptura en 2008.
En 2009 se sometió a una operación cardiaca de la que se recuperó satisfactoriamente y en 2011 daba el “sí quiero” a Schneider.

Su filmografía incluye producciones como “Awakenings” (1990), “Hook” (1991), “Aladdin” (1992), “Mrs. Doubtfire” (1993), “Jumanji” (1995), “Patch Adams” (1998), “BicentennialMan” (1999) y “The Butler”, entre otras.

3 comentarios en «Resolvió irse Robin Williams»

  • el 14 agosto 2014 a las 23:59
    Enlace permanente

    El gran comediante de los ojos tristes, se va a extrañar mucho.. 😀

  • el 15 agosto 2014 a las 09:54
    Enlace permanente

    Era un un gran comediante y pallaso y como cuentan aquí la mayoria de los comicos no son divertidos en sus vidas…ahorcarse no es divertido…que bajon…pobre loco….

  • el 15 agosto 2014 a las 11:10
    Enlace permanente

    Lo unico que puedo decir es que es incomprensible y que solo el y nadie mas que el sabia lo que queria en la vida y que si tuvo todo-lo que el queria no lo logro….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.