Satán el triste

Por Lorenzo Olivera
Un video juego. “Sad Satan”, el macabro video juego que ronda los rincones ocultos de Internet.“Esto, a mi dulce Satán. Aquel cuyo pequeño camino me entristecería, cuyo poder es Satán. El dará a todos los suyos 666, había un pequeño cobertizo donde nos hizo sufrir, triste Satán”.

1. El hogar de lo desconocido en Internet
Quienes dicen que no queda nada nuevo en el mundo seguramente no han oído hablar de la Deep Web). En estos reinos de nadie, perdidos en la seguridad que ofrece el anonimato todo (y me refiero a todo) puede encontrarse.
Y uno de los hallazgos más recientes e interesantes de este mundo oculto, que hace poco salió a la “luz” (léase, a la web superficial), es un videojuego envuelto en un halo de misterio y con un aire muy, muy oscuro que parece jugar con las mentes de quienes se atreven a recorrer sus grises y solitarios laberintos. El juego, encontrado en algún rincón de la Deep Web, no tiene un autor específico (firma apenas con las siglas ZK) y fue bautizado “Sad Satan” (Triste Satán).

2. Sad Satan
El juego fue traído a la superficie por un youtuber conocido como Jamie Farrel que subió a su cuenta de Youtube un pequeño recorrido por el juego. De acuerdo con el youtuber, el juego lo hizo sentir progresivamente incómodo: la música repetitiva, los escenarios macabros con monstruos que parecen vinculados a la pedofilia y las frases inconexas que aparentemente (y sólo aparentemente) no tienen significado alguno.
Jamie no terminó el juego, pues en sus propias palabras:
“Tengo una extraña sensación al jugar el juego y no parece haber ningún objetivo. Solo vagaba alrededor y me he teletransportado en diferentes secciones. Nada sucede, pero tengo una extraña sensación al respecto y me asusta. Tengo unos cuantos más videos grabados y el juego se pone cada vez más extraño. No creo que termine el juego, lo borré porque se estaba haciendo un poco extraño, y un archivo de bloc de notas seguía apareciendo en mi escritorio cada vez que jugaba con algunos mensajes galimatías.”
Sin embargo, con sus videos todo un ejército de redditors (es decir, de personas vinculadas al portal Reddit) comenzaron a elucidar el misterio de los sonidos y detectaron patrones como “mata, mata y vuelve a matar” o “puedo seguirte”, lo que añade un aura aún más oscura al ya de por sí macabro juego.

triste-324-1_435x1200La elaboración del juego no es particularmente delicada. Tiene gráficos burdos en blanco y negro con repetitivas alusiones al satanismo: personajes con cornamenta o dando horribles gritos son una constante. Pero lo peor no es esto, sino los “demonios” que aparecen de vez en cuando y no se mueven a menos que el participante los pierda de vista. Una mirada más atenta revela que no son demonios: son niños o cadáveres de niños con malformaciones y heridas y que repiten un coro de sufrimiento y dolor. La música del juego es una música de muerte.
Hasta el momento parece ser que Jamie ha sido el único en jugar este juego (o al menos, en hacer público el hecho de haberlo jugado). El enlace que revela para descargarlo en la Deep Web ya está inhabilitado, por lo que quien no lo haya descargado antes tendrá problemas para hacerlo ahora.
El juego no sólo nos recuerda lo macabro que puede ser internet. El hecho de que estuviera en un enlace oculto sin nada que permitiera llegar allí indica que, quizás, su hacedor no buscaba que fuera encontrado, o al menos no tan pronto. De esperar que lo hiciera ¿por qué no hacer su contenido un poco más público? ¿Y por qué eliminarlo del servidor?
Sacrificios a Lucifer: el macabro caso de Amelia Espinoza

Hay algo en la humanidad que la hace proclive a la búsqueda de una verdad eterna. Ya sea mediante una tradición, una forma de vestir, la búsqueda de un destino milenario o – más común – la adoración a uno o varios dioses, los hombres tienden a seguir lineamientos marcados con hierro por sus predecesores.

No es hasta la modernidad que el hombre comienza a librarse de estas necesidades, y solo parcialmente. Viendo hacia atrás, muchas de las tradiciones que para nuestros antepasados eran naturales nos resultan horrendas, terribles, símbolo de muerte, de anarquía, de sevicia. Hoy día nos horrorizamos ante los actos de colectivos radicales como Boko Haram, o Daech (ISIS)… pero muy en nuestro interior, en algún punto de la civilización occidental, sigue escondida esa necesidad de creer que, en ocasiones, puede corromper de la manera más vil a algunas personas.
El satanismo es un ejemplo claro de esto: inmerso en el centro de la sociedad moderna, de alguna manera seduce a los jóvenes por el poder que (se supone) obtendrán o quizás por la necesidad de “rebelarse” o de hacer parte de un grupo “diferente”. Pero, al contrario que otras creencias, el satanismo suele recurrir a actos deliberadamente salvajes o agresivos precisamente para convocar a esta fuerza maligna.

1. Comienza la pesadilla
En el año 2011, en el estado norteamericano de California, Moisés Meraz Espinosa – satanista practicante – decidió, por razones que aún no comprendemos, asesinar a su madre: Amelia Espinoza. La familia vivía en la ciudad de Los Ángeles, y de acuerdo con las autoridades habría frecuentes conflictos entre madre e hijo porque aquella no aceptaba sus gustos musicales y atuendos oscuros. En algún momento de su juventud el joven Moisés decidió que valía la pena cuestionar las creencias familiares y derivó, como no, en el satanismo.

2. La crueldad de un hijo indigno

Con una crueldad incomparable, Moisés estranguló a su madre y después mutiló el cuerpo sin vida. Con una sierra circular dividió su carne en cuadros y trozos (cual carnicero) que la policía más adelante encontró en el refrigerador de la casa. Moisés habría confesado el horrendo crimen porque una prima logró convencerlo de ello y se encuentra pagando 25 años de cárcel por sus actos. El juez, al enviarlo a prisión, le dijo: “No sé qué puedo decir para que cambies tu vida, pero tendrás muchísimo tiempo para pensar en ello”. De acuerdo con las autoridades, en la casa se habría encontrado una biblia satánica y la fecha del asesinato coincidiría con una de las fechas que, de acuerdo con el libro, se dedican a los sacrificios.

El caso de Amelia se convirtió en una alerta para gran cantidad de cristianos alrededor del país sobre los peligros de las tentaciones diabólicas pero, en este portal, nos gustaría hacer una aproximación diferente al asunto: ¿qué lleva a un joven a asesinar a su madre? ¿La convicción? ¿La búsqueda de poder? ¿El odio?
¿Es posible que el culto al demonio termine por enloquecer – quizás, por posesión – a quien lo practica? Esta teoría tiene bastante fuerza para los creyentes: las tentaciones demoníacas terminan por apoderarse de las personas, encegueciéndolas con respecto al bien y al mal y de alguna manera forzándolas a cometer estos actos.
Esta teoría, un tanto sencilla, parece ser la única (además de la locura y el odio) que permite explicar tamaña atrocidad. Parece ser que en medio de nuestra “civilización” aún queda lugar para la barbarie. Y tú, ¿cómo explicarías este acto? ¿Crees necesario apelar a una entidad sobrenatural? ¿Podría el demonio haber poseído a Moisés?
Violencia en las Montañas de Colombia: Sangrenegra

1. La época del terror
Cuando Jacinto Cruz nació estaba destinado a convertirse en un bandido. A mediados del siglo XX, dos fracciones políticas dividieron a Colombia: conservadores y liberales; los primeros querían que la Iglesia mantuviera su poder y que el statu quo permaneciera. Los otros, los liberales, deseaban reformar al clero, limitar su poder, separarlo del estado y convertir este último en el motor de la economía. La pugna entre estos dos grupos (que llevaban enfrentándose la práctica totalidad de la Historia nacional) terminó en una violencia silenciosa que vendría a perjudicar a todos los colombianos.

Jorge Eliécer Gaitán
Esta tensión terminó estallando por todo el país el día 9 de Abril de 1948, cuando el carismático líder liberal Jorge Eliécer Gaitán (apoyado por una gran mayoría de ciudadanos) fue asesinado por un hombre llamado Roa Sierra.

Rosa Sierra y el Bogotazo
Las personas del “pueblo” lincharon al asesino y luego de eso, presas del dolor, se dedicaron a saquear la ciudad, cebándose en los ciudadanos conservadores a los que vinculaban con su desgracia. Esto se conoce como “El Bogotazo”, y desde esta aciaga fecha muy pocos pueblos volverían a tener paz y tranquilidad por más de cincuenta años: pronto la Violencia se cerniría sobre todo el territorio nacional.
El gobierno de turno del conservador Mariano Ospina agilizó una pugna contra los que se levantaron en armas en el Bogotazo, pero la represión terminó volviéndose contra todos los liberales del país. Fue así como se inició esta triste época llamada “La Violencia”, que convirtió los campos en cementerios. Sin embargo, algunos parecieron disfrutar, más que sufrir, este cruel periodo de la historia colombiana.
2. Guerrilleros que se convirtieron en bandoleros
Jacinto fue un hombre criado en el campo, víctima como muchos desde que los conservadores amenazaron a su familia y asesinaron a unos primos suyos. Temiendo por su vida, creó una resistencia liberal en su poblado encargada de exterminar los soldados conservadores, pero como muchos otros pronto comenzó a disfrutar del poder y a abusar de este, comenzando a secuestrar, a tomar pueblos y a asesinar y violar personas sólo por pertenecer a la ideología conservadora.

La vida en esta época se debatía entre la violencia del gobierno y de los grupos que deseaban resistir al estado. Era imposible no tomar partido: las personas debían ser liberales o conservadores, lo que dejaba en una situación de riesgo a todos, porque podían ser asesinadas si caían en manos del bando contrario.
El mencionado guerrillero fue por herencia liberal, pues su madre y su padre lo habían sido así como sus padres antes que ellos. El pueblo del que era originario Santa Isabel, Tolima era igualmente liberal. Allí había conocido a un sanguinario que se hacía llamar Alma Negra quién le enseño los oficios de la masacre y el dominio de las armas, para defenderse tanto como para atacar. Pero para volverlo su discípulo lo obligó hacer algo: tenía que matar a alguien con un cuchillo y tomarse cinco vasos de la sangre de la víctima, acto que el hombre realizó sin parpadear.
Para 1959, el presidente del Partido Liberal, Alberto Lleras Camargo, hizo una amnistía con los grupos armados a lo largo del país. Sangre Negra no quiso dejar que acabaran su racha, por lo que optó por el bandolerismo y se hizo con una cuadrilla despiadada con la que siguió desolando los campos. Con el tiempo se convertiría en un temido personaje en las regiones del Tolima, contemporáneo de Efraín González y que llevaría en su cuenta más de 300 asesinatos.
Fue entonces cuando vino a conocerse como Sangrenegra

2. Los asesinatos de Sangrenegra

Bien han sido relatados los actos de asesinato de este fiero criminal. Una de sus más conocidas crueldades consistía en hacer el “corte franela” o “corte corbata” que consistía en cortar la parte alta del cuello de las personas y sacarles la lengua por ahí: usualmente este acto se hacía para castigar a soplones y delatores.
Pasaba por los pueblos y no dejaban a nadie vivo, los campesinos tenían que llorar la absurda violencia de este hombre que los obligaba a elegir entre matar a un hijo o ser testigos de la muerte de todos. Se dice que incluso una vez violó a la esposa de un alcalde, algo que no es de extrañar ya que Sangrenegra se caracterizaba por violar a las mujeres que tuviesen la desgracia de caer en sus manos.

Hizo muchas masacres pero de ellas la de Totaré y Los Guayabos marcarían la historia de Colombia para siempre. Solía perseguir y asesinar a quienes no le pagaran un impuesto que impunemente había puesto entre los campesinos: sin necesidad de usar armas de fuego los despellejaba como marranos y luego los dejaba secar para que los “gallinazos” (buitres pequeños) se comieran los cadáveres.

Eventualmente acorralado por las autoridades, Sangrenegra decidió suicidarse para no compartir el destino de sus víctimas. El suboficial William Moreno fue el encargado de la operación y, tras obtener su cadáver, lo trasladó de pueblo en pueblo para dejar que los residentes lo escupieran y golpearan. Finalmente, en una ironía del destino, fue sepultado en Totarito, región agraria donde cometió su última masacre.

2 comentarios en “Satán el triste

  • el 22 abril 2016 a las 02:02
    Permalink

    Creo que es como tu decis porque la politica toda la vida fue el espacio de poder donde quieren llegar las religiones y todos tipo de cultos justamente para eso para tener el poder.
    Sobre los juegos informaticos satanicos si hacemos memoria antes estaban la Ouija y las barajas y estaba complicado marcharte para tu casa despues de haber pasado la noche jugando con los amigo a la Ouija.

  • el 22 abril 2016 a las 11:09
    Permalink

    Que juegos asquerosos ese Sad Satan, el de la Ouija no tanto porque no creo que sea para ese lado…pero da miedito igual…brbrbrbrbrbr…que miedo…..guaaaa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *