Se fue el Chapulín

Por Lorenzo Olivera
Nunca nos corre por la mente que estos personajes de ficción puedan ser mortales, tal vez por influencia de los comics que son eternos, a pesar de la muerte de su creador el ratón Mickey, el Pato Donald y sus familiares y los familiares de la competencia siguen en el aire.

chapulin-252-2_435x326Con la muerte de Gómez Bolaños los innumerables personajes y los que sus nombres empiezan con “Ch” seguirán produciendo royalties en la medida en que el Chapulín, Chepirito, Chavo, Chicharra, Chompirás, Dr. Chapatún, El Chanfle, El Chanfle 2, Charrito, y Chilindrina, sigan teniendo un público adicto.
Roberto Gómez Bolaños, más conocido como «Chespirito» (Ciudad de México, 21 de febrero de 1929 – Cancún, México, 28 de noviembre de 2014), fue un actor, comediante, dramaturgo, escritor, guionista, compositor, directoryproductor de televisión, creador e intérprete de El Chavo del 8 y El Chapulín Colorado, entre otros personajes.

Fue hijo de la secretaria bilingüe Elsa Bolaños Cacho y del pintor, dibujante e ilustrador Francisco Gómez Linares.
Estudió ingeniería mecánica en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero nunca se graduó.
Su padre, pintor reconocido de la época, falleció cuando tenía seis años.
Su madre, que nunca llegó a conocer la fama de la serie El Chavo, falleció por cáncer de páncreas.
Inició su carrera como creativo publicitario, lo que lo conectó con la radio y la televisión, en la cual fue, durante la década de 1950, un muy activo guionista. También hizo varios guiones de películas para el dúo Viruta y Capulinay se inició fugazmente como actor con ellos en Dos criados malcriados, en 1960.
Sin embargo, siguió dedicando la mayor parte de su tiempo a escribir, contribuyendo con diálogos para guiones de películas y programas de la televisión mexicana.
Su nombre profesional, Chespirito, se debe al director cinematográfico Agustín P. Delgado, derivado del diminutivo de la pronunciación españolizada del apellido de William Shakespeare (fonéticamente Chekspir), debido a la estatura de Gómez Bolaños y por el talento de este para escribir historias que asemejaba a las de Shakespeare.

Entre 1960 y 1965, escribió guiones para los dos programas de mayor audiencia en la televisión mexicana: Cómicos y canciones así como El estudio de Pedro Vargas, de la cadena Telesistema Mexicano.
En 1968, iniciaba transmisiones la Televisión Independiente de México y Chespirito fue llamado como escritor con la oferta de usar a su antojo una media hora semanal a su cargo.
Así, nacieron Los supergenios de la mesa cuadrada y su carrera como actor.
En 1970, extendieron su horario a una hora y en un programa propio. El mismo se denominó Chespirito y nació el personaje del Chapulín Colorado. Un año más tarde, apareció el Chavo.
Ambos personajes funcionaron tan bien que el programa se dividió en dos, dedicando media hora a cada uno.
A mediados de los ochenta inicia un breve programa llamado La chicharra, serie basada en periodistas, sin mucho éxito.
A pesar de ser muy conocido por sus papeles del Chavo y del Chapulín Colorado, también fue creador de varios personajes más, como el Chómpiras, el Doctor Chapatín, Vicente Chambón y Chaparrón Bonaparte.
En una entrevista a Teresa Rodríguez, comentó que el decidió añadir palabras con ch porque era usado en “muchas groserías en México”.

A pesar de sus guiones recurrentes, estos programas se convirtieron en éxitos a lo largo de toda Hispanoamérica, Estados Unidos y España, en gran medida gracias a la simpatía del cuadro de actores de sus programas, integrado en distintas épocas por Carlos Villagrán, Ramón Valdés, Florinda Meza, Rubén Aguirre, Édgar Vivar, Angelines Fernández, Raúl Padilla, Horacio Gómez Bolaños y María Antonieta de las Nieves, que encontraron también la fama internacional.
En 1980, sus sketchs se volvieron a reunir en una hora semanal en el programa llamado bajo su pseudónimo, y permaneció al aire hasta 1995.
También protagonizó películas mexicanas, escritas y actuadas por él mismo como El Chanfle y El Chanfle 2 Don Ratón y Don Ratero, Charrito y Música de viento.
Fuera de sus habituales personajes televisivos, a partir de 1992, representó en teatro durante varios años la obra 11 y 12, con la cual logró más de 28 000 funciones.
En 2000, Televisa le da un homenaje titulado «¡No contaban con mi astucia!», conmemorando los 30 años de aniversario del programa El Chavo del Ocho.
En el año 2004 la Asociación de Cronistas de Arte (ACROARTE) de la República Dominicana y la Cervecería Nacional Dominicanale otorgan el Soberano Internacional como un reconocimiento a su carrera en la televisión latinoamericana y a sus múltiples facetas como escritor, guionista, actor, humorista y productor.
En el 2012 se realizó un homenaje llamado América celebra a Chespiritohecho por la misma Televisa.

En una de las presentaciones, la más emotiva fue la interpretación de Thalía, Gracias, compuesto por Gian Marco donde se acercó directamente.
El 20 de noviembre de 2013, Chespirito recibió el Premio Ondas Iberoamericano a la trayectoria más destacada en televisión.

Muerte
Chespirito murió a los 85 años el 28 de noviembre de 2014 en Cancún, México debido a complicaciones respiratorias.
Fue confirmada por su esposa Florinda Meza.
Al día siguiente de confirmarse la muerte de Roberto por su esposa Florinda Meza, un carro fúnebre blanco fue por el cuerpo sin vida a su residencia en el balneario caribeño de Cancún, donde vivía y falleció, para ser trasladado hasta el Aeropuerto Internacional de Cancún en un vuelo privado, y así llegar a Televisa San Ángel, la que fue casa de todas las creaciones de Chespirito y donde también se le rindió el último homenaje como icono de la comedia: «América celebra a Chespirito».
Allí se realizó una misa privada para familiares y personas cercanas, donde asistieron Edgar Vivar, Carlos Villagrán, entre otros.
Chespirito fue velado en el Estadio Azteca de México en cámara ardiente, donde juega el equipo «de sus amores»: Club América.
En simultáneo, sus seguidores publicaron representaciones artísticas sobre su muerte, como la llegada al Paraíso de la mano de los ex-integrantes de la serie, volviéndose viral.
Roberto Gómez Bolaños participó en 2006 en anuncios televisivos apoyando la campaña electoral del Partido Acción Nacional.
También emitió fuertes críticas contra el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, al que acusó de dividir a los mexicanos y contra la izquierda en general.
En abril de 2007, se unió al reclamo de grupos católicos y conservadores que pugnaban por mantener el aborto como un delito en el Distrito Federal, frente a la postura de la Asamblea Legislativa, cuyos representantes se inclinaron por despenalizarlo durante las doce primeras semanas de gestación. Gómez Bolaños participó en propaganda televisiva en contra de la nueva ley.
Se le conoce por comentarios sobre el cuadro Guernica, de Pablo Picasso, como los realizados a inicios de mayo de 2007, en Colombia, donde declaró que la obra “es una caricatura”.

Realizó una gira por Chile en 1977, cuando el país sudamericano era gobernado por el dictador Augusto Pinochet.
Gómez Bolaños se defendió señalando que él no visitaba a los gobernantes ni a los políticos sino a los pueblos que disfrutan su trabajo.
Fernando Rodríguez Mondragón, hijo del capo colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela, jefe del extinto Cartel de Cali en Colombia y autor del libro “El Hijo del Ajedrecista”, señaló que Roberto Gómez Bolaños actuó en una fiesta para uno de los hijos de los jefes del mencionado cartel.
Ante tal información, la respuesta inmediata de Gómez Bolaños fue que nunca había estado ligado al narcotráfico en ninguna de sus formas, pero María Antonieta de las Nieves aseguró que “El Show de Chespirito” se presentó en la celebración de una primera comunión de la familia del narcotraficante.
Roberto admitió haber fumado por 40 años, dejando completamente por considerar malo para su salud.
De niño le gustaba practicar fútbol, así como boxear e interactuar con sus juguetes.
Según Augusto Rattoni, a él le gustaba la pintura y realizaba dibujos de paisajes y rostros.
Gómez Bolaños tuvo dos relaciones.
En primera instancia, se casó con Graciela Fernández, con quien procreó seis hijos.
Debido a su popularidad, a los 23 años de casados, se separaron.
El siguiente fue en el 2004 con Florinda Meza, quien interpretó a Doña Florinda en el Chavo del Ocho, después de una larga relación amorosa.
El 12 de noviembre de 2009, Chespirito fue internado de emergencia en un hospital de la Ciudad de México.
Según declaraciones de su hijo Roberto Gómez Fernández; Chespirito tuvo una complicación de la próstata, por lo cual le hicieron una intervención quirúrgica sencilla.
Aunque no se han publicado las cifras oficiales, existe varias posibilidades acerca de su patrimonio.
Según Forbes, desde el cierre de la serie El Chavo, Chespirito recibió ingresos de 1.700 millones de dólares por parte de Televisa
Según El Universal de México, se calcula una fortuna de $15 millones.

Su esposa, la también actriz Florinda Meza, que estuvo devastada durante los actos fúnebres, permaneció a su lado en todo momento.
De los primeros en su familia, en hablar de su fallecimiento fueron susu hijas: Graciela, quien puso la foto de un lazo negro en su cuenta de Instagram y Paulina quien escribió: “Decir adiós sería tonto, un hasta pronto sólo será”.
Sin embargo, la única persona que pudo contra el poder de “Chespirito” y Televisa, la Chilindrina, no tardó en expresar su sentir ante su muerte, y lo hizo de esta manera: “Gracias por haber hecho feliz a tanta gente y por los maravillosos momentos que compartimos en el grupo. descansa en paz Roberto”.
Chespirito tenía un imperio… en el año 1971 luego de haber sido escritor del programa de televisión de “Viruta y Capulina”, en México, de pronto se cansó e inventó un programa de televisión dedicado a toda la familia.
Leí en su biografía que él soñaba con unir a las familias, y lo logró con su “Chavo del 8”, una serie completamente blanca y los personajes que vivían en su vecindad logró cautivar los corazones de todos los mexicanos, después del Latinoamérica, donde aún trasmiten todos sus programas.

Después del “Chavo del 8”llegaron: “El Chapulín colorado”, “El Chompirás”, ”El doctor Chapatín”, etc.
Roberto Gómez Bolaños también dirigió y actuó en varias películas que fueron igual de populares, que sus programas de televisión, 2 obras de teatro y hasta una telenovela.
Poco después y ahora bajo el mando de sus hijos, tienen muñequitos de trapo, caricaturas y hasta el video juego del Chavo… amazando una gran fortuna.
Sin embargo, a pesar de esa larga trayectoria y de tantos personajes, la serie del Chavo fue siempre la más popular, el corazón de todas sus otras creaciones, lo que además de satisfacciones también le trajo muchos problemas.
Chespirto creó todos y cada uno de esos personajes que nos hicieron reír en la vecindad del Chavo, pero dos de ellos, la Chilindrina y Quico, diría yo, los más populares después del mismo Chavo, quisieron volar solos.
María Antonieta de las Nieves, “la Chilindrina” y Carlos Villagrán, “Quico”, reclamaron sus personajes como propios, alegando que ellos había aportado mucho en ellos y que eran los verdaderos creadores, por lo que debían poseer su derechos.
A pesar de que realmente todos los personajes que aparecieron en esa inolvidable serie tenían el sello propio de cada uno de los actores y actrices como Edgar Vivar “Ñoño”, Rubén Aguirre “el profesor Girafales” por ejemplo, estos nunca vivieron de sus personajes fuera de la pantalla chica y le fueron fiel a su amigo y ex jefe.
Pero con la Chilindrina y Quico la cosa fue diferente, se desató una guerra sin cuartel – por separado porque entre ellos había también diferencias – un drama digno de una telenovela mexicana.

Se habló de todo, hasta de triángulos amorosos.
Dicen que Florinda Meza – actual esposa de Gómez Bolaño – tenía un romance con Carlos Villagrán y lo dejó por Chespirito, por lo que el personaje de Quico fue eliminado del elenco en el 1978 y Villagrán vetado por Televisa.
Sin embargo, Villagrán, lo que dijo fue que Gómez Bolaños tenía celos del carisma de su personaje, el cual opacaba al propio protagonista, el Chavo.
Pero la guerra se fue más allá de Televisa, ya que Villagrán siguió interpretando a ‘Quico’ y por eso Gómez Bolaños decidió demandarlo y de esa forma evitar que lucrara con su creación.
Villagrán se defendió diciendo que si bien el niño consentido era invención de ‘Chespirito’, él le había aportado características particulares, como su habilidad para inflar sus cachetes, y el llanto que todos conocemos.
Villagrán perdió la demanda, pero le dio la vuelta al asunto y se las ingenió para continuar con el personaje haciéndolo llamar ‘Kiko’, y hasta tuvo una serie de poco éxito en Venezuela llamada ‘Ah, qué Kiko’, donde inclusive trabajó Ramón Valdez, quien en “El Chavo del 8” interpretaba a Don Ramón.
La otra guerra – o la derrota de Chespirito – fue con María Antonieta de las Nieves, la actriz que por más de 40 años ha interpretado a la ‘Chilindrina’, la niña de las colas, las pecas, los disparates y el llanto irritante, quien reclamó que sin ella el personaje no hubiera sido el mismo.
En 1995, después de años de pelea frente a los tribunales, la justicia le dio la razón a De las Nieves y la autorizó para explotar el personaje y registrarlo a su nombre… aunque esto le cerró las puertas de la televisora más grande México – y de Univision – la diminuta mujer se convirtió en la protagonista de una historia al estilo David vs Goliat.
La venganza de “Chespirito” fue excluirla de todo lo que tuviera que ver con sus producciones, de tal forma que no aparece ni en la serie animada el ‘Chavo del 8’, la cual lleva varias temporadas en la televisión mexicana.
A pesar de todo esto, María Antonieta de las Nieves, contrario a Carlos Villagrán, quien cada vez que puede habla mal de Gómez Bolaño (y lo llama “Gómez Boladeaños”), siempre ha querido acercarse a su viejo amigo, pero este jamás le dio entrada de nuevo a su vida, aunque los rumores son que Florinda Meza, quien siempre ha llevado los pantalones en esa relación, le bloqueó todo acercamiento… ¡nunca sabremos la verdad!.
O a lo mejor es como dice el Chavo… “Al cabo que ni quería”.

No cabe duda que una de las personas que más ha resentido la partida de ‘Chespirito’ es quien fue su compañera por más de 30 años,Florinda Meza mostrándose inconsolable aunque se tomó un momento para enviar su agradecimiento por todas las muestra de cariño que han tenido ante la muerte de su esposo.
Sin embargo, durante la ceremonia realizada en el Estadio Azteca, la ahora viuda de Roberto Gómez Bolaños protagonizó un bochornoso momentoante los medios de comunicación y más de cien mil personas que asistieron a darle el último adiós, haciendo ‘gala’ de su ya conocido temperamento explosivo.
Todo sucedió cuandoFlorinda Meza se disponía a liberar una paloma blanca como un símbolo de paz para su amado ‘Chespirito’, para lo que pedía a la prensa y a los presentes que hicieran espacio, pero uno de los camarógrafos oficiales del evento se atravesó en su camino provocando la furia de la actriz, quien se dirigió hacia él intentando arrancar el cable de su cámara para después hacerle algunos reclamos.
Por fortuna, lograron tranquilizarla y el pleito no pasó a mayores, pues entendieron que posiblemente se debía a que Florinda Meza no está en un buen momento, aunque no es la primera vez que se enfrenta así a la prensa.
El mote de ‘Chespirito’ es una forma castellanizada del vocablo inglés: Shakespeare, que le impuso el director de cine Agustín Delgado, ya que lo consideraba un pequeño.

4 comentarios en “Se fue el Chapulín

  • el 5 diciembre 2014 a las 09:13
    Permalink

    Un gran recuerdo para Chespirito que siempre irradio amor, inocencia y mucho humor con sus personajes. Cuando se retiro dejo un vacio en la television para grandes y chicos que nadie pudo llenar.
    Un grande.

  • el 5 diciembre 2014 a las 09:17
    Permalink

    Callate, callate, callate que me desesperas…como no recordar al chavo del 8….la bruja del 71…la chilindrina….don ramon….el profe Jirafales….que epoca hasta ubieron dibujitos del chavo….espectacular….

  • el 6 diciembre 2014 a las 19:21
    Permalink

    jajajajaja que barbaro lo de chespirito y la vecindad cono nos hacia reir. Con lo de la CH no se olviden del chipote chillón la terrible arma del chapulin colorado.}
    Saludos a todos.

  • el 7 febrero 2015 a las 00:07
    Permalink

    és que me recuerdo de episodio que cream que el chavo fue atropellado, y dón Ramón queria recoger lo cuerpito del chavo que estaba en la calle para que sea sepultado como merece. En el final chavito no fue atropellado, Gracias a Dios. Yo quieria que tambéin desta ves no sea verdad, pero és. Ai que raro, chanfle! yo no voy olvidar Del chavo nem el chapulin, uedarte com Dios Hermano. Que nadie te cause daño e estea a cerca de Dios. Gracias por existir. Gracias tambéin a sú mama por dejar que estuviste entre nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *