Así han cambiado las hijas de Obama

Por Niquita Nipone

Cuando entraron en la Casa Blanca por primera vez, allá por 2008, Malia y Sasha Obama, las hijas del presidente Barack Obama, tenían 10 y 7 años respectivamente. Desde los años 60 con John John, hijo del presidente Kennedy, no había habido nadie tan joven habitando la mansión residencial de los jefes del Gobierno de Estados Unidos.

bush-252-1_435x326Después de seis años, las hijas de Barack y Michelle Obama ya son adolescentes. Sasha cumplió 13 años el pasado mes de junio, y Malia 16 el día 4 de julio.
Todavía les quedan un par de años en la Casa Blanca, y su evolución está siendo evidente, como la de cualquier chaval de su edad.
Estos días, durante el tradicional indulto al pavo que el presidente realiza cada año, las críticas han arreciado contra las dos jóvenes.
Elizabeth Lauten, directora de comunicación del legislador republicano de Tennessee Stephen Fincher, comentó en su cuenta de Facebook que las hijas del presidente Obama no iban correctamente vestidas ni mantuvieron una buena actitud durante el acto.
“Vestid como si merecieseis respeto”, no como “en un bar”, les espetaba Lauten en su cuenta, que también les pedía “no poner caras durante actos públicos televisados”.
Lauten se disculpó posteriormente y finalmente el lunes ha dimitido.
Así es como han cambiado las jóvenes hijas de los Obama en estos años.

Los comentarios de una asesora de un legislador republicano sobre las hijas del presidente estadounidense, Barack Obama, a quienes acusó de falta de clase y de no vestir apropiadamente durante un acto en la Casa Blanca, han generado polémica este fin de semana en las redes sociales en EEUU.
Elizabeth Lauten, directora de comunicaciones del legislador republicano Stephen Fincher (Tennessee), criticó en su perfil de Facebook la actitud y la vestimenta de las hijas de Obama, Malia y Sasha, durante el tradicional acto de indulto a un pavo celebrado en la Casa Blanca en la víspera de Acción de Gracias.
“Queridas Malia y Sasha, sé que ambas estáis en esos terribles años de la adolescencia, pero sois parte de la familia presidencial, intentad mostrar un poquito de clase”, escribió Lauten.

“Vestid como si merecieseis respeto”, no como “en un bar”, continuó Lauten, quien también pidió a las hijas del presidente “no hacer caras durante actos públicos televisados”.
En la ceremonia de indulto del pavo, a la que acudieron junto a su padre, Malia, de 16 años, llevaba una minifalda de cuadros con un jersey gris, mientras que Sasha, de 13, lucía un vestido corto de color marrón con una chaqueta larga encima.

DESPUÉS, PIDIÓ PERDÓN
A última hora del sábado cientos de internautas habían pedido en Twitter que Lauten sea despedida de su trabajo, pese a que ella borró los comentarios de su Facebook y escribió una nota de disculpa.
Lauten pidió perdón y señaló que, “después de muchas horas de oración” y de hablar con sus padres, se dio cuenta de lo “dañinas” que fueron sus palabras sobre las hijas del presidente.
Las críticas de Lauten han sido las más cuestionadas, pero no las únicas, ya que tras la ceremonia de indulto al pavo, celebrada el miércoles, varios medios comentaron los gestos y expresiones de Malia y Sasha, y afirmaron que parecían “aburridas” e incluso molestas por tener que estar allí.
Muchos críticos con las palabras de Lauten han tirado de hemeroteca para demostrar que las expresiones de las hijas de Obama no son nada comparadas con las de la hija del expresidente estadounidense George W. Bush.

Una hija de Bush entrevista a Michelle Obama en la televisión
Washington, 28 feb (EFE).- Una Obama y una Bush compartiendo pantalla y, quizás, hasta pista de baile. Esta insólita imagen podrá verse hoy viernes en el programa matutino “Today” de la cadena NBC, en el que Jenna, una de las hijas del expresidente de Estados Unidos, George W.Bush, entrevista a la primera dama, Michelle Obama.
Jenna, que colabora con este programa desde que su familia abandonó la Casa Blanca en 2009, conversa con Michelle sobre nutrición e imagen y también sobre cómo es la vida de las hijas del matrimonio presidencial en Estados Unidos, algo de lo que la joven Bush sabe mucho.
“Tú estás educando a dos adolescentes en medio de todos los focos. Y hablo desde la experiencia”, dijo Jenna en un fragmento de la entrevista anticipado esta madrugada por la NBC.
“Sí, tú sabes algo sobre esto”, le replicó con humor Michelle, quien durante su aparición en el popular programa, según reveló la cadena, enseñará su famoso “baile de la madre” a Jenna, quien dio a luz el año pasado a su primera hija, también primera nieta del matrimonio Bush.
“El baile de la madre” fue el protagonista de uno de los momentos más recordados y comentados de Michelle como primera dama. Lo ejecutó con mucho ritmo, gracia y soltura en el programa nocturno de Jimmy Fallon, también en la NBC, el año pasado.
La canción, muy divertida, hace un repaso con movimientos y gestos bien marcados de los momentos típicos de la rutina de una madre: “ir a la compra, comprar comida” o “dónde está tu padre, dile que venga”.

Esta no es la primera vez que la gemela Bush entrevista a un inquilino demócrata de la Casa Blanca. En 2010 conversó con el expresidente Bill Clinton en el mismo programa, y en 2012 charló sobre la decoración navideña de la mansión presidencial con la propia Michelle.
En esa ocasión ambas coincidieron en la elección de estampado para su modelo: grandes motivos florales aunque en distintas tonalidades, más cálidas las de la primera dama.
Por el momento no hay imágenes para saber si Michelle y Jenna chocarán caderas y protagonizarán otro nuevo vídeo viral de la primera dama, pero la cadena ha asegurado que la madre de Sasha y Malia enseñará los pasos del gracioso baile a la hija de Bush.
Lo que sí ha podido verse ya es una foto de las dos juntas y sonrientes tras la entrevista, una imagen que está en la portada de la página web del programa y en la que Michelle luce unos pantalones marrón oscuro con mucha campana y un moderno jersey fino de cuadros de colores.

Jenna, que lleva un formal vestido azul oscuro de manga larga, dio el salto a la televisión cuando su familia dejó la Casa Blanca en 2009, una tarea que compagina con la docencia y con su faceta de escritora de libros.
En la entrevista, que se emitirá completa hoy viernes por la mañana, Michelle explica que ni ella ni su marido hablan de “peso” con sus hijas, sino que enfocan las charlas sobre nutrición y deporte en la importancia de mantener un estilo de vida saludable.
“No hablamos de peso. No hablamos de apariencia física. Hablamos de salud. De lo que está dentro. Dedicamos mucho más tiempo a hablar con ellas de que deben ser amables y tratar a los demás bien. Y ser entusiastas y respetuosas”, dice.
Jenna y Michelle también abordan el cuarto aniversario de la campaña más conocida de la primera dama, “Let’sMove”, que promueve desde su llegada a la Casa Blanca un estilo de vida saludable para reducir la obesidad infantil.

“Esta campaña no es sobre cómo lucen los niños. Es sobre cómo se sienten. Queremos que los niños se sientan en su interior de la mejor manera posible para que puedan llegar a ser lo que se propongan”, explica la primera dama.
Jenna, de 32 años, es un personaje muy conocido y recordado en Estados Unidos, donde la prensa la apodó “Chispa” en sus años en la Casa Blanca, por ser la más traviesa de las hermanas.

La gemela de los Bush, de la que se ha especulado en ocasiones que su tendencia política se incline más hacia los demócratas que hacia el partido de su familia, también recibió otro apodo divertido cuando vivía en la mansión presidencial:”Jenna-and-tonic”, que en inglés suena muy parecido a “Gin and tonic”, porque la joven falsificó una vez su edad para poder beber en un bar.

Un comentario en «Así han cambiado las hijas de Obama»

  • el 5 diciembre 2014 a las 09:04
    Enlace permanente

    que divertida es gin-and-tonic en diferencia a las nenas de obama que se nota quel viejo las obliga a mostrarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.