Sexting, o amor por celular

Por Niquita Nippone

Cuando leo sobre privacidad y montones de cosas a que nos someten como advertencia los programas de internet donde debo aceptar privacidad, me pone los pelos de punto, porque si de estadounidenses se trata ellos tienen normas y saben a que a ellas se someten muy rígidas ( inclusive penales), pero nosotros los latinoamericanos, en especial los rioplatenses, oprimen el botón de aceptar y siguen para adelante que tal vez, ya no es no, sino que puede ser tal vez.

Somos transgresores de alma.

Aclaremos los términos.

PRIVACIDAD
Lo primero, antes de establecer el significado del término que nos ocupa, es determinar el origen etimológico del mismo. En este sentido, hay que exponer que el citado se encuentra en el latín y en concreto en el verbo privare, que significa “privar”, que a su vez dio lugar a la aparición de la palabra privatus que se puede definir como “aquello que no es público”.
Privacidad es aquello que una persona lleva a cabo en un ámbito reservado (vedado a la gente en general). Un sujeto, por lo tanto, tiene derecho a mantener su privacidad fuera del alcance de otras personas, asegurándose la confidencialidad de sus cosas privadas.
Es posible asociar la idea de privacidad al concepto de intimidad, aunque pueden emplearse con distintas variantes. Por ejemplo: “Como actor, tengo la obligación de difundir mi trabajo, pero también debo exigir que respeten mi privacidad”, “Un hacker violó mi privacidad y estuvo revisando mis correos electrónicos”, “Ese tipo de accciones deberían permanecer en la privacidad de cada individuo”.

El derecho a la privacidad forma parte de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esto quiere decir que es un derecho inherente a cada ser humano, que tiene independencia frente a otros factores, no puede transferirse ni se puede renunciar a él.
Como el resto de los derechos humanos, el derecho a la privacidad busca garantizar la dignidad del individuo.
En este sentido habría que destacar la existencia de APEP, la Asociación Profesional Española de Privacidad, que tiene como claro objetivo fomentar el conocimiento de esos citados derechos, elaborar códigos éticos en la mencionada competencia y también defender los derechos que tienen todos los miembros que pertenecen a la entidad.
En el ámbito cinematográfico hay que resaltar una película que aborda la materia que nos ocupa en este momento. En el año 2011 fue cuando se estrenó dicho film que lleva por título “Invasión a la privacidad” y que está protagonizada por la oscarizada Hillary Swank.
El argumento de la misma gira entorno a la figura de una doctora que, tras separarse y mudarse a una nueva vivienda, es acosada por un perturbado.

Más allá de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la privacidad está protegida de distintas formas en las legislaciones nacionales. Lo habitual es que la ley resguarde la dirección de cada individuo, sus comunicaciones, sus documentos privados y su imagen.
El secreto de correspondencia, justamente, es un principio de la legislación que está recogido en varias constituciones. Esto implica que las cartas no pueden ser abiertas por otra persona que no sea el destinatario final. Con el avance de Internet y de la tecnología, donde la correspondencia suele ser virtual (digital), muchos países han decidido modificar sus legislaciones para proteger la privacidad en las nuevas formas de comunicación.
En el caso citado de la Red se está trabajando muchísimo por mantener esas cotas de privacidad necesarias de todos y cada uno de los internautas. No obstante, donde esto se hace más palpable y notorio es en el caso de las redes sociales, como Facebook o Tuenti, pues se han producido casos donde adolescentes son acosados por adultos que acceden a todo tipo de datos sobre los mismos.

El famoso sexting o la pasión que arriesga la privacidad.
Un estudio reveló que ocho de cada diez parejas se envía fotos eróticas.
Aunque está práctica enciende la llama de la pasión acarrea una serie de riesgos que debe tener en cuenta.
El sexting aviva las relaciones en pareja pero implica muchos riesgos.
En el último tiempo se viene acuñando una frase tan cierta como cruel: el amor no es eterno, pero las fotos por internet, sí.
Es que la práctica de enviarse fotos sugestivas entre parejas, conocida como sexting es muy común en la era del amor digital, pero no deja de tener un rosario de riesgos que pueden cambiar la vida de cualquier persona.
Sin embargo, en la reciente convención anual de la Asociación estadounidense de psicología en Toronto, un grupo de expertos presentó un estudio que concluyó que las parejas que se envían imágenes por teléfono sexualmente sugestivas o explícitas tienen mejor sexo.
La práctica es a menudo presentada como riesgosa, pero los investigadores estadounidenses hallaron que es muy extendida y que de hecho podría ayudar a las parejas a mejorar la comunicación e incrementar la intimidad.
«Estos hallazgos muestran una fuerte relación entre el sexting y la satisfacción sexual y con la relación de pareja», indicó Emily Stasko de la universidad Drexel de Filadelfia.
Stasko presentó los resultados de un estudio realizado en internet a 870 estadounidenses de 18 a 82 años.

Más de ocho de cada 10 consultados indicaron que habían enviado imágenes íntimas por teléfono.
Tres cuartas partes de ellos enviaron imágenes a un novio o novia, esposo o esposa, y asociaban el sexting con una mejor satisfacción con la relación.
Estudios pasados, y titulares en la prensa en los últimos meses, se han focalizado casi exclusivamente en los peligros del sexting: los ejemplos más sonados fueron los hackeos telefónicos a famosas que llevaron a la difusión en internet de imágenes de la actriz Jennifer Lawrence, la ícono del pop Rihanna y la modelo Kate Upton, entre otras.
Según Stasko, esta publicidad negativa no toma en cuenta el lado positivo de esta práctica que, si es usada por una pareja que se ama, puede incrementar «los efectos potencialmente positivos de la comunicación sexual abierta con una pareja».
El lado oscuro
Pero la moda del sexting tiene una serie de complejidades que deben ser consideradas.
Existe una infinidad de casos en los que después de una ruptura traumática esas fotos y videos eróticos se convierten casi que en material de guerra.
El Centro Cibernético de Seguridad de la Policia explica que esta moda muchas veces termina en los estrados judiciales.

El tema de fondo es que las imágenes o videos resultan ser un archivo casi imposible de borrar y lo peor es que la difusión puede cambiar la vida de las víctimas.
Cuando el sexting se convierte en ‘sextorción’ los usuarios pueden perder buena parte de su vida íntima y la experiencia puede marcar para siempre.
Otro riesgo del sexting se concentra en los usuarios más jóvenes que muchas veces no tienen la noción de las consecuencias que acarrea compartir archivos sugestivos con contactos sin discriminación alguna.
¿Qué se puede hacer?
Queda demostrado que el sexting tiene beneficios siempre y cuando haya una extrema confianza entre la pareja.

Sin embargo, existen algunas recomendaciones de seguridad para minimizar los riesgos de enviar archivos eróticos por la red:
1. Nunca envíe imágenes en las que la persona sea reconocible.
2. Ponga claves para acceder a las fotos que se quieren proteger en un celular.
3. No le envíe imágenes sugestivas a desconocidos.
4. Evite ser cómplice de casos de sexting. Si comparte, distribuye o se mofa con este material se convierte en cómplice de una práctica delictiva.
5. Borre las fotos del teléfono y de todos los dispositivos que utilice para estos fines.
Es lo ideal.
6. No suba las imágenes o videos a las redes sociales, así sus perfiles sean privados.
En la materia que fácil es pisar tierra resbalosa, ¿no le parece? y no piense ni diga que no lo haría ni hará jamás, todo depende de las circunstancias.
La sexting ya tiene su canción;

SEXTING oficial video lyrics Dennys The Black ft Fanton y Daiton

2 comentarios en “Sexting, o amor por celular

  • el 28 agosto 2015 a las 10:03
    Permalink

    esta rebuena la cancion del video, pero lo de enviar las fotos no hay que tonarselo tan en serio xq es un juego y nada mas no existe secretos de estado

  • el 28 agosto 2015 a las 11:11
    Permalink

    De todo hay que probar si uno no prueba como sabe? Si profundizar esta cosa sexting los que tenemos unos añitos recordamos lo del telefono hot que era pago, ahora con el asunto de la internet ya creo que ni se usa pero antes la gente llamaba y mantenia conversaciones eroticas por telefono..

Deja tu comentario