Transhumanismo, ¿es posible?

Proveer a las máquinas consciencia es uno de los objetivos de cierto sector de la ciencia.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con que esto ocurra, incluso hay quienes piensan que esto es imposible. ¿Las máquinas, podrán tener consciencia?

El concepto es la ciberconciencia, y pareciera que una vez que comience a rodar este mecanismo, las máquinas operarían mecanismos neurálgicos para la humanidad, con pocas posibilidades de dar marcha atrás. Por lo cual el proyecto LifeNaut busca probar que la inteligencia artificial puede replicar la consciencia de una persona.

Se trata de contar con una mente encendida, viva para siempre.

Este concepto les podría parecer descabellado, pero les pido que lo consideren porque está en desarrollo. Descansa en la teoría del transhumanismo, que asegura que la raza humana puede evolucionar y superar sus limitaciones físicas y mentales con ayuda de la ciencia y la tecnología.

Y dentro de esta teoría, uno de los conceptos más controvertidos es la noción de que la esencia de una persona, el contenido de su mente, puede transferirse a una computadora.

Relacionado con este concepto, está el que protagoniza BINA48, un segundo yo, o un clon mental.

Lo raro del proyecto es que algunos lo piensan como una continuidad de nuestra personalidad, nuestro trabajo y relaciones después de la muerte. Otros lo piensan como una herramienta para mejorar nuestra eficiencia aun en vida.

Se trata de contar con una mente encendida, viva para siempre.

Proyectos como estos son desarrollados por firmas como MyLifeBits y LifeNaut de la organización Terasem Movement Foundation, que se empeña en comprobar que es posible digitalizar la forma de ser y los pensamientos de una persona, almacenarlos y llevarlos a robots.

El proyecto LifeNaut busca probar que con una amplia base de datos, saturada de los aspectos más importantes de la personalidad de un individuo, la inteligencia artificial, software más inteligente, puede replicar la consciencia de una persona.

La fundación Terasem nació en 2004, su sede está en Vermont y entre sus proyectos está el thriller de ciencia ficción La era de la carne y hueso.

Su misión: promover el uso ético de la nanotecnología para la extensión de la vida humana. Apoya y promueve proyectos, investigaciones en áreas como biotecnología, y criogenia, la física de las temperaturas frías, y la ciberconciencia.

Un comentario en «Transhumanismo, ¿es posible?»

  • el 6 noviembre 2015 a las 11:10
    Enlace permanente

    Tanta blableta para decirme que cuando estoy anojada con alguien-no me van a dejar mandar las puteadas como siempre por mail, las compus con conciencia no sirven pa nada…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.