Un converso al islam

Por Niquitas Nipone
Asesinó a un urugayo de la fe judía. Aunque su nombre real es Carlos Omar Peralta López, tras convertirse al islam se hacía llamar Abdullah Omar y profesaba un odio visceral a Israel. Sus actividades en las redes sociales

El 8 de marzo se produjo un atentando en la ciudad de Paysandú. Alrededor de las tres de la tarde, David Fremd, conocido empresario y prominente integrante de la comunidad judía del ámbito local, se aproximaba a su comercio (ubicado sobre Avenida España y Guayabos) cuando un hombre de 35 años lo interceptó por la espalda, acuchillándolo un par de veces. La víctima tenía 55 años, era padre de tres hijos, y, trágicamente, falleció posteriormente en un sanatorio. Las heridas eran demasiado graves y Fremd no pudo ser salvado.

La víctima estaba acompañada por uno de sus hijos. Este intentó defender a su padre, pero el atacante le propició varios cortes en un brazo. Según lo reportado, el homicida se dio entonces a la fuga. Corrió un par de cuadras hasta ser reducido por dos transeúntes que, al presenciar el suceso, lo persiguieron y sujetaron hasta la llegada de personal policial.
Al cabo de unas horas se pudo confirmar que el crimen fue premeditado y que estuvo motivado por causas religiosas. Según una versión que circula por las redes sociales, el agresor habría cometido su acto al grito de «Allahu akbar» (Dios es grande). Otra versión apunta a que el hombre habría dicho, en cambio, «soy de ISIS y hay que matar a los judíos de mierda». Independientemente de estos rumores, lo cierto es que ha podido confirmarse que el agresor mató a Fremd por su condición de judío.
El asesino confesó: «Maté a un judío por orden de Allah» .
En Paysandú habitan 111 mil personas, de las cuales tan solo una veintena de familias son judías. Si bien Fremd no era ortodoxo (en el sentido que al no llevar kipá no podía ser etiquetado a simple vista como judío), en la cotidianidad de la ciudad era fácilmente identificable como judío por su rol activo en los asuntos de la colectividad.
El homicida fue identificado como Carlos Omar Peralta López, un docente con antecedentes penales por hechos violentos. En 2011 fue despedido de una escuela en la cual se desempeñaba como maestro y director. En 2013 volvió a ser echado de otra escuela. En su momento llamó la atención de El Telégrafo de Paysandú, al anunciar, en una plaza, que haría una huelga de hambre por «acoso laboral». Aparentemente, Peralta López tendría un carácter violento y una personalidad errática. Por su expediente, de ser maestro titular pasó a hacer suplencias, y así y todo, estaría «muy abajo en la lista» de candidatos.
Según la información recogida por diversos medios, fuentes cercanas a Peralta López confirmaron que este siente un odio visceral hacia los judíos. Un testimonio indica que el hombre frecuentaba cybers para jugar videojuegos, y que disfrutaba matar judíos (o israelíes) en el mundo virtual. Su rencor era de público conocimiento entre los asiduos del entorno.
De acuerdo con una versión en boga, Peralta López se habría convertido al islam hace alrededor de diez años. Otra indica que su conversión habría sido más reciente. Lo concreto es que la Policía encontró elementos religiosos en su domicilio. Cuando lo llevaron al juzgado, el 9 de marzo, entró pronunciando la declaración de fe, anunciando que no hay más Dios que Allah, el único y sin socio. En particular, cabe destacar que lleva como kunya (o pseudónimo) Abdullah Omar.

La actividad de Peralta López en las redes sociales revela una faceta islamista perturbadora. En su perfil de Facebook, además de publicar en árabe, el homicida publicó una foto de un hombre enmascarado, precisamente un yihadista armado. Se trata de Abu Abdallah, un albano-kosovar muerto en enero del año pasado en Siria mientras combatía en las filas del Estado Islámico (ISIS). Más allá de si Peralta López conocía la identidad del yihadista o no, el hecho de que haya escogido decorar su perfil con tal imagen -la de un musulmán en gesto devoto con un rifle kalashnikov- es incontestable.
La imagen del yihadista Abu Abdallah que Peralta López compartió en su Facebook. La foto fue difundida por Elijah J. Magnier, corresponsal de Al Rai, un matutino de Kuwait
A decir verdad, Peralta López no registra mucha actividad en su perfil, pero se hace evidente de que la mayoría de sus amistades proceden de un contexto musulmán. Luego de revisar el perfil de algunos de sus amigos, sería coherente considerar la posibilidad de que el Abdullah Omar uruguayo haya estado bajo la influencia de islamistas, especialmente egipcios. Asimismo, llamó mi atención el perfil de un tal Saed Al-Hassani, de Gaza, cuya página revela claramente su afiliación el movimiento islámico Hamas. Además, el perfil de Peralta López revela que en determinada ocasión quiso solidarizarse con su amigo compartiendo la bandera palestina.

EXISTE LA POSIBILIDAD DE QUE ABDULLAH OMAR HAYA ESTADO BAJO LA INFLUENCIA DE ISLAMISTAS EGIPCIOS
Debe decirse también que el homicida subió a Facebook una imagen con el principio de la aleya (versículo) 169 de la sura (capítulo) 3 del Corán. Es una línea un tanto controversial, porque es utilizada, o mejor dicho interpretada, por los radicales islámicos para dar legitimidad a sus propósitos. El extracto del versículo citado por Peralta López reza: «Pero no penséis que quienes han caído por la causa de Dios están muertos. ¡Qué va! ¡Están vivos!» (traducción a cargo de la Junta Islámica de España). El resto de la aleya indica que los mártires «tienen su provisión junto a su Sustentador». El mensaje es que aquellos que se sacrifican por Dios serán recompensados, y en efecto, el párrafo suele ser invocado por quienes se preparan para una batalla. La premisa es que los fieles pueden estar seguros de que el paraíso los espera.
Esta información podría ser un indicio de que Peralta López estuvo influenciado por islamistas o extremistas extranjeros, los cuales posiblemente haya conocido online. Quedará por determinarse si su odio se gestó o desarrolló a partir del contacto con estos individuos. Por otro lado, en paralelo se registra algo que podría parecer contradictorio. En una ocasión, como foto de portada, escogió un afiche de la película estadounidense La caída del halcón negro (Black Hawk Down, 2001), incluyendo una foto de uno de sus protagonistas (Josh Hartnett). También compartió con anterioridad una imagen con la bandera de Estados Unidos y la icónica águila calva, un emblema patrio de dicho país.
Luego, a saber por los textos que subió a la plataforma Scribd, el asesino tiene cierto dominio del inglés y cierto interés por aprender el ruso. Entre los documentos, aparece un texto (en inglés) titulado «33 lecciones para cada musulmán», escrito por un jeque llamado Abdul Aziz Saleh Al-Shomar. El texto, que puede verse online, es escueto, simplista y tiene una tonalidad que podría ser descrita como extremista. Entre algunos ejemplos, inculca que los judíos se han ganado el odio de Dios, y enfatiza el castigo eterno para los que se alejan de la senda coránica mediante el politeísmo o la apostasía. En un punto también muestra aversión hacia las innovaciones en materia de interpretación. El texto instruye que aquel que mata por alguna causa u otra que por Allah estará maldecido. Las suplicas en árabe a Dios que Peralta López pronunció durante su atentado contra Fremd se enmarcan en esta reseña.
Con este acontecimiento fatídico, la conclusión ineludible es que el asesino importó la Intifada de los cuchillos de Tierra Santa al litoral uruguayo. El homicidio coincide con el funesto llamado que vienen haciendo yihadistas e islamistas a sus audiencias, alentado a los musulmanes a asesinar judíos. Lo sucedido en Uruguay nos vuelve a recordar que Medio Oriente no queda tan lejos como parece. Más aún, nos alerta sobre las contingencias macabras que pueden ocurrir en esta Era de la Información, cuando el acceso a los templos del odio está a un click de distancia.

En un comentario en el perfil de Facebook de Peralta Lopéz, un conocido le señala que se parece a un terrorista de Al Qaeda, y que ponga otra cosa que no sea un texto en árabe. Al fin y al cabo, un comentario que empezó como un chiste, terminó proféticamente convirtiéndose en realidad.
Tras el asesinato de Fremd, Argentina refuerza seguridad en organizaciones
En Argentina, el Ministerio de Seguridad anunció que se aumentan las medidas de protección de las organizaciones e instituciones judías para evitar que suceda algo como lo ocurrido en Paysandú con el comerciante que el martes fue asesinado.
El ataque a Fremd fue a las 15 horas, en pleno Centro de Paysandú.
El Ministerio argentino de Seguridad determinó aumentar la protección de las organizaciones e instituciones judías del país para evitar hechos como el asesinato el pasado lunes del comerciante judío en Uruguay, informó la cartera en un comunicado.

La Justicia procesó ayer con prisión preventiva a un hombre de 35 años que presuntamente asesinó de varias puñaladas a David Fremd.

Es así que el Ministerio de Seguridad de Argentina, país donde reside la mayor colectividad judía de Latinoamérica y una de las mayores del mundo, manifestó en un comunicado «su pesar y repudio por el asesinato» de Fremd, que era dirigente de la Comunidad Judía de Paysandú.

«Además, presentamos nuestra sincera preocupación ante la posibilidad de que dicho acontecimiento haya sido motivado por una ideología religiosa extremista», añade el texto.

Las autoridades investigan si el asesinato fue motivado por un odio antisemita y si el atacante está vinculado con grupos islamistas radicales.

Frente a este escenario, la cartera argentina determinó aumentar la seguridad sobre las organizaciones e instituciones judías, «a fin de evitar sucesos de iguales características».

A su vez, recomendó al conjunto de las provincias aplicar la misma medida.

No obstante, el ministerio aseguró poseer «la plena confianza de que las autoridades competentes desarrollarán una investigación exhaustiva que posibilitará el esclarecimiento del hecho» ocurrido en Uruguay.

A su vez, envió sus condolencias a la familia, amigos y allegados de la víctima, así como también a las comunidades judías, con quienes se solidariza «en este momento de profundo dolor».

La propia ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, expresó su repudio por el asesinato de Fremd en su cuenta de Twitter:
Comunidad judía y no necesariamente judía de Uruguay repudia asesinato “antisemita” de un comerciante
La organización judía B’nai B’rith expresó hoy a través de un comunicado su «repudio» ante el asesinato el lunes de un comerciante judío en la localidad uruguaya de Paysandú (oeste), un crimen que, en su opinión, manifiesta un «odio antisemita».

La organización judía B’nai B’rith expresó hoy en México a través de un comunicado su “repudio” ante el asesinato el lunes de un comerciante judío en la localidad uruguaya de Paysandú (oeste), un crimen que, en su opinión, manifiesta un “odio antisemita”.
El presunto agresor, un varón uruguayo de 35 años que se llama Carlos Omar Peralta López, hirió también, aunque sin gravedad, a uno de los hijos de la víctima, que trató de defender a su padre.
“Es inaceptable en el marco de la democracia de nuestro país y merece el rechazo más enérgico y contundente”, manifestó B’nai B’rith en su escrito.
De igual manera, el Comité Central Israelita del Uruguay condenó “enérgicamente” el suceso.
“Las características del homicidio hacen presumir que se trató de un ataque antisemita, lo cual sería inadmisible para nuestra sociedad y la convivencia nacional”, expresó el Comité Central Israelita a través de un comunicado.
El indagado fue trasladado a Salto para que se le realice una pericia psiquiátrica

El juez penal de Paysandú, Fabricio Cidade, ordenó que se le practique una pericia psiquiátrica según, informó a El Observador el vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat.
El problema es que el forense que trabaja con los jueces de Paysandú está de licencia, razón por la que el indagado fue trasladado a Salto para cumplir con la disposición del magistrado.
Según informaron a El Observador fuentes vinculadas con la investigación, el agresor “tiene un vínculo de índole religioso con el islam”. El juez del caso, Fabricio Cidade, se encuentra tomando declaración desde primera hora de la mañana. En su declaración el agresor confesó el hecho. También estaban citados a declarar los testigos del caso.
El testimonio que el asesino dio ante la Policía es similar a lo que dijo apenas lo atraparon. Quien lo detuvo fue José Ramón Soca López, un hombre de 35 años que pasaba por el lugar y vio la agresión. “No estaba sacado, él era consciente de lo que había hecho” declaró Soca al diario El Telégrafo de Paysandú. Según contó, el homicida le dijo: “Esto es por la religión y te digo que cuando yo declare salgo enseguida porque él sabe bien (se supone que por Fremd) por qué pasó esto”.
Según contó al medio sanducero, iba caminando por avenida España y escuchó los gritos de una mujer a la que pensó que estaban robando. “Salí corriendo hacia La Popular y vi que estaba el hombre (David Fremd) tirado en el suelo y el otro le estaba tirando cuchillazos. Ahí vi que él se resistía y el hijo le alcanzó a pegar una patada y lo volteó. Lo corrimos hasta el cantero central y ahí el loco tiró el cuchillo y salió corriendo hacia 18 de Julio. Lo salí corriendo de atrás, no me quedaba otra, y lo agarré por 18 de Julio pasando José Pedro Varela, casi a mitad de cuadra”, dijo el joven.

La organización B’nai B’rith expresó su repudio por el asesinato del comerciante David Fremd este martes en Paysandú.
“Un crimen que manifiesta el odio antisemita es inaceptable en el marco de la democracia de nuestro país y merece el rechazo más enérgico y contundente”, remarca el comunicado emitido por la comunidad, que considera que se trata de un “brutal homicidio”.
En diálogo con El Observador, el presidente de la Sociedad Israelita de Paysandú, Alejandro Wajner, dijo que si bien en el pasado hubo “actos vandálicos y amenazas” contra la comunidad judía en el departamento, no se esperaban una agresión de este tipo. Además señaló que el agresor no era conocido en la zona.
El consejero de Primaria, Héctor Florit, señaló a El Observador que el homicida era maestro pero que no era efectivo, por lo que hacía suplencias. En este año hizo una suplencia de un día.
Florit agregó que además tenía una “calificación muy baja” y que estaba “muy abajo en la lista” de maestros para realizar suplencias.
Por su parte, en su historial como docente también una “investigación administrativa” aunque el consejero de Primaria no reveló los motivos.
Tiene antecedentes penales en receptación y otros que no han trascendido por la prensa que sabemos y no publicamos para no entorpecer a la justicia ni a la ardua tarea administrativa que le espera a Primaria, porque estamos ante un funcionario no modelo ni en lo administrativo ni en lo docente, sin perjuicio de su fe islamita que no afecta en un estado laico.
Fremd, de 54 años, fue internado en el CTI del sanatorio Comepa tras ser operado. Falleció minutos después de las intervenciones que se le realizaron, según informaron a El País fuentes vinculadas al hospital.
En las redes sociales circuló el rumor de que el atacante de Fremd gritó “Allah akbar (Alá es grande)” antes de herirlo. Sin embargo, esta información no pudo ser confirmada por El País.
Luego del hecho delictivo, la organización B´Nai B´Rith envió un rechazo sobre el homicidio:
B´Nai B´Rith repudia y rechaza:
B’nai B’rith expresa su repudio ante el asesinato del Sr.David Fremd,destacado dirigente de la comunidad judía de Paysandu.

Un crimen que de acuerdo a testimonios de testigos manifiesta el odio antisemita,es inaceptable en el marco de la democracia de nuestro país.
Así como reiteramos nuestra condena al brutal homicidio,B’nai B’rith extiende su fraterna solidaridad a la familia Fremd en estos momentos de dolor.

Dra. Ana Wilenski
Presidenta.
Dr. Eduardo Kohn
Director.
El Comité Central Israelita del Uruguay condena enérgicamente el asesinato del señor David Fremd, Directivo de la Comunidad Judía de Paysandú y acompaña a su familia en el dolor.
Las características del homicidio hacen presumir que se trató de un ataque antisemita, lo cual sería inadmisible para nuestra sociedad y la convivencia nacional. No se cuenta con elementos que infieran una situación organizada tras el hecho.

Hay que reconocer la valentía del ciudadano Soca que detuvo al homicida armado y lo sostiene mientras espera la llegada de la Policía.
Carlos Omar Peralta López adoptó el nombre musulmán de Abdullah Omar. Tiene 35 años, es maestro y el martes asesinó a puñaladas al empresario judío David Fremd en pleno centro de la ciudad de Paysandú. Peralta habla cinco idiomas y no ocultó su simpatía con una versión extremista del Islam. Anoche fue procesado por el juez penal Fabricio Cidade.
El homicida fue detenido por José Ramón Soca López, testigo del ataque. «Sentí los gritos de una señora y primero prensé que se trataba de un arrebato porque en Paysandú la cosa está difícil», contó Soca a El País.
«Me costó cruzar la calle por el tránsito que había y al principio me pareció que lo estaba golpeando de atrás, pero de inmediato veo una mano ensangrentada y un cuchillo de unos 30 centímetros de hoja con el que había causado una herida profunda», declaró Soca.
«Luego de apuñalarlo varias veces tiró el cuchillo y salió corriendo. Por instinto salí atrás de él; cada tanto tiraba manotazos pero yo seguí hasta que a las tres cuadras logré manotearlo por el cuello y le hice una llave para dejarlo inmovilizado», explicó Soca, un joven deportista que iba camino al gimnasio.
La policía tardó en llegar unos 15 minutos. «Durante ese tiempo lo tenía reducido pero noté que siempre estuvo lúci-do y muy consciente de lo que había hecho. Me dijo que estaba siendo discriminado por la religión, que el comerciante sabía muy bien por qué lo había matado y que además pertenecía a (la red terrorista) Al Qaeda», informó Soca a El País, tras la arriesgada detención del homicida.
En el allanamiento de la casa del homicida, la Policía encontró una edición del Corán en español y «varios elementos que evidenciaron el fanatismo religioso de este individuo», dijeron a El País fuentes vinculadas al caso.
A Peralta era común verlo en un cyber café «donde siempre elegía juegos relacionados a asesinar personas y siempre elegía a judíos como sus víctimas. Era un loco bárbaro que gritaba en medio de la sala, lo que llamaba la atención de quienes concurrían al local», relataron las fuentes.
Peralta, maestro y profesor de taekwondo, se hacía llamar Abdullah Omar. La modalidad del ataque fue muy similar a lo que se conoce como «Intifada de los cuchillos», que consiste en ataques utilizando armas blancas, incluso destornilladores en algunos casos. Para esta ocasión empleó un cuchillo de carnicería, de mango blanco y 30 centímetros de hoja.
Fuentes vinculadas a la investigación confirmaron a El País que tenía antecedentes por un delito de receptación en el año 2008.
En octubre de 2011 recibió su título de maestro, luego de cursar la carrera en el Instituto de Formación Docente «Ercilia Guidali de Pisano». Quedó en el lugar 66 entre 109 docentes en el concurso para elegir cargo.
Antes de recibirse, ya trabajaba como docente de la escuela 102 de Colonia Ros de Oger. Según informa El Telégrafo de Paysandú, ese año, por denuncia de los padres de sus cinco alumnos, fue retirado de su cargo. En 2012 se trasladó a la escuela 34 de Puntas de Buricayupí, donde se desempeñó como maestro director hasta noviembre de 2013, cuando también fue retirado del cargo. El 28 de febrero de 2014 finalizó su contrato y decidió no presentarse a la elección de horas por consejo de su abogado, a quien más adelante denunció por fraude.
En 2014, decidió encadenarse en las puertas de la Inspección Departamental de Primaria para reclamar por su caso.
Hasta el momento, el Consejo de Primaria no se ha expedido sobre su situación; de hecho el homicida venía cumpliendo hasta el lunes suplencias docentes en diferentes escuelas.
En su perfil de Facebook, el hombre mantenía vínculo asiduo con amigos de procedencia árabe. Entre los libros que como Abdullah Omar subió a su cuenta de la plataforma Scribid, figuran varios de pedagogía, enseñanza de la Matemática, Relato del psicoanálisis de un niño de Melanie Klein, 33 lecciones para todo musulmán de Abdul Aziz Saleh Al-Shomar y Cómo mejorar tu autoestima de Nathaniel Branden.

En su casa tenía una réplica del Corán, mantos para rezar y otros elementos que evidencian su fanatismo. A la persona que lo detuvo le dijo que pertenecía a la red Al Qaeda y que se sentía discriminado por la religión que profesa. El sindicato de maestros del departamento de Paysandú no le permitió afiliarse porque no estar trabajando de forma efectiva.
El asesino de Fremd actuó premeditadamente y eligió a su víctima actuando en coordinación con personas en el exterior, según pruebas encontradas en su domicilio y de sus propias declaraciones, relataron a El País fuentes del caso.
Este hombre habla cinco idiomas. Al Juzgado entró hablando árabe. «No cabe dudas de que este hombre sabía lo que hacía y mantenía contactos con gente que lo asesoraba desde el exterior para cumplir con su plan», dijo una fuente.
«Pensábamos que estos hechos de violencia nunca iban a llegar a Uruguay y ahora estamos en los ojos del mundo», acotó un allegado a la investigación.

El juez Cidade indicó que el homicida reconoció haber cometido el crimen «por motivos de religión».

Deja tu comentario