Viaje hacia el peligroso Bennu

A menos de 60 días de la partida de Osiris-REx, científicos de la NASA siguen de cerca el camino del bólido de 490 metros de diámetro, pues en un futuro próximo estará en su camino un punto hasta hoy incierto, entre la Luna y nuestro Planeta.

En setiembre será el lanzamiento por parte de la agencia espacial estadounidense de la nave Osiris-REx, con destino de reunir muestras del suelo del asteroide Bennu. Se espera que la nave estadounidense llegue a la piedra espacial en agosto del año 2018.

Los científicos están mirando con mucho respeto la trayectoria de este bólido descubierto el 11 de setiembre de 1999, ya que por su tamaño, le haría un gran daño a nuestro ecosistema y a una gran parte de los seres vivos, en caso de impactar con la Tierra.

Según los científicos internacionales, su principal preocupación es que para el año 2135, si el cuerpo celeste pasa entre la Luna y la Tierra, el enorme asteroide podría corregir su trayectoria por el efecto de la gravitación de nuestro planeta.

De confirmarse esta teoría, el peor de los escenarios llegará entre los años 2175 y 2196 y podría producirse un impacto contra la Tierra con una fuerza similar al estallido de tres mil millones de toneladas de explosivos.

Para hacer frente a estos riesgos, la NASA lanzará la nave Osiris-Rex que llegará a Bennu para tomar muestras del cuerpo celeste con la ayuda de un sistema robotizado.

Osiris-Rex llegará a Bennu en 2018 y culminará con la vuelta a la Tierra con su muestra en el interior en 2023.

Esta es una misión sin precedentes y debe tener un éxito rotundo para conocer un poco más sobre este asterioide y el daño que podría causar al planeta.

Además, la roca es un registro de la historia de nuestro sistema solar y contiene información sobre el origen de la vida.

Los expertos han explicado a los medios de comunicación internacionales que la razón por la cual se estará tan poco tiempo en contacto con la superficie del asteroide es el ambiente de baja gravedad, que produce que cualquier dispositivo que se acerque tienda a rebotar.

Es por ello que el diseño del Osiris-Rex aprovecha este efecto para realizar mejor su trabajo.

Bennu es entre cuatro mil a cinco mil veces más grande que el meteorito que explotó sobre Chelyabinsk en Rusia en 2013, dijo el investigador principal de la misión, Dante Lauretta, en un vídeo de la agencia espacial de los Estados Unidos.

Un comentario en «Viaje hacia el peligroso Bennu»

  • el 5 agosto 2016 a las 09:50
    Enlace permanente

    Ese asteroide esta salado pero va ser mas peligroso cuando pase dentro de 120 años asi que son otros los que se van a preocupar. Así piensan los sesudos de ahora tanto en la Nasa como en cualquier parte…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.