Vida de Ike Eisenhower

El general cinco estrellas que estuvo al mando de los ejércitos aliados en la invasión a la Europa dominada por los nazis no estaba en mis planes incluirla en este número pero el día D, 6 de junio de 1944, el desembarco en Normandía bien vale un corto artículo sobre este hombre.

Discutiendo con un amigo que mientras las tropas invasoras eran masacradas en Omaha (Deauville) entre otras cabeceras de puente, Ike estaba jugando al golf con algún ayudante.

Mi amigo me pidió de dónde había sacado esa información y busqué y busque en los lugares normales, en wiki y en google y para mi sorpresa el que me daba la razón a mis dichos fue un artículo que escribí hace unos años, pero no encontré nada que dijera lo contrario.

Tal vez la ficha me cayó en mis años universitarios donde en la Facultad todo lo que fuera contra EEUU era bienvenido, pero no soy tan ligero para mis conceptos y lo seguiré buscando lo cual me llevará en un futuro a escribir otro artículo sobre este personaje tan especial que siendo de origen menonita y testigo de Jehová se encargó de organizar una invasión que nos salvó que nosotros no estuviéramos hablando alemán aquí y hoy y que en cicha acción de guerra perecerían el 50% de los participantes.

Claro que una vez dada luz verde a la invasión lo único que podía hacer el Comandante en Jefe era jugar al golf porque no había macha atrás posible y casa cuerpo tenía a sus generales y demás comandantes a cargo.

Mientras que los molinos de los dioses trituran los granos lentamente hasta dejarlos ínfimos, los molinos del Departamento de Guerra parecen haberlo hecho sin seguir jamás un propósito.

Dwight D. Eisenhower (alias Ike) como general y Presidente es conocida.
Sin embargo, no lo es tanto la historia de cómo Ike, cuando era un joven oficial, ocupó algunos puestos mediocres que muchos considerarían el fin de una carrera profesional, pero que luego le rindieron grandes beneficios.

Este artículo describe la formación profesional de Ike a través de un análisis de ascenso y descenso del personaje por los distintos grados militares.

Ha sido redactado desde la perspectiva de cómo se hace un líder, especialmente en el Ejército de EUA.

La vida de Eisenhower nos muestra que los grandes líderes no sólo se hacen, sino que se hacen a sí mismos, eso que les gusta tanto a los estadounidenses.

Destacamos cómo Ike desarrolló su propio conocimiento profesional.

1890–1911: Su infancia y adolescencia (hasta cumplir 20 años de edad)

David Dwight Eisenhower nació en Denison, Texas, el 14 de octubre de 1890.

Su madre invirtió el orden de sus nombres y pasó a ser “Dwight David”, y lo llamaron así toda su vida.

Algunos años después la familia se mudó a Abilene, Kansas.

Siguiendo la tradición de sus padres, Ike se adhirió a los Menonitas y a los Testigos de Jehová, por lo que fue bastante inusual y difícil para esta familia de espíritu pacífico y religioso aceptar que uno de sus siete hijos se marchara de casa para ser soldado.

En la escuela obtenía muy buenas calificaciones en inglés y en matemática, pero tenía una inclinación especial por la historia, materia que estudiaba en casa.

Su madre tenía una gran biblioteca que guardaba bajo llave, pero Ike encontró la llave.

Le gustaba particularmente la historia antigua.

Estudiar las Guerras Púnicas entre cartaginenses y romanos que luego le serviría en las campañas de Italia y África del Norte durante la Segunda Guerra Mundial.

Su gran héroe era Aníbal, famoso por cruzar los Alpes con elefantes; hazaña que luego Ike realizaría a su manera.

Era un buen tirador, sabía defenderse en luchas cuerpo a cuerpo y descollaba como jugador de béisbol y fútbol.

En otras palabras, era un candidato ideal para ingresar a West Point.

1911–1915: Cadete de West Point (de los 20 a los 24 años de edad)

Fue casi por casualidad que Eisenhower ingresó al Ejército.

Su mejor amigo, SwedeHazlett, lo convenció de que se postulara para el servicio militar.

En ese entonces se presentaba un solo examen de ingreso para la Academia de la Armada y para la Academia Militar.

Swede finalmente partió rumbo a Annapolis, mientras que Ike se dirigió a West Point.

Sin embargo, continuaron siendo grandes amigos y mantuvieron una estrecha relación por correspondencia durante sus respectivas carreras.
Cuando ya era Presidente, Ike asistió al funeral de este capitán retirado de la Armada, lo que revela su tendencia a entablar y cultivar amistades duraderas.

En West Point, Ike demostró ser un jugador de fútbol aguerrido como mediocampista y defensor.

Cuando era estudiante de segundo año, en un partido contra la Carlisle IndianSchool de Pensilvania, campeona del torneo nacional universitario de 1912, Ike logró hacer un tackleal legendario JimThorpe.

Sin embargo, lamentablemente, una lesión en la rodilla lo alejó del equipo de fútbol americano durante dos años lo que casi le costó su nombramiento de oficial.

Era, además, un destacado boxeador y hasta alcanzó el rango
Cuando era joven Ike se postuló para el servicio militar y recibió una carta de la oficina de un congresista firmada por su secretario.

Esta firma lo ofendió a tal grado que luego no permitió que nadie firmara por él.

Cuando Ike era Jefe de Estado Mayor del Ejército, mi padre, que se encargaba de la correspondencia, logró imitar su estilo de escritura e hizo mucho más fácil para Ike firmar centenares de cartas diarias.
Excelente redactor, Ike estaba entre los diez mejores alumnos de su clase de inglés de primer año (“plebe English”).

Se graduó a los 24 años de edad en el 61º lugar en estudios académicos y en el 125º lugar en deméritos del total de 164 alumnos de la clase 1915.

Esta clase vio nacer a muchas estrellas: uno de cada tres cadetes se convirtió en oficial general.

Ike se graduó un año después de que comenzara la Primera Guerra Mundial en Europa, pero para su gran desilusión, no pudo participar en la misma.

1915–1916: Subteniente (de los 24 a los 25 años de edad)

En el Fuerte Sam Houston, Texas, además de cortejar y contraer nupcias con Mary (Mamie) Geneva Doud, Ike realizó tareas de rutina como nuevo teniente en su regimiento, la 19ª Infantería.

Según se dice, también era bastante bueno jugando al póquer.

Quien sería su futuro suegro rebatió categóricamente su deseo de aprender a volar con la sección de aviación del Cuerpo de Transmisiones, el incipiente Cuerpo de Aviación, por considerarlo “demasiado peligroso”.

Sin embargo, mientras estaba en las Filipinas en 1937, Ike tomó clases de vuelo y hasta voló en solitario.

Su fascinación inicial por la aviación luego se equipararía con su interés por la guerra de tanques, en una época en que ambos artilugios bélicos recién se hallaban en sus comienzos.

Ike no haría honor precisamente a la letra de “Benny Havens”, una vieja canción de los cadetes que decía: “In theArmythere’ssobriety, butpromotion’sveryslow”

En el Ejército hay templanza, pero el ascenso es muy lento.

Como dice la canción, quizá hubo templanza no sabemos si en todos los casos, pero sus ascensos en realidad fueron muy rápidos: Ike ascendió a teniente en 1916, a capitán en 1917 y a mayor en 1918.

Como dato de interés podemos mencionar que George S. Patton, de la clase 1909 de West Point y subteniente durante siete años también se convirtió en teniente, capitán y comandante en los mismos años que Ike.

Tanto Ike como Patton fueron ascendidos al rango de teniente coronel en 1918.

1916–1917: Teniente (de los 25 a los 26 años de edad)

Ike se postuló para prestar servicios en la Expedición Punitiva a México liderada por el general “Black Jack” Pershing, pero fue rechazado.

Ésta no sería la última vez que se toparía con dificultades para poder escuchar “el fragor de las armas”.

Su nombramiento como inspector general del 7º Regimiento de Infantería de Illinois, acuartelado en una tienda de campaña en el Campamento Wilson, cerca del Fuerte Sam Houston, le brindó la oportunidad singular de observar directamente las habilidades y limitaciones de las unidades de la Guardia Nacional.

Con la aprobación del coronel del regimiento, el joven teniente Eisenhower se encargó, en su totalidad, del adiestramiento y preparación de todo el regimiento.

Luego ocupó el puesto de jefe de la policía militar del Fuerte Sam Houston, oficial principal a cargo de hacer cumplir la ley en el Fuerte, lo que le proporcionó conocimientos en asuntos disciplinarios.

Después, fue nombrado jefe de logística del recientemente activado 57º Regimiento de Infantería, nuevamente en el Campamento Wilson.

El 57º Regimiento de Infantería pasaría de ser un pequeño grupo dirigente de oficiales sin cuarteles, carpas ni equipamiento a una potente organización conformada por más de 3.000 tropas.

Al igual que Ulysses S. Grant, quien se desempeñara como intendente durante la guerra entre EUA y México, Ike asimiló lecciones esenciales de logística como oficial de menor antigüedad.

Cuando el general cinco estrellas Eisenhower, culminó su presidencia de los EEUU y le pasó el mando a John F. Kennedy, le advirtió a su sucesor que se cuidara de los generales retirados que se desempeñaban en la actividad privada al frente de grandes empresas fabricantes de aras y otros industrias pesadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.