Virus Zika

Por Lorenzo Olivera
Casi 300 casos de infección de virus zika en Colombia corresponden a mujeres en estado de gestación. “En consideración con la fase en la que se encuentra la epidemia (del virus del zika) y el riesgo existente, se recomienda a todas aquellas parejas habitantes del territorio nacional no embarazarse durante esta fase, que puede ir hasta el mes de julio de 2016”.

Así lo aconsejaron el martes las autoridades sanitarias de Colombia, en una circular firmada por el ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria.
• Qué es el zika, la enfermedad que se está propagando por América Latina
Además, explicaron que “toda mujer gestante que no viva en una zona por debajo de los 2.200 metros sobre el nivel del mar debe procurar no viajar a estas zonas, por el alto riesgo de contraer la infección, al menos hasta mediados del presente año”.
También recomendaron a las mujeres en periodo de gestación el uso de repelentes, alejarse de agua recolectada en las casas y lavar los depósitos de agua.
El virus del zika podría llegar a todos los países de Latinoamérica

Así es el mosquito “Aedes aegypti”, cuya picadura transmite el zika, el dengue y la chikungunya
El virus se transmite a través de la picadura de un mosquito, causante asimismo de otras enfermedades, como el dengue o la chikungunya.
“Me informaron de la desafortunada noticia del primer niño con microcefalia producto del zika en Colombia. El Ministerio debe confirmar y proceder”, comunicó Ospina en su cuenta de Twitter.
Más tarde, las autoridades colombianas desmintieron esta información.
“Colombia está acostumbrada a lidiar con enfermedades tropicales, sin embargo las serias advertencias de las autoridades respecto a los riesgos del virus del zika, especialmente en el caso de mujeres embarazadas, han hecho que los titulares acerca de esta enfermedad estén ocupando en los últimos días los principales espacios de los medios de comunicación del país”, señaló el corresponsal de la BBC en Colombia, Natalio Cosoy.

virus-312-1220x124“Información limitada”
La información respecto a cómo se transmite el virus de la madre al bebé durante el embarazo o al momento del parto es “muy limitada”, explicaron fuentes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
El organismo dijo que “en estos momentos se están realizando estudios sobre la posible transmisión de la madre al bebé del virus y sus posibles efectos sobre el bebé”.
Image copyright thinkstock Image caption La OPS aseguró que se están investigando los efectos del virus en el feto.
También advirtió sobre la necesidad de que los servicios de atención médica hagan seguimientos “a las mujeres embarazadas en general y en particular a las que presenten síntomas de infección por zika”.
De acuerdo con los expertos de la OPS, las embarazadas tienen “el mismo riesgo” que el resto de la población de infectarse con el virus y “todas las personas, incluyendo las embarazadas y mujeres en edad reproductiva, deben evitar la exposición a picaduras de mosquito”.
Entre otras recomendaciones, la máxima autoridad sanitaria aconseja utilizar ropas que cubran la piel, así como mosquiteros y repelentes.

“Se está investigando cuál es el efecto que este virus podría tener sobre los fetos”, explicaron.
“Probablemente el mayor riesgo de aparición de microcefalias y malformaciones está asociado con la infección en el primer trimestre del embarazo”.

Advertencias
Jamaica y Brasil también pidieron a las mujeres de estos países que “retrasen” sus embarazos.
Otros países como Brasil, Argentina, Jamaica y Estados Unidos ya emitieron recomendaciones a las mujeres embarazadas o a aquellas que deseen estarlo en los próximos meses.
En el caso de los Estados Unidos, las autoridades pedían a las mujeres embarazadas “no viajar” a 14 de los 20 países de América Latina y el Caribe en los que se habían dado casos de transmisiones de virus que, según dijo la OPS, “podría llegar a todos los países de Latinoamérica”.

El ministerio de Salud de Jamaica fue más allá y pidió a las mujeres del país que “retrasen sus embarazos en la medida de lo posible por los próximos seis a 12 meses”.
Por su parte, Argentina, pidió “extremar las medidas de prevención” a las embarazadas que viajen en zonas afectadas por el virus.
En noviembre de 2015, el Ministerio de Salud de Brasil estableció la relación entre el incremento de microcefalia en el pais y la infección por el virus del zika.
“Como la causa de la microcefalia aún no es conocida, las mujeres que planean quedar embarazadas en este momento deben conversar con su familia y el equipo de salud antes sobre la conveniencia o no”, llegó a decir Claudio Maierovitch, director del Departamento de Vigilancia Epidemiológica.
“Las autoridades de salud, con el apoyo de OPS y de otras agencias, están realizando varias investigaciones que esperan esclarecer la causa, los factores de riesgo, y las consecuencias de la microcefalia”, explicó la OPS.
EE.UU. recomienda a embarazadas no viajar a 14 países de América Latina y el Caribe por el virus zika
El Ministerio de Salud de Brasil dijo que investiga actualmente 3.530 casos de microcefalia.
Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos emitieron una alerta de viaje para 14 países de América Latina y el Caribe, en el que recomiendan a las mujeres embarazadas o que planeen quedar embarazadas que eviten viajar a esos destinos.

Los CDC, una agencia dedicada a la protección de la salud pública en EE.UU, incluyeron en su advertencia a Brasil, Colombia, El Salvador, la Guayana Francesa, Martinica, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Surinam, Venezuela y Puerto Rico.
La agencia no incluyó en su lista a Ecuador, Guyana y la isla de San Martín, lugares que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sí tiene entre los sitios afectados por el virus.
“Esta alerta responde a las informaciones de casos de microcefalia y otros problemas de salud en bebés cuyas madres se infectaron del virus cuando estaban embarazadas”, señaló la agencia en un comunicado.
El Ministerio de Salud de Brasil señaló que el mayor riesgo existe si la madre es picada por el mosquito transmisor en los primeros tres meses de embarazo.
En noviembre, el Ministerio de Salud de Brasil estableció la relación entre el incremento de casos de microcefalia en el noreste del país y la infección por zika, señalando además que el mayor riesgo estaba asociado con la infección en el primer trimestre de embarazo.

Los CDC añadieron en su comunicado: “Hasta que se sepa más sobre el virus, y por cautela, recomendamos precauciones especiales tanto para las embarazadas como para las mujeres que están intentando quedar embarazadas”.
En caso de no poder posponer el viaje, los CDC recomiendan consultar con el médico los pasos a seguir para evitar las picaduras de mosquitos.
La infección por el virus zika tiene por causa la picadura de mosquitos infectados del género Aedes, el mismo que transmite el dengue y la chikunguña, y puede generar fiebre leve, sarpullidos, conjuntivitis y dolores musculares.
Por el momento no existen ni vacunas para prevenir el contagio ni medicinas específicas para tratar la enfermedad, que en cuatro de cinco casos no presenta síntomas.
El Ministerio de Salud de Brasil dijo esta semana que el número de casos de microcefalia que investiga actualmente asciende a 3.530. Los casos fueron registrados desde el inicio de la investigación, el 22 de octubre, hasta el 9 de enero. El total registrado de bebés nacidos con microcefalia en 2014 en el país no llegó a 150.

Conexión entre zika y microcefalia
“Brasil fue el país del continente que primero tuvo una epidemia de zika. Pero puede ser razonable asumir que lo peor ya ha pasado, mientras que en otros países puede estar comenzando”, dijo el director de la división de enfermedades transmitidas por vectores de los CDC, Lyle Petersen, en entrevista a BBC Brasil, concedida un día antes de la actualización de la alerta.

¿Cuáles son los síntomas del virus zika y qué hacer si lo tienes?
Las autoridades de República Dominicana lo calificaron como una “amenaza grave”.
En Brasil, el ministerio de Salud advirtió sobre su posible relación con casos de nacimiento de niños con microcefalia. Mientras Paraguay declaró la alerta epidemiológica.
Estamos hablando del virus zika y de los estragos que está causando en el continente americano.
Según información de la Organización Panamericana de la Salud, hasta enero de 2016 se han reportado casos de este virus de origen asiático y africano en 14 países y territorios del continente.
¿Cuáles son los síntomas?
Sólo uno de cada cinco infectados por el Zika desarrolla los síntomas, que suelen aparecer entre dos y siete días después de haber contraído la enfermedad.
Las autoridades sanitarias recomiendan eliminar los criaderos de mosquitos.
Fiebre leve y erupciones en la piel son las manifestaciones más frecuentes de la enfermedad.
A veces vienen acompañadas de malestar general, conjuntivitis y dolor en músculos y articulaciones. También se han dado casos con dolor de cabeza y vómitos.
Dado que muchos de estos síntomas se presentan en casos de dengue y de chikungunya, pueden ser necesarias pruebas de sangre para confirmar el diagnóstico, por lo que se recomienda consultar con un médico.

¿Cómo se transmite?
La picadura de un mosquito “Aedes aegypti” infectado –el mismo que transmite el dengue y la chikungunya– es la principal vía de contagio.
Sin embargo, se ha detectado la presencia del virus en el semen y se han reportado casos de transmisión por vía sexual. También puede contagiarse por vía sanguínea, pero se trata de medios de infección poco frecuentes.
En la actualidad están en desarrollo estudios sobre la transmisión del virus de madre a hijo durante el embarazo, así como sobre los efectos de la enfermedad sobre el feto.
En noviembre de 2015, las autoridades de salud de Brasil dijeron haber detectado una relación entre el aumento de nacimientos de niños con microcefalia y el virus del zika.
La Organización Panamericana de la Salud señala, a partir del análisis preliminar de la investigación realizada en Brasil, que es probable que exista mayor riesgo de aparición de microcefalias y malformaciones cuando la enfermedad fue contraída por la madre durante el primer trimestre del embarazo.
Las autoridades sanitarias indagan sobre el posible efecto del virus zika en los bebés recién nacidos.
El Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos afirma que en Brasil, pese al aumento notable de los casos de microcefalia, algunos bebés afectados han dado positivo a las pruebas del virus, mientras otros han dado negativo a la misma prueba.
Ambas instituciones recomiendan que las mujeres embarazadas hagan lo posible para evitar ser picadas por el mosquito Aedes.

¿Cómo se cura?

No existe un medicamento específico para curar el zika.
Una vez que se ha contraído el virus, se pueden tratar los síntomas con medicinas para aliviar la fiebre, los dolores y el malestar general.
Se pueden usar analgésicos como paracetamol y acetaminofén.
Sin embargo, hasta que no se descarte que se trate de un caso de dengue, se recomienda evitar las aspirinas y los medicamentos antiinflamatorios por el riesgo de sufrir hemorragias.
¿Se puede prevenir?
Dado que no existe vacuna contra el zika se recomienda aplicar medidas preventivas como dormir con mosquiteros para evitar la picadura del Aedes.
No existe una vacuna contra el zika, por lo que las medidas de prevención se centran en evitar el contagio.
Para ello, la principal medida es evitar la picadura del mosquito Aedes.
Se recomienda eliminar los recipientes exteriores que puedan acumular agua y convertirse en criaderos de mosquitos, vestir ropa con mangas largas, usar repelentes y dormir protegidos por mosquiteros.
Como durante la primera semana de infección puede haber presencia del virus en la sangre de la persona infectada, se recomienda al paciente evitar ser picado por los mosquitos para reducir el riesgo de que otra persona resulte contagiada.
*Fuentes: Organización Panamericana de la Salud, Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.
La agencia estadounidense también señaló que el virus zika fue hallado en muestras provistas por las autoridades brasileñas tomadas de dos embarazos que terminaron en abortos y de dos bebés con microcefalia muertos poco después del parto.
Las pruebas confirmaron la presencia del virus tanto en el tejido cerebral de los bebés como en las placentas de las mujeres que tuvieron abortos espontáneos de fetos con microcefalia.
Petersen dijo a BBC Brasil que el CDC estaría próximo a comprobar la conexión entre el virus y la microcefalia. “Yo diría que la posibilidad de que la microcefalia no sea causada por el zika es extremadamente pequeña”, señaló el científico.
Se considera microcefalia un perímetro encefálico (medida del contorno de la cabeza del bebé en su parte mayor) igual o menor de 33 cm. Lo normal para un bebé es entre 34 y 37 cm, dependiendo de en qué semana de gestación nace, según explico a BBC Brasil la doctora María Angela Rocha, del Hospital Oswaldo Cruz en la ciudad de Recife, en el noreste de Brasil.

Teorías descartadas
Para Petersen, los datos reunidos hasta ahora dejan poco espacio para teorías que aún circulan en redes sociales brasileñas, sugiriendo que los defectos se deberían a vacunas suministradas a embarazadas o a productos químicos usados en la agricultura.
“Creo que eso es muy poco probable por varias razones. En primer lugar, tenemos años de experiencia y hemos tomado muestras de millones de personas. Nunca se vio algo así en relación a una vacuna”, dijo Petersen.
“En segundo lugar, dado que el aumento de casos de microcefalia también ocurrió en la Polinesia Francesa luego de una epidemia de zika, la idea que de algún agroquímico tóxico local pueda haber causado el problema no tiene mucho sentido. Tendría que haberse tratado de un producto químico presente en ambos países y que haya actuado de la misma manera durante el período de epidemia de zika”.
“Además de eso, cuando se examinan las imágenes de los cerebros de los bebés, se ve que tienen semejanzas con las de casos de infecciones como la rubeola. Por eso, parece tratarse de malformaciones causadas por infección”.
Aún así, Petersen señala que serán necesarios más estudios para establecer definitivamente la relación entre el virus y la microcefalia en bebés.

“Aún no podemos hablar con un 100% de certeza, pero estamos llegando a ese punto. El Ministerio de Salud de Brasil está en el camino correcto, pero queremos ver aún otras evidencias como las que ya examinamos. Estos son sólo algunos casos entre los más de 3.500 bebés que se cree tendrían microcefalia en el país”, dijo a BBC Brasil el investigador estadounidense.
Los CDC van a colaborar con investigadores de Brasil en nuevos estudios para determinar el riesgo de que mujeres que tuvieron zika durante el embarazo den a luz bebés con microcefalia.
Petersen explicó que “esos estudios podrán responder a preguntas como, ¿cuán grande es la probabilidad de que un bebé tenga microcefalia si la madre tuvo zika?, ¿es seguro que eso ocurrirá o se trata de una probabilidad de uno en 100?”
Hasta aquí fue la transcripción del artículo de referencia y se complementa con las siguientes consideraciones.
La diferencia de color entre el mosquito de esta foto y la anterior del artículo radica en que el primero está ahíto de sangre y se trasluce pigmentándolo de rojo al insecto, el de esta fotografía recién está hincando el aguijón.

Otra toma del mosquito Aedes aegypti, el cual existe en nuestro país, pero no se han detectado casos de ninguna de las enfermedades relacionadas en el artículo precedente, pero bastaría, que un ejemplar de este mosquito picara a una persona enferma (alguien que haya estado en los países en que existe la enfermedad) para volverse transmisor de las enfermedades en cuestión.

Creo sin ser profesional en la materia, que una buena medida preventiva contra cualquier eventualidad es terminar con los eventuales criaderos de este insecto, como ser depósitos de agua, botellas o tachos con agua, bastando para evitarlo darlos vuelta o deshacerse de ellos.
Todos y cada uno seremos nuestros propios preservadores y de nuestras familias de dichas enfermedades, que luego que se desencadenan son difíciles de combatir.

Ya vemos en Salto, matando perros, por la mosquita jejene que todos mal que bien hemos recibido sus picaduras.
En mi caso en los médanos que bordean las playas me han dado una gran paliza siendo muchacho, aunque con una remera la jejene no llega a picar como lo hace cualquier zancudo o pernilungo que pican a través de la ropa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.