Vivía con estreñimiento…

Por Niquita Nipone
Hasta que se le ocurrió un sencillo invento que la hizo millonaria. En mi casa mi padre y todos los hermanos, incluido yo, cumplíamos la función fisiológica de cuclillas, en lo personal lo hice hasta que un médico me lo prohibió.

El problema femenino del estreñimiento es por pudor en los baños públicos o compartidos en las oficinas o comercios o por falta de disciplina matinal antes de salir del domicilio y hacerlo en forma rutinaria a determinadas horas y las lleva a consumir medicamentos que se hacen hábito y algunos causan problemas intestinales.

Judy Edwards siempre tuvo problemas para ir al baño.
Luego de acudir con varios médicos en su natal Utah, en 2011 uno de ellos le recomendó apoyar los pies en un taburete mientras permanecía sentada en el inodoro.

Así, podría elevar las rodillas y facilitar la evacuación. Pensó que sería una buena idea, pero se encargó de perfeccionarla.

Con el tiempo, al entrar con el taburete al baño, Judy le comentó a su esposo que el material era pesado y resultaba un tanto incómodo.
Se le ocurrió que podría cortarse de un lado para adaptarse a la forma curva del inodoro y así tener mejor apoyo.
Judy pidió ayuda a uno de sus hijos, Bobby, para hacerle los cambios necesarios al taburete.
Al ver lo funcional que resultaba, decidieron compartir su idea con familiares y amigos… sin imaginar que estaban ante un invento que los haría millonarios.

Una gran idea

“No había nada en el mercado que nos ayudara a solucionar ese problema. Así que lo hicimos”, comentó Judy a la NBC.
Con una inversión inicial de 30 mil dólares, la familia mandó a fabricar 2 mil de estos taburetes especiales y, para hacerlos aún más ligeros y accesibles, cambiaron la madera por plástico. También abrieron un sitio web y redes sociales.
A decir de Bobby, la postura en cuclillas es la forma correcta como el ser humano debería de ir al baño.
“El músculo puborrectal crea un pliegue natural para ayudar a mantener la continencia. Squatty Potty ayuda a relajar este músculo para una evacuación rápida y fácil”, señala el portal oficial de la marca.

Solo les faltaba un nombre para su invento.
Inspirados en los tradicionales agujeros en el suelo que se utilizan en China como baños, bautizaron su producto como Squatty Potty.
De hecho, crearon un extraño pero efectivo comercial que publicaron en Internet y donde explican lo anterior. Da clic para verlo.
Decidido a vender este invento, Bobby regaló taburetes a diversos medios de comunicación y blogueros de salud. En poco tiempo, el Squatty Potty estaba siendo mencionado tanto en las redes sociales como en programas de televisión es Para continuar su estrategia de venta, el hombre llevó este producto al show Shark Tank, en el cual las personas exponen sus inventos ante un grupo de empresarios con el objetivo de convencer a alguno de ellos para financiar su idea.

Este producto facilita el proceso de evacuación.
El invento cautivó a los magnates, quienes invirtieron 500 mil dólares en su producción y distribución. Tras su aparición en TV, los Squatty Potty recaudaron más de 1 millón en ventas.
Squatty Potty: la postura natural para combatir el estreñimiento
¿Sabías que está demostrado científicamente que adoptar una posición de cuclillas para ir al baño ayuda a combatir el estreñimiento, las hemorroides, fisuras anales, las enfermedades del colon y algunas disfunciones del suelo pélvico como el prolapso o la incontinencia urinaria?

Ya te comentaba Laura en otro post que el estreñimiento es un factor de riesgo para el suelo pélvico, especialmente en las mujeres, no sólo por las presiones que se pueden llegar a ejercer sobre esta zona al empujar intentando evacuar, sino también por el peso añadido que el recto cargado somete a las paredes de la vagina, junto a las que está situado de manera adyacente.

Squatty-Potty es un taburete ergonómico de diseño patentado que ayuda a replicar la posición de cuclillas que es la postura ideal para que el momento de defecar sea mucho más fácil, más rápido y más natural:
• Un determinado ángulo de inclinación, exactamente 35º
• Una distancia concreta de separación entre ambos pies
• Una ligera elevación de los talones,
Reconozco que la primera vez que oí hablar de Squatty Potty pensé: ¡¡¿¿PE-RO-ES-TO-QUÉ-ES??!!
Seguí investigando sobre el producto en sí, más que nada por la risa que me daba el tema, pero entonces descubrí una serie de artículos bastante serios alabando las virtudes del Squatty Potty y un comentario en especial que me hizo tomarme mucho menos a la ligera el invento.

El comentario lo hacía Katy Bowman, científica biomecánica con formación en Física, Fisiología, Anatomía e Ingeniería, directora del Restorative Exercise Institute en California y una auténtica autoridad en EEUU en temas de corrección postural, movimiento natural y su impacto en la salud.
Katy comentaba que lo que más echa de menos cuando sale de viaje es su Squatty Potty porque en su casa todos sus baños tienen uno.
Sigo a Katy Bowman desde que uno de sus posts en su blog se hizo viral en internet porque proclamaba a los cuatro vientos: No more Kegels, es decir, No más Kegels, en el que defiende con sólidos argumentos que hacer sentadillas o squats de manera regular es mucho más beneficioso para el suelo pélvico que únicamente los ejercicios de Kegel.

De hecho, esta firme detractora de los zapatos de tacón, de las sillas y de los ejercicios de Kegel como único tratamiento para el suelo pélvico, sentencia:
Es decir, la salud de tu suelo pélvico, caderas y rodillas requiere hacer sentadillas regularmente.
Beneficios de la postura de cuclillas o sentadillas
Y Katy Bowman no es la única defensora, hay multitud de estudios científicos que corroboran y demuestran la eficacia de Squatty Potty y de la postura de cuclillas, desde la Clínica de Suelo Pélvico de la prestigiosa Universidad de Stanford a los departamentos de Urología o Medicina de la Mujer de varias universidades en Japón, como la Universidad de Toho, en Sakura, o la de Tokio:
• The Squatty Potty® toilet stool as treatment of constipation: a prospective, longitudinal cohort study Gregory S. Taylor MD, Lisa Mitchell RN
• Influence of Body Position on Defecation in Humans. Sakura Medical Center, Toho University, Sakura, Japan.

Hoy nos vamos a ceñir a los beneficios de los squats o sentadillas en el momento de acudir al baño, pero los beneficios de la postura de cuclillas se extienden al ámbito del embarazo y sobre todo al parto, pero eso lo tratamos en otra entrada del blog.
Y nada mejor que ver para creer.
Veamos en un vídeo cuáles son los principios en los que se fundamentan los resultados tan sorprendentes de Squatty Potty:

Funcionamiento de Squatty Potty
Si tienes que empujar cuando vas al baño tu cuerpo está tratando de decirte que “¡Mucho más rápido y fácil!” y “Sale todo como… ¡más natural!”.

Algo no va bien.
En que estaría pensando el médico que me prohibió la posición en cuclilllas, o que teoría lo impulsó a ir contra la naturaleza.

2 comentarios en “Vivía con estreñimiento…

  • el 2 septiembre 2016 a las 21:04
    Permalink

    Toda una tecnica …jajajaja…. en algunos bares tiene baños donde tenes que hacerlo agachado el tema es que si te llegan abrir medio rapido la puerta…te caes en el pozo…

  • el 2 septiembre 2016 a las 22:45
    Permalink

    Esa que tu te refieres Esteban es la clásica taza turca, en mi vieja escuela las había y la ventilación era a cielo abierto un poco bastante fresca en invierno y la higiene unos baldados de agua con creolina.

Deja tu comentario