Sukarno

Retrato presidencial de Sukarno. Sukarno, (6 de junio de 1901 – 21 de junio de 1970), fue un político indonesio y el primer presidente de la República de Indonesia (1945-1967) tras la independencia del archipiélago, anteriormente colonia de los Países Bajos.

Sukarno era hijo de un maestro de escuela javanés y de su esposa balinesa de Buleleng. Nació en Surabaya, ciudad de Java Oriental, en las antiguas Indias Orientales Neerlandesas, aunque pasó su infancia en distintos lugares como Mojokerto, Tulungagung y Blitar. Cuando su padre lo devolvió a Surabaya en 1916 para asistir a una escuela secundaria, se reunió con Tjokroaminoto, un futuro independentista. En 1921 comenzó a estudiar en la Technische Hogeschool (Escuela Superior Técnica de Bandung), graduado en 1925. Estudió ingeniería civil y se centró en la arquitectura, con la cual encauzó su vida.

En 1927 fundó el Partido Nacional Indonesio. Detenido en 1929 por las autoridades coloniales de los Países Bajos, en 1931 fue puesto en libertad. En 1939 se lo desterró a la isla de Sumatra, de la que fue liberado por los japoneses tras la invasión de la isla en 1942, en el marco de la Segunda Guerra Mundial y al final de ésta, el 17 de agosto de 1945, proclamó la independencia de Indonesia. Dirigió la guerra contra los Países Bajos hasta que estos reconocieron la independencia del país en 1949. Además, fue quien ideó la filosofía e ideología del nuevo Estado con el Pancasila.

Sukarno suprimió en 1956 todos los partidos e instituyó en 1959 la democracia dirigida.

El general Suharto, apoyado por Estados Unidos ante el progresivo crecimiento del Partido Comunista de Indonesia (PKI), que contaba con el apoyo táctico de Sukarno, obligó a éste a delegarle el poder en marzo de 1966 y lo sustituyó como presidente en 1967. Sukarno vivió aislado y bajo arresto domiciliario hasta su muerte en Yakarta, el 21 de junio de 1970.

En agosto de 1950 se creó, tras diversas revueltas nacionalistas, un nuevo gobierno que promulgó una Constitución unitaria y denunció la unión con los Países Bajos. Los intentos de este nuevo gobierno para crear un Estado viable partiendo de la gran variedad cultural y lingüística de los habitantes de Indonesia, se complicaron debido a los levantamientos esporádicos de los grupos musulmanes de Java Occidental y Achin, y a los movimientos antirrepublicanos dirigidos por los holandeses en Sulawesi y en las Molucas. Las elecciones nacionales que se celebraron en 1955 condujeron a la formación de un Parlamento en el cual ningún partido mayoritario obtuvo la mayoría y sólo uno, el Masjumi, obtuvo un número significativo de seguidores fuera de Java. Igual que antes de las elecciones, se criticó al gobierno su desunión interna y su corrupción, además de tener pocos vínculos con las regiones que se suponía representaba.

En 1956, Sukarno revisó el sistema de partidos y anuló la democracia liberal y la reemplazó por el sistema de ‘Democracia Dirigida’, en el cual el presidente era la máxima autoridad.

El resentimiento de las islas del exterior provocado por la ausencia de inversiones destinadas a su desarrollo económico, cuando eran ellas la mayor fuente de recursos para las exportaciones de Indonesia, fue una de las causas de los golpes militares que tuvieron lugar en Sumatra y Sulawesi (diciembre de 1956 a marzo de 1957) y de la reivindicación de una mayor autonomía local. Los disidentes del ejército, naturales de Sumatra, con el apoyo de sus colegas de Sulawesi y varios dirigentes importantes de Masjumi, proclamaron el Gobierno Revolucionario de la República de Indonesia el 15 de febrero de 1958. A pesar de la ayuda encubierta a los rebeldes por parte de Estados Unidos y de Taiwan, el Ejército de Yakarta derrotó en poco tiempo a los golpistas, aunque hasta 1961 continuaron las acciones de la guerrilla.
Bajo la Democracia Dirigida de Sukarno (1959-1965), Indonesia llevó a cabo una activa política exterior, reclamando la entrega por parte de los Países Bajos de Irian Occidental (que se hallaba bajo un mandato de la ONU, y que fue finalmente devuelta a Indonesia en 1962) y oponiéndose a la formación de la Federación de Malaysia en 1963. La política interior se caracterizó por la continuidad de la crisis económica y por el progresivo aumento del poder del Ejército y de los comunistas (Partai Kominis Indonesia o PKI), lo que provocó la aparición de tensiones crecientes entre ambos grupos.
Los cinco principios de Indonesia (Sukarno)

La doctrina filosófica del estado unitario indonesio, conocido como Pancasilla, significa ‘los cinco principios’ en sánscrito y en pali, las lenguas sagradas del hinduismo y del budismo. La Pancasilla fue expuesta por primera vez por Sukarno en 1945 como síntesis de la democracia occidental, el islam, el marxismo y las tradiciones autóctonas de las aldeas.
Proclamada en la Constitución de ese mismo año, el Nuevo Orden de Suharto la elevó al nivel de eslogan. Habibie, suceso de Suharto, abolió el requisito de que la Pancasilla formase el principio básico de todas las organizaciones, aunque la doctrina sigue siendo parte importante del credo nacional.

Los cinco símbolos del país son los siguientes:

• L a estrella: representa la fe en Dios a través del Islam, el cristianismo, el budismo, el hinduismo y cualquier otra religión.
• La cadena: representa el humanismo dentro de Indonesia y en las relaciones con la humanidad en general.
• El baniano: representa el nacionalismo y la unidad entre los varios grupos étnicos del país.
• El búfalo simboliza el gobierno representativo.

• El arroz y el algodón: representan la justicia social.

En la década de 1920, el Partido Nacional Indonesio (PNI) estaba liderad por Sukarno. Esta organización se convertiría poco a poco en la organización nacionalista más fuerte del país hasta que los holandeses encarcelaron a sus líderes n 1930. Con la invasión japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, Sukarno fue autorizado a viajar por todo el territorio para impartir discursos nacionalistas. Cuando ya la derrota japonesa estaba cerca, la Agencia de Investigación para la Preparación de la Independencia se reunió en Yakarta. Esta comisión propuso una constitución, una filosofía y un territorio. Y cuando Japón declaró su rendición, un grupo de jóvenes nacionalistas radicales secuestró a Sukarno para que declarase de inmediato la independencia de Indonesia, que se hizo en la misma casa de Sukarno el 17 de agosto de 1945. Fue entonces cuando se formó un gobierno bajo la presidencia de Sukarno y vicepresidido por Hatta.

Pero los holandeses volvieron de nuevo con su propio ejército. Los indonesios sólo anhelaban la independencia. Las masacres se sucedieron pero las guerrillas no se detuvieron hasta que la presión de la opinión internacional hizo lo suyo para que los holandeses transfirieran el poder a la República de Indonesia el 27 de diciembre de 1949. Fue una revolución sangrienta, donde casi cien mil indonesios perdieron sus vidas por una libertad que costó muy cara.

Pero el inicio de la Indonesia independiente no fue un camino de rosas. Los conflictos entre musulmanes y comunistas persistieron, la economía estaba en un estado lamentable. Finalmente, en 1955 se celebraron elecciones, pero ningún partido consiguió la cuarta parte de los sufragios. Fue en 1956 cuando Sukarno comenzó a exponer sus ideas sobre un sistema político más adecuado para Indonesia. Su idea era sustituir la democracia de estilo occidental por un consenso mediante el debate. El resultado fue conocido como la ‘Democracia Guiada’, que no era otra cosa que una inestable coalición entre el ejército, grupos religiosos y comunistas y con un creciente poder en manos del presidente, el propio Sukarno. Por si eso fuera poco, en 1959, Sukarno también adoptó el cargo de Primer Ministro. Sukarno no fue capaz de alentar la economía, pero construyó una serie de ostentosos monumentos nacionalistas como sustituto del desarrollo real, como el Monumento Nacional de Yakarta.

Entre 1963 y 1968 Sukarno protagonizó la konfrontasi (confrontación) con la recientemente formada Federación de Malasia, que decía ser títere del gobierno británico. Pero los intermitentes combates en la frontera de Borneo nunca pusieron en apuros la supervivencia de Malasia. En 1965 rebeldes militares asesinaron a 6 importantes generales en Yakarta. E general Suharto contuvo a los rebeldes. Todo ello representó que, a pesar de que Sukarno siguió como presidente, Suharto empezó a maniobrar para hacerse con el poder. Hasta que el 11 de marzo de 1966 las tropas de Suharto rodearon el palacio presidencial de Sukarno y éste no tuvo más remedio que firmar la Orden por la cual autorizaba a Suharto a restaurar el orden. Los leales a Sukarno fueron arrestados. En marzo de 1967, la Asamblea Consultiva del Pueblo (MRP) designó a Suharto como presidente en funciones. A Sukarno se le detuvo en arresto domiciliario. En 1970 moriría por causas naturales.

Fue un orador edificante y un líder carismático, todavía hoy sigue siendo adorado por muchos, que lo siguen llamando cariñosamente ‘Bung Karno’ (bung significa hermano o compañero). Era inteligente hablaba varios idiomas, aunque extravagante y complejo. Tuvo al menos 8 mujeres. Durante toda su carrera política tuvo como idea unir a todos los indonesios y fue quizá el arquitecto del país. Quiso servirse de las facciones como si fueran marionetas y las marionetas al final acabaron por dominarle a él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.