Abuelo en casa se entera de su velorio

Por Niquita Nipone
Una atípica historia se viralizó en las redes por un extraño motivo: una familia dio por muerto al abuelo y salió a hacer los trámites para velarlo.

Sin embargo, fue una gran confusión.

La historia comienza, según testigos de la escena, con un anciano que se desplomó pasadas las 15.30 cuando compraba hortalizas.

Una nieta de Cono Millán, un abuelo de 90 años, creyó ver a su abuelo en el piso al ver la noticia e inició los trámites para enterrarlo una vez que el forense hubiese terminado con su labor.
Pablo, el marido de una de las nietas de Cono, permaneció en la casa del anciano.

Es que el abuelo en cuestión había salido temprano de su casa ese lunes por la mañana para desayunar con su bisnieto.
Luego, el hombre le hizo una visita a un amigo que no está bien de salud y por eso se demoró en volver a su domicilio.

Cono Millán llegó a su casa y se encontró con una escena atípica en un barrio de Florida, en Uruguay.
“Alcanzame la llave del portón, me dejaron afuera.
¿Para qué trancaron la reja?”, gritó el anciano.
“A vos te están velando, abuelo”, alcanzó a exclamar Pablo.
“Yo soy ateo, no creo en nada de esas cosas y no entendía lo que pasaba”, aseguró Millán.
“Todos lloraban y yo pedía la llave de mi casa porque me dejaron afuera, se habían ido a la empresa fúnebre a hacer los trámites para velarme”, expresó ante los medios.
En realidad, el verdadero difunto resultó ser un ex funcionario bancario de 85 años, cuyo cuerpo fue trasladado a otra cochería tras revelarse su verdadera identidad.
Apareció vivo mientras la familia preparaba el velorio
Falleció un hombre en Florida y confundieron identidades.

Don Cono tiene 90 años y goza de excelente estado de salud.
Cada día, don Cono Millán se levanta y recorre varias cuadras por las calles de Florida para llevarle el desayuno a su bisnieto.
Tiene 90 años y una vitalidad envidiable.
Jubilado de la banda municipal de Florida y los frigoríficos, vive solo, toca el piano, poda árboles, anda en bicicleta y ayuda a cuidar a sus amigos que están pasando por un mal momento de salud.
El lunes pasado cumplió con su rutina matinal y tuvo tiempo para visitar a un amigo enfermo.
Luego salió a hacer mandados como todos los días.
A eso de las 15:30 horas, un hombre mayor estaba comprando manzanas en un puesto de Antonio María Fernández y Barreiro, en pleno centro de Florida. De pronto, cayó al suelo.
La encargada del comercio intentó auxiliarlo y no pudo.
De inmediato llamó al 911.
Vino la Policía y más tarde apareció una ambulancia, pero ya no se pudo hacer nada.
Alejandro Ruiz, un periodista de CW 33 que vive cerca de la casa de Millán y trabaja al lado de la verdulería, vio el cadáver y creyó estar viendo a su vecino. Más tarde, apareció una nieta de Millán quien, en medio de las lágrimas, también supuso que el que estaba tirado en el suelo era su abuelo.
Esperaron unas dos horas a que llegara el forense, según dijeron testigos. Mientras tanto, la familia comenzó a realizar los trámites correspondientes para realizar el velorio y el sepelio.
Para ello fueron a buscar los documentos para dárselos a la empresa fúnebre. En la casa quedó Pablo, el marido de una nieta.
Entre tanto, la otra nieta de Millán salía desesperada desde Minas, lugar al que había ido a visitar a la virgen del Verdún junto a su marido.

Sin habla.
En medio del duelo, Pablo sintió la voz de su abuelo político.
Creyó delirar.
“Alcanzame la llave del portón, me dejaron afuera.
¿Para qué trancaron la reja?”, pidió la voz que se creía extinguida para siempre. Pablo no podía hablar.
Abrió el portón, lo miró bien y cuando recobró el habla, su nieto político atinó a decirle: “A vos te están velando, abuelo”.
Todavía incrédulo, Pablo le dio un gran abrazo.
Don Cono no entendía lo que pasaba.
En ese momento aparecieron sus nietas, que no podían creer lo que veían. Otra vez volvieron a llorar, esta vez de alegría.
Las mujeres tienen lágrima fácil.
“Yo soy ateo, no creo en nada de esas cosas y no entendía lo que pasaba”, dijo Pablo a El País.
El programa matinal “Exitorama” entrevistó a Millán y a una de sus nietas.
El hombre contó su versión de los hechos.
“Cuando el esposo de mi nieta me vio se quedó sin habla.
Todos lloraban y yo pedía la llave de mi casa porque me dejaron afuera, se habían ido a la empresa fúnebre a hacer los trámites para velarme”, narró Millán a la emisora local.
“En septiembre voy a cumplir 91 años, estoy agradecido con el que me mandó al mundo.
Quiero vivir muchos años más”, afirmó Millán a los medios de la ciudad de Florida.
Una de sus nietas aseguró a El País que su abuelo se compró un celular con el que le saca fotos a todo.
“Va al médico a sacarse selfies con el doctor”, afirmó la nieta entre risas.
Fallecido.
Al parecer, el fallecido era en realidad un ex funcionario bancario de 85 años, muy parecido físicamente a Millán, según aseguraron a El País testigos presenciales del episodio.
El conductor del programa, Exitorama, Ruben Mario del Castillo, explicó a El País que, si bien todavía no se había iniciado el velatorio, ya había una empresa fúnebre haciéndose cargo de la situación, como sucede en estos casos.
Cuando se confirmó que Cono Millán estaba vivo, el cuerpo del fallecido fue trasladado, puesto que tenía la cobertura fúnebre contratada en otra firma.

Un comentario en «Abuelo en casa se entera de su velorio»

  • el 27 mayo 2016 a las 18:54
    Enlace permanente

    La verdad es que es insólito tal cual. Está como para escribir una nobela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.