Accidente de Osiris-Rex en el asteroide Bennu

El cierre del compartimento se trancó y parte de la valiosa carga no llegará a la Tierra

El objetivo principal de la nave Osiris-Rex era estudiar el asteroide Bennu, tocar su suelo y extraer una muestra para continuar la investigación en la Tierra.

Con un costo de 800 millones de dólares, la misión Osiris-Rex fue lanzada el 8 de septiembre de 2016 desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral. La nave recorrió 320 millones de kilómetros en 2 años, hasta hacer contacto con el asteroide el 3 de diciembre de 2018.

En los ensayos de extracción, la herramienta era un brazo robot con un compartimento en la punta. Este compartimento se incrustaba en el suelo del asteroide y es el que guardaría la muestra. Esta parte de la operación fue un éxito. Sin embargo la extracción del material fue accidentado.

Mal funcionamiento del brazo robot

Luego de alcanzar el suelo del asteroide Bennu, el objetivo de extracción de muestras se puso en marcha. El brazo recolector se incrustó y puso en marcha la plataforma para la extracción del material compuesto mayoritariamente por escombros de rocas y minerales.

El problema fue al tratar de quitar el brazo. Porque la plataforma no pudo cerrarse en su totalidad ya que una o varias rocas quedaron atascadas en el cierre. Por ello gran parte de la valiosa muestra del cuerpo de Bennu fue derramada en la extracción del brazo.

La nave quedará en las inmediaciones del asteroide hasta que éste se alinea a la Tierra donde se espera su regreso en el 2023.

Aunque las imágenes de la llegada de Osiris-Rex a Bennu tienen gran difusión en las redes sociales, es la primera misión estadounidense en extraer muestras de un asteroide. Por otra parte, Japón ya ha extraído muestras de asteroides en dos oportunidades y se espera que en diciembre comiencen los estudios de las muestras más recientes.

Que se fue a buscar a Bennu

El asteroide Bennu esta conformado en gran parte por carbono y los investigadores son entusiastas por encontrar partículas primarias del sistema solar.

Los escombros recolectados, esperando que sean suficientes, podrían tener la información de lo ocurrido miles de millones de años atrás en el universo. Podrían explicar como se formaron los planetas, incluso, cómo se creó la vida en nuestro planeta.

Por otra parte, los escombros atrapados de Bennu, también podrían tener la información sobre su ruta en el espacio. Y de esta forma mejoraríamos los cálculos de las posibilidades de impactos con la Tierra.

Bennu tiene un tamaño aproximado de 500 metros (3 o 4 canchas de fútbol). Las investigaciones indican que si mañana se estrellara con la Tierra, ese choque no destruiría el planeta. Tras el impacto y la ola expansiva varios miles de kilómetros serían arrasados en el planeta.

$ 50 Doble tela y fina textura

Un comentario en «Accidente de Osiris-Rex en el asteroide Bennu»

  • el 6 noviembre 2020 a las 10:39
    Enlace permanente

    Si entrenaste como extraer el tesoro y hacerlo bien a 320 millones de kilómetros y después te sale mal, no culpes a nadie. Porque vos sabías que tenías que hacerlo en automático, porque a esa distancia no lo podes manejar en tiempo real. Te faltó entrenamiento y ponderar otros factores como las piedritas, a no culpar a nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *