Amenaza de impacto de satélit

Luego de 47 años de orbitar inútilmente la Tierra, la enorme mole rusa, con más de media tonelada de chatarra, amenaza con impactar en cualquier parte del planeta.

El 31 de marzo de 1972, la Unión Soviética de entonces, intenta poner en órbita uno un enorme satélite y posicionarse en los primeros lugares en la carrera espacial que mantenía con EEUU. Sin embargo debido a un fallo o mal calculo, la sonda Kosmos 482 no lograría salir completa al espacio exterior.

Según publica el portal N+1, algunos de esos pedazos cayeron a la Tierra un mes después del lanzamiento. Pero una gran parte todavía está arriba, incluyendo la nave de descenso de 495 kilogramos, la cual se esperaba que caiga entre el 2023 y el 2025.

algunos de esos pedazos cayeron a la Tierra un mes después del lanzamiento. Pero una gran parte todavía está arriba, incluyendo la nave de descenso de 495 kilogramos, la cual se esperaba que caiga entre el 2023 y el 2025.

No se quemará en la atmosfera

El descenso de la pieza ha sido constante durante años y en este momento se encuentra en una órbita elíptica, con el punto más bajo a una altura de 209,7 kilómetros y el más alto de hasta 2.409,4 kilómetros. En la actualidad, su altitud media es de 1.309,6 kilómetros, lo que representa un descenso respecto de los 1.367 kilómetros de esta época del año pasado.

En este momento, su vertiginosa velocidad le da al segmento suficiente impulso como para mantenerse en órbita. Pero a medida que la órbita decaiga, se espera que su descenso se acelere a medida que la fuerza de la gravedad de la Tierra se haga más fuerte. Y, debido a que la nave de descenso fue construida para soportar un aterrizaje en las extremas condiciones de Venus, se espera que reingrese a la Tierra en buenas condiciones.

¿El impacto debe preocuparnos? Difícil de decir. La mayor parte de la superficie del planeta está cubierta por océanos, y de la parte que es tierra, el gran porcentaje está despoblado. Además, no se ha reportado ningún caso de víctimas mortales por chatarra espacial… hasta ahora.

«Sí, la nave de descenso sobrevivirá a una reentrada sin problemas», dijo el observador del satélite Thomas Dorman. «Sería gracioso si se viera caer con el paracaídas desplegado… ¡Pero estoy seguro de que las baterías para disparar a los pirotécnicos para liberar el paracaídas han muerto hace mucho tiempo!», agregó. Se cree que Kosmos 482 puede sobrevivir al reingreso a la atmósfera, porque la misión original tenía una nave hermana, Venera 8.

Venera 8 fue lanzada cuatro días antes y sí realizó un descenso exitoso a la superficie de Venus, sobreviviendo a una temperatura media de alrededor de 462°C. Por otro lado, el especialista cree que la pieza todavía está conectada a la estructura de la nave porque en sus observaciones de la nave espacial, vio destellos de luz, que no serían producidos solo por el aterrizador. «Nuestra conjetura es que tal vez tanto como el 40% a 50% del bús de la nave espacial superior aún pueda estar allí», dijo.

Caerá este año… o el próximo

Dorman predijo también que caería a la Tierra a fines de este año o en algún momento del próximo año. «En este momento creo que la reentrada llegará tarde este año hasta mediados del próximo. Pero predecir su decadencia es tan arte como ciencia”, dijo. “El otro problema es que nadie puede predecir la actividad solar para el próximo año, lo que podría afectar el tiempo de decaimiento», añadió.

Otra estimación aproximada sugiere que lo que queda de la sonda podría permanecer arriba por otros 2,5 años, incluso con un perigeo tan bajo. «Esto sugiere que el objeto es muy denso, lo que podría admitir que podría soportar la reentrada», dijo T.S. Kelso de CelesTrak, un grupo analítico que vigila los objetos que orbitan la Tierra.

Un comentario sobre “Amenaza de impacto de satélit

  • el 8 marzo 2019 a las 13:11
    Permalink

    ojala que caiga en el mar pero te paso el dato que siempre se va a poder registrar varias horas antes el lugar exacto que caiga

Cuéntame qué te gustó de la publicación