¿Aprende la Inteligencia Artificial?

Aún no. El gran desafío de la ciencia, es que el cerebro artificial recuerde lo aprendido, y sea capaz de tomar decisiones adecuadas y actualizadas.

Las máquinas, no permiten en tiempo real, evaluar nuevas opciones a partir de la experiencia acumulada. Las máquinas pueden resolver todos aquellos problemas, cuyas soluciones, hayan sido grabadas con anterioridad en un chip.

La modularidad es la capacidad que tiene un sistema de ser estudiado, visto o entendido como la unión de varias partes que interactúan entre sí, y que trabajan para alcanzar un objetivo común, realizando cada una de ellas, una tarea necesaria para la consecución de dicho objetivo. Cada una de esas partes, en que se encuentre dividido el sistema, recibe el nombre de módulo. Idealmente un módulo debe poder cumplir las condiciones de caja negra, es decir, ser independiente del resto de los módulos y comunicarse con ellos (con todos o sólo con una parte) a través de unas entradas y salidas bien definidas.

Incorporar modularidad al “cerebro” de las máquinas, como en el ser humano, permitirá que los ordenadores aprendan habilidades sin sobrescribir el conocimiento anterior.

Actualmente los ordenadores olvidan drásticamente lo que aprenden. Tan pronto como incorporan una nueva habilidad desechan las viejas.

Este es un problema que podría resolver la inteligencia artificial. Ocurre porque los “cerebros” informáticos a menudo se reconfiguran a sí mismos, lo que hace que sea difícil para un equipo no solo conservar viejas lecciones sino también aprender las tareas que requieren una secuencia de pasos.

“Los investigadores tendrán que resolver este problema de olvido catastrófico para mejorar la producción y el rendimiento de los ordenadores y robots con inteligencia artificial”, ha afirmado Jeff Clune, profesor de ciencias informáticas en la Universidad de Wyoming.

¿Qué haría falta para que un cerebro de una computadora pueda retener lo que sabe y aprender cosas nuevas?, esto es lo que han averiguado estos científicos, tal y como recoge The Atlantic.

En los seres humanos y los animales la modularidad del cerebro evolucionó como la mejor manera de organizar las conexiones neuronales, permitiéndonos aprender una nueva habilidad sin sobrescribir el conocimiento de otra previamente interiorizada.

La modularidad parece ayudar también a las máquinas, como a los humanos, a retener lo que saben.

Con el fin de fomentar la modularidad en el “cerebro” de los ordenadores, los investigadores han incorporado lo que llaman los costes de conexión, que muestran el nivel que una computadora puede alcanzar para recordar una vieja habilidad una vez que ha incorporado a sus procesos una nueva.

Un comentario en «¿Aprende la Inteligencia Artificial?»

  • el 17 abril 2015 a las 10:39
    Enlace permanente

    Jajajaja……..si le ponen mi mente marchan todos!!
    Ja ja ja ja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.