Camaratres dona 8.000 negativos a la IMM

El pasado martes 14 de abril, en el salón Dorado de la Intendencia Municipal de Montevideo se realizó el acto de sesión del acervo fotográfico de Camaratres al municipio capitalino.

Camaratres funcionó como agencia fotográfica durante el final de la dictadura, en los años de la apertura hacia la democracia.

Junto al acto de sesión, de los aproximadamente 8.000 negativos que componen el archivo fotográfico de Cyro Giambruno y José Luis Sosa, se hizo la presentación de un libro con una selección de esas fotografías. El libro que lleva por título: “fotógrafos de apertura”, es un archivo de la memoria de los años 1983 a 1985 de nuestro país. Fotos en blanco y negro que nos transportan a esos años, años que también fueron en blanco y negro para nuestra sociedad, una sociedad que vivió en silencio, con miedo, con mucha tristeza un período de represión, de violencia, de injusticias, pero que después de 1980 pierde el miedo, que a partir del plebiscito, con la apertura de algunos medios de prensa que se animaban a oponerse al régimen, aunque fuera entrelíneas, comienza a ganar la calle, comienza a hablar, en un proceso de afirmación de una voluntad popular por derribar la dictadura, que tiene su explosión en los años que Camaratrés trabaja captando lo que pasa en la calle y enseñándolo al mundo.

Desde la llegada de los hijos de uruguayos exiliados, pasando por la muerte de Roslik, el último preso político muerto en la cárcel, el río de libertad en el Obelisco, la llegada de insignes exiliados: Zitarrosa, los Olimareños, Wilson Ferreira, las elecciones de 1985 y la puesta en libertad de los últimos presos políticos, el libro nos lleva de la mano en un recorrido, a través de las imágenes más representativas, por esos dos años de historia.

Por Iara Bermúdez y Waldemar García

En la presentación, la historiadora Magdalena Broquetas, explicó que “para quienes son contemporáneos de los hechos, para quienes son protagonistas de esta historia, las imágenes de Camaratres son ventanas al pasado, de alguna manera son espejos que les devuelven lo que fueron sus luchas, lo que fueron sus proyectos, en definitiva lo que fueron sus sueños. En ese sentido son imágenes, que son una parte fundamental de su identidad, de su identidad política, de su identidad social, cultural. Pero también para quienes no fueron partícipes directos de estos hechos, de los hechos que nos muestran estas imágenes, el acervo de Camaratres proporciona un gran marco social, si se quiere, de un gran paraguas bajo el cual organizar esa Memoria.”

cara-271-1_605x250

Añadió que “Además del libro, lo que celebramos hoy, es que esto viene acompañado de la transformación de una voluminosa colección particular en un fondo de archivo. Un fondo que va a ser trabajado interdisciplinariamente como tal, como un fondo archivístico, con todos los recabos metodológicos que se requiere, con todos los cuidados que requiere para mantener su integridad material y de contenido y para lograr que estas fotos sean bastante más que soporte de memoria y disparadores de memoria. Me interesa subrayar esto, que la incorporación, del archivo de Camaratres a los fondos del Centro de Fotografía, fondos muy diversos en su temática, en su temporalidad, además de la dimensión emotiva, hace que estas imágenes adquieran status de documento histórico, y esto en un país como el nuestro que tiene todavía dificultades para la preservación y para la correcta puesta a disposición del patrimonio histórico con sus múltiples formas, no es poca cosa.”

Broquetas explicó que estas fotografías “son parte de la historia contemporánea en el Uruguay, historia de la fotografía en el Uruguay, historia de la prensa y de quienes trabajaron en la prensa en Uruguay. Estas fotografías son fotografías de calle, que así las llamábamos, en una época que esto suponía correr riesgo de la libertad e incluso de la vida de quien la sacaba. Son testimonios para la historia de fotoperiodismo en el Uruguay en un momento que es bisagra, un momento donde resurge la prensa de oposición después de varios años de censura casi total.” Refiriéndose al foro “30 años. Expectativas y disputas en torno a la nueva democracia”, que se realizó entre los días 14 y 16, organizado por la Universidad de la República, y que se desarrolló en la IMM, dijo que: “Es este un marco propicio para que estas imágenes, como fuentes históricas, empiecen a confrontarse con testimonios orales, con documentos escritos y con otras formas de iconografías. Las fotografías por si solas no van a dar respuestas pero si van a contribuir a ensanchar y a enriquecer el universo de preguntas, que es fundamental para la construcción del conocimiento histórico y social sobre este pasado reciente.”

Cyro Giambruno explicó cómo fueron los orígenes d Camaratres, como se conocieron en el Fotoclub con Jose Luis y lo emocionante que ha sido para ellos rescatar las fotos y las reacciones de quienes vivieron esos acontecimientos: “me he encontrado con gente que se ha ido buscando dentro de las fotos y se han encontrado, hasta un senador el otro día decía “en este lugar estaba yo, y se encontró, fue muy emocionante. Una Sra. que le presentó a su padre al niño y dijo ‘ese es tu padre’, y ella ni siquiera lo conocía, es para nosotros un orgullo estar en estos momentos.” “Estamos en 2015, y comentábamos con José Luis, revisando los archivos que seguimos compartimentados, seguimos protegiendo nombres, seguimos pensando con miedo, en no nombrar a fulano o zutano, hay cosas que quedaron demasiado metidas adentro y lo peor de todo que si revisamos la historia nacional, cada 30 años hay un golpe de estado, estamos a la vuelta de tener otro golpe de Estado, yo creo que no pero, sean blandos o duros aquí hay golpe de estado, al Pepe Batlle, a este, al otro, siempre ha habido cruces, esto muestra que el pueblo uruguayo participa cuando se le convoca, cuando hay intereses, cuando se siente agredido.”

Finalmente, la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, agradeció la confianza que significa depositar todo un valioso archivo fotográfico en la Intendencia, para poder seguir trabajando y divulgándolos. Sobre las fotos dijo que, “nos permite recordar, volver a ubicarnos en algo, que es sustantivo para todos los que estamos acá, que es por qué y cómo llegamos acá y que és lo que está en el centro que son los seres humanos concretos, y a mí me parece que eso sigue siendo lo más importante. La mayoría de los fotógrafos que conozco ponen en el centro los seres humanos, y el libro es eso: poder reflejar los sentimientos que a cada uno nos ha movido a lo largo de la vida.”

Desde esta columna queremos dar nuestro pequeño homenaje a Eduardo Galeano, que nos dejó en la madrugada del martes 14. Como a todos los grandes hombres su legado lo trasciende, y su vida, su obra, su trayectoria, permanecerán entre nosotros por siempre.

Un comentario en «Camaratres dona 8.000 negativos a la IMM»

  • el 17 abril 2015 a las 11:27
    Enlace permanente

    Nunca esta demas todo lo que apunte a la memoria, asi que bienvenida las expofotos, expocuadros, expoplasticas, y expolibros que apunte a eso.
    Bien por el recuerdo a Eduardo Galeano que nos dejó un enorme legado para todos y se fue como hacen los grandes, sin hacer nada de ruidos, sin hacerse el víctima por su enfermedad, ni nada de pamentos.
    Un grande de verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.