Con bronca y junando

Por COMOUSTÉ.

Hago mías las palabras del Sr. Dr. Pablo Mieres, hacia los inspectores de tránsito y las hago extensivas a todas las autoridades de la IMM, elevadas a la enésima potencia y por algo que no me pasó a mí, ni al Dr. Mieres.
bronca-273-1-605x250
No sé si he sido claro y motiva estas líneas lo siguiente.
Antenoche tuve una cena con unos amigos, un pollicidio “party”, porque los bichos desplumados a las brasas no se resistieron para nada, son esos retos agradables que nos damos los amigos, de vez en cuando y con poca plata, pero tenemos esa virtud de ser amigos de verdad.
El que toma no maneja, para lo cual, hay tres o cuatro amigos que no pueden, ni deben, tomar alcohol por diversas dolencias y son los que ofician, con mucho gusto, de choferes del resto.
Uno de los amigos, hacía unos días que me dijo, que no iría a comer el pollo correspondiente, porque pensaba que no iba a estar con ánimo para hacerlo por un trámite que tenía que cumplir.

Pero igual vino, caliente como relleno de chinchulín, porque tuvo la felicidad de llegar vivo a los 75 años y la IMM como premio le mandó a renovar la libreta de chofer y a rendir examen “práctico de conducir”, si aunque no lo crea, después de manejar 57 años y aprobados todos los exámenes médicos, fue reprobado en el examen práctico, porque a criterio de los examinadores, inspectores de tránsito, después de hacerlo durante 57 años no era idóneo para hacerlo, en este festejable Montevideo.
El hombre estaba muy deprimido porque no puede atender a sus clientes y todavía sigue con ganas y fuerza de trabajar, claro que lo suyo lo hace para no morirse de hambre con las migajas que le pueda tirar el BPS y no irle a dar de comer a las palomas a la plaza del barrio, siendo todavía útil y único integrante de su empresa, una unipersonal invendible, porque son para clientes de confianza atendidos por el propio dueño.
Con otra inyección de ánimo como la que le dieron los inspectores que tomaron el examen va a ir a sacar número a Martinelli, dado que no tiene en su haber multas por exceso de velocidad, ni de velocidad tortuga que entorpecería el tránsito, no atropelló a ningún transeúnte durante el examen ni en toda su vida, lleva cero multas en los últimos 10 o 15 años, ni siquiera un choquecito, la prueba de marcha atrás y la de estacionamiento la hizo correctamente, pero … en algún detalle imponderable o no comentable falló.
En la vida hay que ser atencioso con los que nos atienden.
¿Por qué lo bocharon? ¿Por qué le sacaron la habilitación para conducir? ¿E indirectamente la de poder trabajar?

Debe ser un criterio fundado por estos incompetentes, lo inhabilitaron para conducir causal: “por las dudas”, un sólido concepto de seguridad burocrático de los ni ni.
Claro que los sangrientos accidentes de tránsito no los protagonizan los “ancianos” de 75 años en más, sino que el muerto y medio diario que vemos en la prensa son de motociclistas y otros birrodados que en un altísimo porcentaje no tienen libreta de conducir ni de propiedad del vehículo.
Mi amigo no construyó el corredor Garzón, “cementerio de los justos” a un costo multimillonario para mejor gloria de la Heladera, pero a él le prohíben manejar en forma legítima, porque nada dice que no sepa conducir un vehículo, sino que la libreta es un documento que prueba que ha cumplido con los trámites municipales, pero en cualquier juicio el puede probar que sabe conducir y muy bien, sin resultar un eventual riesgo para el resto de la población.
La IMM o la autoridad en las motos incautadas, unas 2.000 y sin reclamar, por ser robadas o estar en otro tipo de infracción, han tomado la inteligente medida de convertirlas en chatarra y venderlas por kilogramo de metal o plástico o lo que fuere.
Que burros se perdió la noria, porque el país gastó divisas en esas motos para importarlas y las van a destruir, en vez de regularizarlas y rematarlas como corresponde y salvar los dólares invertidos oportunamente o a invertir para sustituirlas en el futuro y darles el uso adecuado.
No hay problema capaz que en las elecciones del 10 o cambia todo y Ud. se lo cree???.
No va a cambiar nada, unos incompetentes sin ideas sustituirán a otros incompetentes sin ideas, total está todo pago.

Si a mí me ocurre lo de mi amigo, les aviso y no es una amenaza, a los que me tomen la prueba y subsidiariamente a sus jerarcas, de abajo para arriba en la vía jerárquica hasta el número uno, les iniciaré personal e institucionalmente o sea a todos individualmente y al propio municipio como persona jurídica, juicio por daños y perjuicios, daños moral y todos los que nuestra legislación de cabida más la imaginación del mejor abogado, sin perjuicio de la concusión (tentativa de coma) a los que me tomen el examen, tantos gargarismos que se hacen con los derechos humanos, vamos a ver si están comprendidos dentro de ellos, el desplazarse por el territorio de la República en vehículo propio y con las garantías del uso eficiente del mismo.

Herramientas jurídicas hay y no nos tenemos que amilanar por unos buenos para nada.
En EEUU a una persona le dan la libreta de conducir una vez en la vida y con cada infracción le van restando puntos, si queda en cero punto, volverá a tramitar la libreta nuevamente si le correspondiere y si no le correspondiere por la gravedad de las faltas no la obtendrá nunca.
Acá el tema de la renovación es para recaudar dinero, para el monstruo de la Intendencia y sus adláteres de la cometa.

Ante el análisis para la libreta lo hacía los médicos empleados del municipio dentro del costo de la misma, hoy hay que ir a mutualistas del barrio de la IMM, que designa la propia IMM, pagar lo que ellos fijan por mirar unas letras en la pared, escuchar un par de números y que le tomen la presión sanguínea y si todo va medianamente bien le sacan una foto hasta los 75 años en que no le renovarán nada sin previo examen de conducir.
Pienso yo, y estoy bastante tibio, con el Dr. Vázquez o la pléyade de gerontes que obran en las oficinas públicas y en los vehículos de las distintas dependencias oficiales, todos mayores de 75 les habrán hecho dar el examen de chofer o son cosas que me corren por mi calenturienta cabeza.

No estaría mal saberlo de buena fuente, porque debe ser más difícil manejar un país o una oficina o ministerio importante, que unos fierros con cuatro ruedas, digo yo, no sé… y que todo sea para bien..

Un comentario en «Con bronca y junando»

  • el 3 mayo 2015 a las 11:12
    Enlace permanente

    Esto de decir que los profesores que no aprueban a los alumnos no saben nada o le tienen manía, es algo que existe desde que existen los exámenes. Una persona con 75 años aunque esté en perfecto estado de salud, es normal que pierda facultades: reflejos, visión, audición. Calificar de incompetentes a los examinadores porque no le dan el carnet de conducir a un amigo septuagenario es muy solidario con el amigo pero poco riguroso. ¿Ud. estaba dentro del auto cuando se examinó su amigo o simplemente cree la versión que le contó? Si yo le hubiera creído a mis hijos cada vez que suspendían una materia hubiera terminado quemando el liceo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.