Decapitación como regalo de bodas

Por Niquita Nipone
No habrá alguien que le ponga coto a esta masacre enfermiza, y estúpida a más no poder.
Basta de sangre inocente y sin sentido. Una decapitación de regalo de bodas y otras pesadillas de las mujeres entre yihadistas.

El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, sancionó a una mujer a ser decapitada como regalo de boda para una «jueza» sádica de la temida policía religiosa del grupo terrorista, según ha revelado el diario británico Daily Mail.

La mujer pidió matar a un «infiel» a cambio de casarse de nuevo, tras la muerte de su marido muyahidin en una batalla. Al-Baghdadi sentenció que solo podía tomar la vida de otra mujer en línea con la estricta segregación entre hombres y mujeres. Así el líder dictaminó que la jueza podía cortar la cabeza de otra mujer del Estado Islámico, que recientemente había sido acusada de espionaje.
Este bárbaro regalo es solo uno de una larga serie de historias desgarradoras contadas por una desertora de la policía religiosa, Hisbah, del grupo terrorista que gobierna un territorio de alrededor de ocho millones de personas con una interpretación retorcida y medieval de la sharia.

Durante la desgarradora entrevista, Leena nombre ficticio otorga una visión sin precedentes acerca del funcionamiento del Estado Islámico. Describe el sofocante efecto que tiene el miedo en una sociedad donde los niños son utilizados como informantes, donde una mujer fue sentenciada a 80 latigazos en público por «error», donde la lucha por el poder llevó a su jefa a ser decapitada, y en donde las prisioneras yazidíes son concedidas a los combatientes del grupo terrorista como esclavas sexuales.
Leena también ha revelado que hay cinco mujeres británicas en la Hisbah, incluyendo conversas, que al parecer reciben un trato preferencial por los líderes del Estado Islámico. Entre ellas se encuentra una mujer rubia llamada Susanne y una pelirroja llamada Fátima.

«Pensamos que eran héroes»
La desertora del ISIS ha contado al DailyMail que «Cuando los combatientes y mujeres extranjeras llegaron pensamos que eran héroes. Habían venido a luchar por nosotros, arriesgando su vida para luchar por nuestra libertad». Pero pronto quedó claro que solo venían a buscar «dinero, oro y esclavos».

Otro ejemplo de los horrores que Leena veía a diario es la historia de una joven de 27 años y madre de dos niños que fue condenada a muerte después de que la Hisbah descubrió que se había quejado de la vida bajo el ISIS en un mensaje de WhatsApp dirigido a su hermana en Damasco. En tonos tristes y silenciosos, Leena, describe: «Fue un asesinato. Dijeron que estaba conectada al régimen de Assad, que era una espía. Pero la realidad es que ella no recibía su salario y no podía viajar a recogerlo».
A pesar de los enormes depósitos de petróleo, la electricidad de la ciudad proviene solamente de generadores diesel —controlados por miembros de alto rango de ISIS, llamados emires—. Ya no hay aire acondicionado para las familias que viven bajo el sofocante calor del verano que ronda los 50 grados y el suministro de agua es irregular.
Ahora en la clandestinidad y frente a una vida en carrera, con los ojos abiertos de miedo, Leena, explica: «Estoy horrorizada por lo que vi, la brutalidad y la corrupción. Me fui porque vi tantas cosas terribles, tanta destrucción y crueles palizas».

decapita-287-2-435x130Atraída por el Estado Islámico
En septiembre de 2012, recientemente casada y embarazada de su primer hijo, Leena huyó de los combates en Deir Ezzor —anteriormente una ciudad próspera de las orillas del río Éufrates y ahora el centro de la industria petrolera de Siria—, a un pueblo vecino, que se convirtió en la sede regional del ISIS.
«Lo único que sabíamos era que teníamos que rezar cinco veces días y ayunar durante el Ramadán», dice Leena. «Antes nadie llevaba un niqab (velo facial), ni estábamos obligadas a ponernos la ropa islámica. Leena admite que en un principio se sentía atraída por la línea dura del Islam que románticamente describía el ISIS como el verdadero camino para un musulmán.
Su comunidad, al igual que la mayor parte de Siria y el ISIS, sigue la rama sunita del Islam, que considera al presidente sirio, Bashar al-Assad, como un hereje por ser miembro de los alauitas, una oscura secta dentro de la visión chiita rival del Islam.
Leena se inspiró para aprender más sobre la Ley de la Sharia y completó un programa de adoctrinamiento del ISIS. «Fuimos a las otras aldeas para ayudar a la gente a entender la ley Sharia, para mostrarles el camino del Islam», comenta.

Empleada en la Hisbah
Según los combatientes extranjeros iban llegando a la zona, las familias ofrecieron a sus hijas y a las viudas como novias a los que consideraban como «héroes». «Mi esposo se había unido a los combatientes. Mi amigo me explicó que obtendría un salario de 200 dólares al mes y podía quedarme con mis padres», explica Leena.
Sonriendo al recordar su inocencia, cuenta cómo se unió al Hisbah en mayo 2013: «Me uní al ISIS, trabajando para el Hisbah en la sección que se ocupa de las mujeres. El trabajo consiste en mantener la ley islámica, asegurarse de que las mujeres usan el niqab, que llevan la ropa correcta y se comportan de la manera apropiada con los hombres».
Su primera misión fue infiltrarse en un campo de entrenamiento de la Sharia y espiar a las mujeres jóvenes obligadas a adoptar el estricto código islámico. Las que no se comportaban correctamente eran enviadas a la Corte de la Sharia donde eran juzgadas y se enfrentaban a recibir palizas como castigo.

A cambio de su lealtad, se le ofreció un trabajo como secretaria de una jueza Hisbah, una posición similar a trabajar como empleado de un juez de instrucción, en la localidad de El Mayadin, cerca de Deir Ezzor. Su jefa dictaminaba solo los delitos cometidos por mujeres en un tribunal de la Sharia.

Los castigos
Los castigos a la «culpable» incluyen multas por el uso de la ropa «no islámica» con azotes, amputar manos por robo, la muerte por lapidación por adulterio y decapitaciones por traición.
Sin embargo, pronto empezó a ver terribles injusticias en las sentencias judiciales. «Gente inocente era condenada a muerte». Por ejemplo, una mujer fue detenida por hablar con un hombre en una tienda. Explicó que el hombre era su marido, pero la oficial Hisbah no le creyó. «Fue llevada ante un juez egipcio, un monstruo, un demonio. Finalmente la mujer siria fue condenada a una terrible paliza: fue azotada como un animal, 80 latigazos, en la plaza principal en frente de todos. Entonces el hombre se presentó con su contrato de matrimonio y resultó que ella era su esposa. Pero ya era demasiado tarde».
Leena afirma que nunca participó en las flagelaciones. En los dos años que Leena trabajó para el Tribunal de la Sharia, se repartieron un sinnúmero de azotes y palizas. También vió tres amputaciones y una decapitación, que tuvo lugar en la plaza principal de la ciudad.

La huida a Turquía

Cuando la jefa de Leena, Um Abdullah, fue condenada a muerte, su familia sabía que tenía que escapar. «Me sentí muy asustada porque yo era su empleada. Temía que sería la próxima en ser decapitada», cuenta Leena.
En la huída usaron documentos falsos y se disfrazaron con ropa vieja, incluyendo dos niños menores de cinco años. Viajaron en mini-bus pasando por Raqqa, la «capital» del ISIS, y por el territorio controlado por otros grupos rebeldes. Así cruzaron la frontera de Turquía hace seis semanas.
«Tenía a mis hijos en mi regazo y estaba asustada por ellos, pero sabía que debíamos salir de Siria. No podíamos criar a los niños bajo el mandato del ISIS, haciéndoles ver amputaciones y decapitaciones», explica la joven desertora.
A pesar de que están fuera de Siria, y lejos de los combates, Leena permanece asustada. Tiene el constante temor de que los agentes de ISIS les van a encontrar y les someterán a un terrible castigo por la fuga. Cambian de casa cada tres o cuatro días.
«Antes de la guerra era administradora del gobierno y mi marido era vendedor. Nos casamos un año antes de la revolución [marzo 2011]. Teníamos una bonita casa y un coche», relata la mujer. «A mi marido le gustaba pescar y cazar. Éramos felices. La vida ahora es muy difícil, no es segura. Yo no salgo, excepto para comprar provisiones. No podemos quedarnos en Turquía. No hay trabajo para los sirios. Tenemos que ir a alguna parte donde estemos a salvo, tal vez Europa».

(1) Leyes de la Sharia para mujeres
Millones de mujeres en los países musulmanes viven bajo la ley de la Sharia.
La vida musulmana está guiada por un conjunto de leyes y guías conocidos como la Sharia. La Sharia se desarrolló varios cientos de años después de la muerte del profeta Mahoma en el año 632 d.C, de acuerdo con el Council on Foreign Relations (Concilio de Relaciones Extranjeras).La Sharia establece guías para los derechos y el tratamiento de las mujeres en los países musulmanes. Las mujeres en los países musulmanes como Pakistán, Irán, Irak y Arabia Saudita enfrentan limitaciones variadas en su libertad para conducir, interactuar con hombres y en los códigos de vestimenta. La violación de las leyes de la Sharia pone en riesgo de un grave castigo o la muerte. El tratamiento de las mujeres de las leyes de la Sharia son controvertidas. Organizaciones como la Humanista Internacional y la Unión Ética luchan por la libertad de las mujeres en los países musulmanes.

Otras personas están leyendo
Leyes de matrimonio
El padre David C. Trosch de Life Enterprises Unlimited explica de manera general la ley y prácticas de la Sharia en su sitio web trosch.org. La Sharia establece que una mujer musulmana sólo puede casarse con un hombre musulmán. No puede casarse sin el permiso de su protector actual. Después de que la mujer está casada, su esposo se convierte en su nuevo protector. Mientras que los hombres musulmanes pueden tener varias esposas, la Sharia limita a la mujer a un marido. Una mujer que quiera divorciarse debe tener el consentimiento de su marido. Una vez que él da el consentimiento para el divorcio, la mujer debe pagarle la dote.

Proceso jurídico
La Sharia dicta el tratamiento y expectativas de las mujeres en los procedimientos legales. Zohreh Arshadi, un ex abogado en Irán, escribió un artículo detallando las leyes musulmanas en iran-bulletin.org. Arshadi afirma que las mujeres musulmanas acusadas de adulterio enfrentan la muerte por azotamiento o lapidación. La Sharia dicta que una mujer está sujeta a castigo después de que se “prueba por el testimonio de cuatro hombres justos o tres hombres justos y dos mujeres justas”, de acuerdo con el artículo de Arshadi. Arshadi afirma que el testimonio de las mujeres no tiene valor en el tribunal. Los crímenes como la homosexualidad, el adulterio, beber alcohol y combatir en contra del régimen islámico sólo pueden ser probados por el testimonio de hombres en la corte. Una mujer que haya presenciado un crimen como violación o robo no tiene derecho a atestiguar en la corte. Si testifica, puede enfrentar el castigo para la acusación, que es de 80 latigazos.

Segregación
Bajo la Sharia, las mujeres y los hombres enfrentan guías estrictas de segregación. No se permite a las mujeres hablar con hombres con los que no estén directamente relacionados, como se explica en un artículo de faithfreedom.org. El artículo, “Living Under Sharia: The Plight of Women in Saudi Arabia”, explica un incidente en 2007 en el que un grupo de jóvenes sauditas encontraron a una mujer y a un hombre en un auto. La mujer no era familiar del hombre, y 14 jóvenes la violaron. La corte saudita condenó a la mujer por violar las leyes de segregación de la Sharia. Se le sentenció a seis meses en prisión y 200 latigazos. A los jóvenes que la violaron se les condenó de uno a cinco años de prisión.

Un comentario en «Decapitación como regalo de bodas»

  • el 6 agosto 2015 a las 23:05
    Enlace permanente

    La azotaron en la plaza publica por mirar a un hombre? decapitacion por traicion? en que siglo vivimos? pero por ese lado el mundo ni mira porque? porque las mujeres sometidas no tienen plata los que tienen plata son los que las someten. Hay que denunciar al mundo lo que hacen estas bestias y avivar a los que viven en la edad de piedra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.