Discriminación en las FF.AA

Por Lorenzo Olivera
Cuando uno es muchacho se gana la vida o la lleva mejor arrimándole unos pesos a los que nos dejan nuestros padres. Yo me defendía tomando versiones de clases de facultad con un grabador que pesaba un quintal y era a alambre, la mayoría de los lectores ni sospecha lo que eran, era un alambre finito, que se imantaba al pasar por la cabeza de grabación y luego al pasarlo nuevamente repetía lo que había grabado, después fueron de cinta de un plástico finito, los de alambre cuando se pasaban de vueltas o se frenaba de golpe se producía una galleta que lo más práctico era cortar y tirar todo y perder lo que se había grabado, los de cinta de plástico con sales férricas incluidas cuando se reventaba la cinta, se ponía una arriba de la otra en forma paralela y se cortaban chanfleado con una hoja de afeitar, o podría hacerse con una trincheta.

Ahora cuando veo los grabadores actuales que caben en el bolsillo chico del saco de vestir e inclusive pueden grabar sin que nadie los vea dentro del bolsillo y graban montones de horas, cuando los anteriores no llegaban a una hora por rollo de cinta.
Actualmente, si no existen, probablemente existan y nosotros no los conozcamos, va a aparecer un aparato que pasará a letra las palabras automáticamente y chau el que saca versiones.
Mi tarea consistía en tomar la grabación con el permiso del profesor, pasarla a máquina y luego dársela al profesor para que este la corrigiera y además eliminara los errores de dicción y la adaptación a un libro de apuntes, eso si era un libro de apuntes corregidos por el propio profesor que lo hacía de puro pierna y no ganaba nada, sin perjuicio que los sueldos de la facultad para los profesores eran como hoy una miseria.
Un día hubo un hecho de sangre, el profesor que daba la clase, en horas de la madrugada, abrió la ventanilla de su automóvil y le pegó un tiro en el pecho a un hombre y se suicidó.
A todo esto tenía todas las clases del año en su poder corregidas y el que me mandaba en mi trabajo dejó pasar unos quince días y me mandó a la casa del profesor suicida a solicitar que se me entregara el material para imprimir.
Me atendió la madre y me dijo de todo y me sacó con cajas destempladas, pensando que yo era de las amistades vidriosas de su hijo.

Después de un tiempo llamó la señora pidiendo miles de disculpas, pero yo no fui ni mamado a buscar el material a lo que tuvo que ir el encargado de mi tarea.
El tema fue que el episodio del tiro y el suicidio fue un desenlace de una relación pasional homosexual y después de eso abrió la boca un alumno veterano, que era un alto oficial de la Marina retirado y había integrado el tribunal de honor por el cual al profesor suicida lo habían dado de baja por “notoria mala conducta”, en mérito a su actividad diferente.
El ex oficial de la Marina no quería saber de nada con este profesor, porque como él lo había sacado de la fuerza y con todos los deshonores del caso cuando se dieran vuelta lo papeles y él tuviera que dar examen podría cobrarse la expulsión de la armada y bocharlo, cosa que a él no le quedaba más remedio que recusarlo para que no pudiera integrar la mesa y no estaba en él el ánimo de quemarlo en el gremio docente y profesional.
El crimen pasional lo salvo al marino retirado de tener que recusarlo, y tuve el placer de conocerlo y era un tipo muy derecho.
Hoy puedo escribir esto porque todos los actores menos yo están todos muertos, dado que yo era un chiquilín y ellos eran mayores y el tema del homosexualismo en los cuadros militares se ha ido aclarando y ya no pesa tanto como antes.
A continuación se transcriben la evolución de la situación tomando diversos artículos de la prensa nacional.
Militares: polémica instalada por ingreso de homosexuales a FF.AA.
Decreto. Resistencia de uniformados retirados; beneplácito entre civiles
Militares coinciden en que el decreto que habilita el ingreso de homosexuales a las Fuerzas Armadas generará resistencia.

Larrañaga y la comisión honoraria contra la discriminación apoyaron la medida.
Otros precandidatos no opinaron.
El presidente del Supremo Tribunal Militar, general retirado Julio Halty, dijo a El País que el decreto del Poder Ejecutivo que elimina las restricciones en función de la orientación sexual para el ingreso a las escuelas de Oficiales, «es polémico», «viene a acompasar los tiempos» y «va a generar resistencia».
Remarcó que la institución que preside solo juzga delitos y no faltas graves, por lo que los casos de homosexualidad no pasan por el Supremo Tribunal Militar, el órgano que preside.
Halty subrayó que si bien la Ley Orgánica Militar no necesitará sufrir ninguna modificación por el decreto presidencial, necesariamente se deberán cambiar «disposiciones internas» que están vigentes en todas las fuerzas y que tienen que ver con temas vinculados a la moral». Explicó que estas disposiciones van más allá de los decretos que regulaban las formas de ingreso a las escuelas de formación de oficiales.
Halty señaló que esos temas siempre son abordados por tribunales de honor, los que generalmente terminan por sancionar al militar.
Otras fuentes militares consultadas indicaron que los homosexuales en las Fuerzas Armadas en caso de ser sometidos a un Tribunal de Honor son juzgados por «falta grave», la que termina con su expulsión.
Históricamente, en todas las fuerzas los homosexuales han sido separados siempre que su opción sexual fuera descubierta.

No obstante, militares retirados y otros en actividad admitieron que otros casos han pasado desapercibidos porque esos uniformados mantuvieron en privacidad su opción sexual.
Sin embargo, en otros casos oficiales de mayor rango, tras ser juzgados por tribunales de honor, pasaron a situación de reforma, por lo que su carrera militar quedó trunca.
ANTES. Alicia Saura, secretaria técnica de la comisión honoraria contra el racismo, la xenofobia y toda otra forma de discriminación, celebró que se haya lanzado este decreto, «pero debería haber sido muchísimo antes», señaló.
Consideró que la decisión del gobierno puede ser producto de las movilizaciones y visibilidad de grupos de la sociedad civil a favor de la diversidad sexual. Agregó que la comisión no había llegado a analizar la normativa que regula el ingreso al Ejército.
Saura dijo desconocer otras dependencias públicas que tengan trabas para el ingreso de homosexuales, porque «hace mucho que la homosexualidad dejó de ser considerada un problema psiquiátrico».
Sostuvo que la comisión seguirá indagando en la legislación y requisitos de ingreso y egreso de los organismos públicos; pero agregó que existen otras trabas «a veces invisibles, que no están en papel y en las que la comisión tiene mucho por hacer».

Como ejemplo puso que tal vez ahora una persona homosexual no tenga problema para ingresar a trabajar, pero sí tenga muchas trabas a lo largo de su carrera.
Ruben Amato, director de la Dirección de Identificación Civil y representante del Ministerio del Interior en la comisión, dijo que ni en su dependencia ni en otras de esa secretaría de Estado «se hace ningún problema por la orientación sexual de los integrantes del instituto». Recordó que muchos años atrás «hubo algún sumario porque se consideraba una enfermedad y que la vida y la intimidad del policía iba más allá del instituto. Pero mientras la persona guarde una conducta moral acorde no hay ningún tipo de problema. Se brega por que no haya discriminación alguna por la orientación sexual y que no es una enfermedad; eso ya pasó a la historia», agregó.
Amato sostuvo que la comisión recibió denuncias de otro tipo, pero no de lugares públicos que por orientación sexual discriminen a las personas.
En tanto, Martín Prats, representante de la ANEP en esta comisión, afirmó que la medida del gobierno es «para felicitar».

«La discriminación por cualquier razón creo que es errada y la de orientación sexual es una de ellas. Por lo tanto, ir logrando que en el Estado se vayan eliminando discriminaciones existentes en normativas legales o administrativas es el camino indicado», expresó. «Desde la comisión estamos trabajando en el análisis de distintas áreas del Estado, que disposiciones discriminatorias pueden estar existiendo para recomendar su eliminación, y esta es una de ellas», añadió el abogado.
«Discriminación tan directa hacia los homosexuales en una norma no conozco», afirmó Prats con relación a la que regía para el ingreso de homosexuales a las Fuerzas Armadas. Opinó que la derogación «puede ambientar que se empiecen a descubrir otras normas que tal vez no se apliquen pero pueda estar existiendo en otras órbitas del Estado».

POLÍTICOS. Los líderes políticos han tenido diversa reacción con respecto al decreto del Poder Ejecutivo. Jorge Larrañaga, precandidato de Alianza Nacional, acompañó la decisión del gobierno. «Creo que no hay que discriminar», sostuvo. Pero, a la vez, Larrañaga subrayó que «hay que mantener la disciplina» dentro de las Fuerzas Armadas. Por eso, planteó que lo primero que hay que hacer es compatibilizar esos dos principios antes de evaluar resultados.
Quien prefirió no hacer comentarios al respecto fue el precandidato colorado Pedro Bordaberry.
El precandidato de Unidad Nacional, Luis Alberto Lacalle, tampoco quiso hablar al respecto. Gustavo Penadés, miembro de la comisión de Defensa del Senado e integrante del grupo de Lacalle, consideró que «hay que trabajar con un concepto moderno, sin prejuicios, pero atendiendo también a las particulares características que tienen las FFAA y a los valores que representan y defienden».

Vázquez: estamos satisfechos
En Asunción, el presidente Tabaré Vázquez y su par paraguayo Fernando Lugo coincidieron en que los homosexuales pueden ingresar a las Fuerzas Armadas de sus respectivos países, porque sus gobiernos no hacen discriminaciones de ningún tipo.
Vázquez realizó una visita oficial de 24 horas a Paraguay para participar en los festejos en la conmemoración de los 198 años de la independencia de ese país, que tuvo como acto principal un desfile militar en Asunción.
Antes de retornar a Montevideo, Vázquez expresó a los periodistas que en Uruguay ya «entró en vigencia la autorización para que los homosexuales pudiesen servir en las Fuerzas Armadas«. «El estado no hace discriminaciones de los ciudadanos por su condición política o por su opción sexual«, destacó el mandatario.
«Hemos tomado esta decisión plenamente conscientes de lo que hacíamos y estamos realmente satisfechos de haberla llevado adelante», precisó Vázquez.
Lugo, por su parte, se asoció a las palabras de Vázquez señalando que, eventualmente, en Paraguay también podrían incorporarse a las fuerzas militares los homosexuales «porque no hacemos ningún tipo de discriminaciones, ni religiosas ni por opción sexual«.

Pero el presidente paraguayo aclaró que en Paraguay no se ha planteado aún una decisión parecida. «No se ha planteado todavía el problema, pero de hecho me temo que sobrevenga», afirmó.
«Yo creo que en Paraguay muchas veces llegamos tarde y luego de consumados los hechos lo discutimos», puntualizó el presidente Lugo, ex obispo.
Opción sexual sin segregar
El decreto del gobierno establece que se «modifican las condiciones de ingreso a las Escuelas de Formación de Oficiales, a los efectos de eliminar las restricciones existentes en función de la orientación sexual de los postulantes». El texto añade que actualmente se establece que «las desviaciones manifiestas de la sexualidad serán consideradas como características negativas psíquicas para el ingreso al instituto», pero que ya no serán consideradas causas de ineptitud”

“Uruguay: Primera boda gay con una militar como contrayente
Una oficial de las Fuerzas Armadas de ese país contrajo matrimonio con su pareja, una civil. No se revelaron sus identidades.

Una oficial de la Armada cuya identidad no ha sido revelada es desde hoy la primera integrante de las Fuerzas Armadas uruguayas que contrae matrimonio en el país con una persona de su mismo sexo.
Este enlace, del que no se aportaron más datos, fue confirmado por portavoces de la Armada a la Asociación de Familias LGTB y Homoparentales del Uruguay.
Según manifestó a EFE el presidente de dicha organización, Omar Salsamendi, este matrimonio supone un “hecho histórico” y una “humilde lección de Uruguay al mundo”, que demuestra que “el país es cada vez más igualitario e inclusivo”.

Las bodas entre personas del mismo sexo son permitidos en Uruguay desde abril de este año con todos los derechos y obligaciones que los heterosexuales.
Salsamendi apuntó que la boda entre la militar y su pareja, que es civil, indica además que se está cumpliendo el decreto que habilita el ingreso de homosexuales en las Fuerzas Armadas uruguayas, firmado en 2009 por el entonces presidente, Tabaré Vázquez.
El activista recordó que antes de la entrada en vigor de esta medida “se expulsó a varios militares del Ejército por su orientación sexual”.
La legislación uruguaya vigente desde abril de 2013 señala que la institución del matrimonio “implicará la unión de dos contrayentes, cualquiera sea la identidad de género u orientación sexual de estos, en los mismos términos, con iguales efectos y formas de disolución que establece hasta el presente el Código Civil”.

Esto era en aquel entonces 2013 y se fue avanzando en la integración, claro que no conozco a ningún negro con grado de Coronel a pesar de que el autor de la marcha San Lorenzo, música insignia del ejército argentino haya sido de la autoría de un negro uruguayo de San Carlos, llamado Cayetano José Silva y tampoco un uruguayo de origen judío que haya llegado a más de coronel, todo por ciertos prejuicios que aun a pesar de tanta fanfarria antidicriminación.

Deja tu comentario