Disquisiciones sobre el amor II

Por Lorenzo Olivera

CONTINÚA DEL NÚMERO ANTERIOR

materialista-232-1_435x326

7- La etapa de noviazgo en nuestra época
Esta etapa es cuando definitiva y estrictamente son novios como definimos nosotros. Ahora lo que si debe importar es el trato entre ellos. Primero criticare a los casos actuales, luego hablaremos del paso que nosotros debemos seguir.

Hay casos completamente obsesivos, es decir que siempre estoy pensando en mi amor. ¿Acaso la vida sin amor seria monótona? Hay personas que solo piensan en su pareja y no piensan en las demás cosas que las rodean. Eso no es amor, eso es fanatismo, un sentimiento extremo. El problema de ser fanáticos nos hace egocéntricos también, porque solo pensamos en lo que nos gusta a nosotros y nadie nos contradice, más allá de que el fanatismo es el sentimiento más alto que pueda tener una persona. Puede haber como ejemplos parejas que dejan sus estudios por su amor. El amor dialéctico busca la preocupación hacia el otro, tomando también en cuenta si el otro nos ama, pero preocuparnos más por amar, y si el otro nos ama entonces que se forme la pareja.

Después están casos desfavorables y egocéntricos que, por más que signan al amor dialéctico al pie de la letra, siempre están mostrando u obligando al mundo tener una pareja. Por ejemplo, a mí me gustan las computadoras, me fascina el mundo de la informática, pero por ello no voy a obligar a medio mundo a que manejen una PC. Para mísería bueno, pero solo está al servicio de este mundo los que quieran. En el caso del noviazgo también. Una de las concepciones egocéntricas y raciales es que todos seamos iguales, un principio que yo considero que es de la discriminación. Y eso es lo que se ve en nuestra sociedad, y las sociedades de todo el mundo, la obligación de tener una pareja y no se ha respetado que alguien no la tenga, esa horrible competencia de concepciones.

Otro caso sería el de la melosidad. Las personas celosas aman a su pareja, pero no aceptan que otros gusten de ella o que ella guste de otros. Supongamos que él es celoso y ella también. Cuando ella va a un baile, el luego le pregunta “¿a dónde fuiste? ¿Qué hiciste?”, todo esto generando la desconfianza de él hacia ella. Cuando los dos no se confían, significa que el no acepta lo que ella hace. Entonces todo esto lo hace también egocéntrico, nuevamente amándose a el mismo muy indirectamente, y además si no estoy confiando, tampoco la estoy amando, solo quiero que esté a mi lado como un esclavo obedeciendo mis sedientas y codiciosas órdenes.
Ya hemos visto como nuestras queridas parejas, y algunas de nuestras actitudes, no nos hacen amar de la manera adecuada. También tenemos en claro que no estamos frente a reglas, leyes u obligaciones, sino que son opciones. Solo digo que si quieren amar de verdad y aceptar el amor dialéctico sigan leyendo este libro, de lo contrario usted haga lo que quiera, es su amor y su vida, si es que lo cree.

8- El amor dialéctico, el que yo prefiero
Por fin hemos llegado a lo que siempre quisimos y que yo quise, la respuesta a todas las preguntas, ¿cómo debo amar a mi novia?

Puedes amarla como tú quieras, siempre y cuando que la ames. Esto es “amor liberal”, apuesta a la tolerancia y el absoluto respeto hacia la pareja. Esto significa que amo tanto a mi novia que dejo que haga lo que quiera, porque yo amo a esa persona como es en su ambiente natural, libre como un ave, no como yo quiero atada al cuello como un perro. Se supone que con esta filosofía si dejo que haga lo que quiera, que sea libre, entonces eso significa que puede amar a varias personas y no solo a una. El hecho de que queramos que solo nos ame a nosotros es un síntoma de celos, ya vimos el tema.
El amor dialéctico es lo poco que vimos hasta ahora. El amor dialéctico apuesta a la sinceridad, el respeto a la pareja, la tolerancia y el razonamiento. Este se diferencia del amor liberal porque apuesta a ser menos materialista que el liberal. Cuando digo materialista contra todas las acciones como el sexo. No es lo mismo necesidad sexual que amor, son dos cosas diferentes. Nietzsche lo plantea así, la comparo con necesidades biológicas, la sexual con la alimenticia. Cuando comemos satisfacemos la necesidad de comer, pero el gusto de esa comida no influye mucho en la parte alimenticia, porque hay comidas que a nadie le gusta pero de todos modos alimenta. El caso del sexo es similar, no es lo mismo amor que sexo. Pero al tratar a una persona como objeto sexual no la trato como persona, y esto me hace egocéntrico sin que me importe lo que le pase o como considero a la otra. Pero el amor liberal toma a la persona como cuerpo y mente, el dialéctico la persona es la mente.
El problema entre amor dialéctico y liberal es que son tan perfectos que los dos quedan como opcional e irían acorde a los gustos de cada uno. Los dos apuestan a mejorar nuestros sentimientos, pero el amor dialéctico está más dirigido al valor humano como persona, y el liberal defendiendo los derechos de cada uno de nosotros como personas libres. Por eso sostengo una teoría de que existe una unión de las mejores partes aplicadas del amor dialéctico al amor liberal, un amor diferente, llagar al “amor real”. El amor real busca la defensa de nuestros valores, el ser libres con una libertad que debe ser moral, respetando a los demás. Como amantes reales debemos estar contra la voluntad del otro, es un enfrentamiento entre opresores y oprimidos. Es una lucha del derecho de libertad, quien se la merece y quién no. Pero esta es la solución que yo pienso, lo que busco es este amor real.
El amor puro, el cual yo defino como irracional, el de sentimiento, el que solo nos desvía hacia un mundo contradictorio ya que tiene una filosofía contradictoria, es el que todos vemos todos los días de todos los años de nuestra vida. Este amor nos hace “creer” que amamos a las personas, teniendo siempre en cuenta que deben amarnos. Como es algo tan lindo, se ve como algo tan feo a la vez. Es como la cerveza, talvez será rica pero mucha es peligrosa. Es un amor completamente antisocial, que restringe a la actividad humana a solo el amor, a que este sea el núcleo de nuestras vidas.
Ahora lo que propongo en este punto es que el amor puro es un sentimiento antisocial, corruptor, que solo piensa en lo que queremos y no en lo que debemos hacer. El amor real busca que el hombre se forme como tal, no como un títere, manejado por otras cosas, sino que sea algo libre, que tenga dignidad, que se sepa valorar al hombre y a la mujer como amantes, llegar al punto del verdadero amor.

9- La influencia del arte y el amor en la sociedad

El arte no nos dice nada acerca de la realidad, sino que nos dice lo que sentimos en realidad, no que sentimos a la realidad. Algunos de los artistas contemporáneos han transmitido esto de manera errónea, han dicho que nos dejemos llevar por nuestros sentidos. Esta puede ser una tendencia al egocentrismo de la idea que “yo siento a la realidad”.
Si nosotros vamos a hablar de arte debemos hablar de que es el arte. Scout McCloud definió al arte como todas las acciones que realiza el hombre sin ser supervivencia y reproducción. Todas estas acciones serian expresar nuestros sentimientos. No deseo incluir la investigación científica, ya que se usan no solo para saber, sino que también para sobrevivir, y se aprende para poder sobrevivir. Pero podríamos centrarnos más en investigar nuestros sentimientos, que es otro tema.

Tenemos desde sonidos, imágenes, movimientos corporales, hasta palabras. Para eso hay una serie de acontecimientos que el arte ha considerado simbolizar. Por ejemplo vemos una semejanza entre los colores con nuestros sentimientos y ambientes: el rojo con la pasión, la ira; el verde con la serenidad o felicidad; el amarillo de energía, valor, luz, alegría; el azul ambientes sombríos y góticos; blanco es alma pura, el bien; negro es alma siniestra y maligna, el mal. Lo que vemos es un estudio de cómo interpretar nuestros sentimientos. Entonces, ¿acaso el arte no será una ciencia?
Hablemos de ciencia: la ciencia es todo aquello que el hombre ha estudiado e investigado. Por ejemplo si hablamos de las propiedades de diferentes cuerpos, hablamos de física. Si hablamos de las propiedades de los números, hablamos de aritmética. Pero si hablamos de literatura, la literatura no es una ciencia, es un arte, porque la literatura estudia cómo interpretar los sentimientos a través de las palabras (y no solo sentimientos, sino que situaciones). Se ha encontrado la diferencia entre arte y ciencia. El objetivo de la ciencia es para sobrevivir, para saber, para investigar la realidad en que vivimos; el arte para sentir la realidad en que vivimos. En todo arte hay una ciencia, pero eso no significa que el arte es para sobrevivir. Se incluye a la ciencia en el arte para que sobreviva el efecto de dicho arte en nuestras mentes.
Sabemos que hay una gran diferencia entre saber y sentir. Si nosotros dependiéramos de lo que sentimos, estaríamos perdidos en el mundo de los conceptos. El hombre siempre ha estado perdido en el mundo de los sentidos. Nietzsche califico a los artistas como los que nos alejan de la realidad. El músico es un ejemplo claro, es el que más nos aleja de la realidad, es el que nos engaña. Y es el que goza de su éxito, ganando nuestras riquezas y atención, alejándonos de ella, manejando perfectamente nuestras vidas. Luego la música tiene el claro significado de la pura diversión, y la gente solo piensa en diversión.

Luego están los casos de los músicos que representan personas que solo dicen “Te amo y te necesito” en la mayoría de sus temas, apoyando al egocentrismo de las personas. Es por eso que las masas que siguen a estas ideologías solo quieren dominar y tenerlo todo, y esto se encuentra en los bailes, un arte antisocial. Este tipo de arte es la raíz del problema del amor puro, un amor erróneo.

10- Amor materialista
La influencia superficial hacia nuestros sentimientos es (lamentablemente) el primer síntoma de amor que nosotros creemos. En realidad lo que es superficial son las necesidades básicas sexuales. El amor liberal, que existe en nuestra sociedad y está bien, apuesta al libre sexo y es bastante superficial. Pues claro que el liberal no tiene el toque mágico del dialéctico. Puede decirse que el amor materialista es el tipo de amor que vemos y que decimos que es falso. Pero es un amor, un amor casi erróneo.

Por ejemplo yo me enamoro de una chica que tiene un auto y una gran casa, y me enamoro porque la chica tiene esos objetos. En el amor liberal esto esté bien, es más se puede decir que el amor materialista es parte del amor liberal. El amor puro también acepta este tipo de amor.
En el dialéctico el amor materialista no es muy del todo verdadero. Si empezamos a pensar, si le quitamos a la chica su auto sigue siendo la misma, siempre fue la misma pero creíamos que antes era otra y ahora no tiene ese valor. Y si nos ponemos a pensar, si ella no me agrada ahora porque no tiene su auto, significa que fui un egocéntrico que estaba interesado por un objeto que me satisfacía a mí. Nosotros nos estamos enamorando de la persona, no de sus objetos. El amor materialista piensa que los objetos son parte de la persona amada, y luego el amor hacia esta persona es similar al amor de los objetos que la rodea. Y se considera que se ama a la persona por lo que tiene, aunque no la amo por lo que tiene, sino por lo que es, y hay una diferencia entre ser y tener.
Pero el problema es si en realidad amamos a la persona que está rodeada por objetos. Si creemos que la persona es de una manera con esos objetos es porque lo sentimos, y los sentimientos nos engañan en eso, y si pensamos vemos que nos enamoramos de sus objetos.

Scout McCloud estudio la reacción de las personas frente a objetos que utilizan. Como por ejemplo cuando nos ponemos un gorro, cuando usamos lentes, un lápiz, estamos simulando tener extremidades, objetos que son parte de nosotros. Pero en realidad no lo son, todo es generado por nuestros malditos sentimientos que nos engañan como lo dijo Nietzsche. Nuestros puntos débiles son los sentimientos, y hay que estar atentos en como los atacan y defenderlos con el razonamiento.

11- El beso, símbolo de amor

No dijimos cuando una relación de novios se llega a arreglar. Ahora un beso lo vale todo, nunca en una relación va a faltar el beso. Se utiliza el beso para simbolizar al amor que le entregamos a una persona. ¿Acaso el beso es amor?
Hay personas que no pueden besar a su pareja por determinadas razones y hay otros que no quieren (como yo). No solo quiero criticar al beso, sino a todo acto relacionado con él.

Podría decirse que hay dos tipos de besos que conocemos los adolescentes por los nombres de “pico” y “el de verdad”. El pico es simplemente con los labios cerrando la boca. El de verdad es cuando los labios de las dos bocas son abiertos, se juntan y luego las lenguas toman contacto como los labios. Se cree que es “de verdad” porque se siente diferente al pico. El pico parece ser más emotivo, pero en realidad no es nada porque no sentís nada. Solo para esas mentes locas por la pasión se emocionan por tal acción.

Pero lo que si en verdad es algo apasionado es el beso de verdad, ya se siente la sexualidad en un nivel alto como cuando hacemos el amor. Es más considero al beso de verdad como un acto sexual. No solo los sexólogos lo consideran, si comparamos cuando se hace el amor toman contacto dos órganos, el pene y la vagina, a su vez en el beso de verdad también toman contacto dos órganos, las dos lenguas. Y es por eso que se le bautiza como el beso de verdad, porque también se cree que con hacer el amor se está pasando todo el verdadero amor, el amor que no se puede explicar ni en palabras. Nunca podremos saber cuánto nos ama el otro, no sabemos lo que piensa, pero sabemos más como pensamos nosotros, y de eso nos debemos preocupar. Por eso considero que debería existir el sexo libre y las prostitutas, así generan ingresos a la nación con sus tentadores cuerpos.
Y ya hable de la confusión de sexo y amor, como en el sexo sentimos esa sensación tremenda, se cree que es amor. Y el amor no tiene nada que ver con el estímulo sexual.

12- Definiciones y conclusiones concretas

El mundo actual ha sido corrompido por egocéntricos artistas que han consumido nuestras grandes riquezas: los medios de intercambio. Uno es el dinero y el otro el respeto, y gracias a ellos la humanidad puede sobrevivir, pero si se los quedan otros…… Esos que han arruinado nuestras vidas merecen vivir en la oscuridad, pero esos que nos alumbran son los que tienen la luz que le da significado a nuestras vidas.
Aquí van algunas definiciones que hemos visto. Son maneras de amar que existen actualmente.
Amor puro: es el que nosotros sentimos, el que siempre vemos, el que sale del fondo del corazón y de nuestros más grandes gustos. Es el cual se sufre, el que es lindo y a la vez es horrible y doloroso. Solo tienes una pareja, tienes que besarla todos los días y verla todos los días. Si no conseguís arreglarte, tienes que en lo posible cortarte las venas con un serrucho. Sentís que tienes que estar al lado de ella para siempre.

Amor liberal: se ama por cualquier razón, no estás limitado a nada, podes tener ilimitadas parejas. No se puede estar celoso, si ya no confías en tu pareja entonces hay que cortar.
Amor material: nace del puro y del liberal. Es cuando solo te acercas a la chica por sus encantos superficiales, como su cuerpo o los objetos que la rodean.
Beso: acto de besar, cuando dos personas juntan sus bocas para expresar lo cuanto se aman, para sentirse entre ellos sus pasiones.

Otra cosa que vale la pena aclarar es que el hombre se debe acercar a la mujer para pedir arreglo. No hay persona en el mundo que no quiera tener novia. Todos deben tener una pareja, ¿quién no la tendría? Los que no quieren.
En la vida todo es importante, pero el amor no es lo más importante. Lo más importante es vivir y dejar vivir.

13- Palabras finales acerca del amor dialéctico y amor real
Yo he dedicado mi vida a resolver problemas, me encanta hacerlo por diversión, y he aquí un gran problema social que hemos cargado desde los comienzos de las civilizaciones humanas que dominan esta tierra. Ese problema ahora ya lo he resuelto y expongo la solución y la respuesta a la gran pregunta que he llevado en el recorrido de este texto: ¿cómo debemos amar a nuestra pareja?
El amor dialéctico es la opción. Yo defino a amor dialéctico como una manera de pensar, como debemos amar. En este análisis hemos visto como se debe hacerlo. Lo que importa es amar, no importa si te arregles o no, pero amar es algo que no debemos dejar. Antes de arreglarnos debemos saber si amamos de la manera correcta, si amamos a la chica o al chico porque queremos ayudarlo o solo lo amamos porque lo necesitamos. Si yo la necesito, entonces me preocupo más por mí que por esa persona, principio del egocentrismo. No propongo la esclavización y la posesión de la otra persona, propongo la dedicación hacia ella. Pero no a la dedicación absoluta, dentro del amor lo más importante es tu pareja, pero en la vida lo más importante no es el amor, hay otras cosas que hacer en este mundo.
El amor dialéctico es solo un proceso que aplicado, al liberal, materialista y puro, se convierte en amor real. Es la solución, es el fin del camino, y aquí está mi conclusión. Para ello debemos ver los errores que hay en las otras supuestas maneras de amar. Es la manera correcta de amar, pensando y no sintiendo.
Critiquemos al amor materialista, el más fácil de hacerlo. Lo que pasa es que no amas a la persona, sino que te amas directamente a vos.

Le toca al amor puro. Lo malo es que no te preocupas por la otra persona, te preocupas por vos, crees amarla pero en realidad no la estas amando, te estas generando un egocentrismo tal que crees saberlo todo, hasta de vos mismo. Y eso es dado por la falta de lógica que has generado. Nietzsche decía que nuestros sentimientos nos engañan, y es verdad.
Ahora el turno es del amor liberal, preocupado por la razón cualquiera de amar. Es verdad, pero hay que pensar un poco más. ¿Amar a una persona por mí, es razón para amar a la otra? Una razón puede ser que ella tenga un auto, o un cuerpo espectacular. Son cosas que me sirven a mí. Puede ser la otra razón que la necesite por obligación, lo que me obliga la sociedad egocéntrica, te dé dicen “Tienes que tener novia si o si”, y te arreglas con cualquiera para quedar bien con la sociedad. Pero no se arregla si a uno lo obligan, nos arreglamos si nuestro cerebro nos obliga.
Y así es que llegamos al amor real, al amor que estábamos esperando. Para llegar a ello el amor dialéctico propone la eliminación del egocentrismo, del amor hacia uno mismo, del individualismo, del materialismo dentro del amor, debemos pensar adecuadamente.

Alguien dirá “Pero usted no tiene sentimientos”. Los tengo, pero se usarlos, se pensar, sé que hacer, que debo sentir. El que dice que no tengo sentimientos es el mismo que se auto elogia por creer tener mejores sentimientos que otros. Puedo considerar también que me auto elogio porque creo tener un nivel de razonamiento alto. Los sentimientos no se nivelan, se nivela el razonamiento. La memoria también se nivela, pero a la personalidad no, aunque nuestra personalidad depende de cómo pensemos, como razonemos. Dependerá que alguien se enamore de nosotros gracias a nuestro razonamiento. No digo una persona inteligente de muchos estudios, hay una diferencia entre saber y pensar. Se puede enamorar de dos cosas: del razonamiento o de la personalidad.
Y como digo no amarnos, digo amar al otro, que sea diferente a mí.
Alguien se pregunta ¿se puede en el amor dialéctico amar a una o más personas? Es muy difícil que se ame a dos personas, solo que esas sean iguales. En teoría cuando veo a dos personas diferentes se puede decir que las amo de diferente manera, una más que la otra. Pero a su vez si las propiedades de las dos son diferentes, y su suma me da que a las dos les doy un mismo nivel de amor, es probable, pero solo se llega a un estudio. En conclusión: se puede tener a más de una si se ama a todas esas personas con el mismo nivel. Es fácil engañar a los demás, pero no podemos engañarnos a nosotros, porque prefiero que la culpa salga de mi antes que tenerla enterrada en mi mente.

14- Epilogo
Aquí llego la culminación de este análisis. Espero aportes a él. No es solo mío, yo lo presento, nada más. Espero que nadie se haya sentido ofendido, como lo dije yo aconsejo, quiero ayudar a la gente, no quiero herir a nadie, no quiero arruinar parejas, quiero ayudar, nada más.
Ahora si ya terminantes de leerlo, vuelve a hacerlo y tal vez llegaras a la iluminación.

Un comentario en “Disquisiciones sobre el amor II

  • el 18 julio 2014 a las 11:18
    Permalink

    Que bien pensado todo como es uno y es el otro pero en la practica es donde se falla.

Deja tu comentario