Alimentos para viejos en Japón

Por Niquita Nipone
A nosotros los uruguayos, o también los rioplatenses que estamos ubicados en el estómago del mundo y acostumbrados a nuestros cercanos a cien kilogramos de carne diaria nos desubica un tanto las costumbres y necesidades del lejano oriente, en especial los japoneses objeto de este artículo.

comida-232-1_435x326

Pensar que alguien pensó arreglar con el Japón para traer a los viejos jubilados de dicho país y radicarlos en el departamento de San José, ante el primer asado con cuero mueren.
Gelatinas que pueden convertirse en filetes o polvos transformables en zanahoria son algunos de los productos específicos para ancianos desarrollados por la industria alimentaria nipona, que ha encontrado un filón en el envejecimiento de la sociedad japonesa.

Gelatinas que pueden convertirse en filetes o polvos transformables en zanahoria son algunos de los productos específicos para ancianos desarrollados por la industria alimentaria nipona, que ha encontrado un filón en el envejecimiento de la sociedad japonesa. Cada vez son más las empresas japonesas que apuestan por productos alimenticios exclusivamente dirigidos a los consumidores de edad avanzada, con características como una textura más blanda de lo habitual o precocinados y distribuidos en envases individuales.
Estos productos pueden encontrarse en los supermercados con etiquetas como «senior» y con características adaptadas a las dificultades para masticar y para tragar de las personas mayores, y preparados para encajar sus hábitos de consumo.

Vaya uno a saber con que estará hecha esa mostaza, del pollo mejor ni hablamos.

Muchos japoneses mayores de 65 años viven y comen solos -entre el 20 y el 40 por ciento, según datos de la Asociación Japonesa de la Dieta-, por lo que los fabricantes optan por presentar los productos en raciones individuales y casi listos para su consumo, e incluso los reparten a domicilio.
Una de las empresas punteras en este nicho de mercado es la especializada en suplementos alimenticios Nutri Co, que ha lanzado una línea de gelatinas y polvos partir de productos deshidratados, que una vez reconstituidos tienen un aspecto muy parecido al de alimentos naturales y propiedades nutricionales similares.
A partir de estos productos se pueden preparar sucedáneos de tomates o zanahoria, udon (fideos gruesos japoneses), filetes de pollo y de atún o incluso hamburguesas, alimentos que en su textura original serían difíciles de comer para personas que hayan perdido piezas dentales o con problemas para ingerir.

Hamburguesa vegetal de calabacín, garbanzos y nueces

Aunque estas comidas se distribuyen sobre todo en hospitales y residencias para ancianos, la empresa nipona trata de promover el consumo casero con un servicio de reparto a domicilio, y cuelga diversas recetas en internet para animar a la preparación de platos más atractivos que los tradicionales purés para ancianos.
El gigante alimentario nipón Ajinomoto también desarrolla desde 2009 este tipo de artículos dentro de su etiqueta «Medimeal», concebidos con la intención de reforzar las funciones digestivas, estimular el apetito y aumentar el aporte nutricional, según explica en su web.
Sus productos están disponibles como sopas, gelatinas, puddings y otros formatos, y han sido concebidos «poniendo el énfasis en el sabor, un factor que tradicionalmente ha sido ignorado en los alimentos de uso médico», señala la empresa.
Asimismo, el grupo de comercio minorista Seven& I HD, el quinto mayor del mundo en su sector, está promoviendo una línea con la etiqueta «Sevenpremium» especialmente dirigida a las personas que viven solas y las de edad avanzada, y que incluye raciones individuales y congeladas.

El mercado para personas de edad avanzada que requieren cuidados de asistencia ascendió a 102.000 millones de yenes en 2012 (734 millones de euros), y una cifra que aumentará en un 26 por ciento para 2020, según datos del analista de mercado FujiKeizai.
Otro estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigaciones Económicas DaichiLifeResearch señala que el gasto de consumo anual de las personas mayores superará el 40 por ciento del total del consumo personal.

Los datos demográficos muestran que prosigue la tendencia al envejecimiento de la sociedad japonesa ante la baja tasa de natalidad y, según los cálculos del Gobierno nipón, los ciudadanos mayores de 65 años supondrán casi el 40 por ciento de la población total para el año 2060.

Deja tu comentario