El default argentino

Y nosotros qué!!!

Por Niquita Nipone
Es valor sabido que en la Argentina tosen y nosotros nos agarramos una neumonía. No puedo alejar mi mentalidad de uruguayo del tema argentino, ellos están acostumbrados desde siempre a andar en la cuerda floja.

Conforme acá nosotros sabemos que después de las elecciones hay un cambio de mando, allá se heredan los cargos, la viuda el del finado, los que son procesados no están presos ni separados del cargo, sino que presos por robar siguen administrando y como dijera mi viejo, como le vas a pedir moralidad a las hijas cuando la madre ejerce el meretricio.
Si les queda alguna duda que pasa con el vicepresidente Boubou, procesado y no preso por los fueros, cuando a la Presidente le duelen las muelas y se borra para la Patagonia el gobierna o hace como que.

defaut-235-1_350x262

Qué pasó con Menem que procesado, preso, luego suelto para que votara lo que los K necesitaban y ahora gozando de los fueros y si no vota algo, un juez amigo se acordará de suspenderle los fueros y guardarlo.
La presidente argentina pidió la cadena de radio y televisión y se le fue la cadena con el balde y todo, porque ella piensa que con sus dotes histriónicas, podrá convencer a los jueces yankys cuando lo logrará, muy mucho con los cabecitas negros peronistas o kirchneristas, pero los que pusieron los mangos, entre los que se encuentran argentinos también, por qué no, quieren cobrar y los bonos que se emitieron cuando el tropezón anterior en 2012 (hace doce años nada más) llegaron al acuerdo porque los bonos eran exigibles ante sedes judiciales de Nueva York porque conocían y conocen bien a los jueces que designa la Sra. K.

Hay famosos ejerciendo de jueces que hasta procesados están.
La Sra. K. se olvida que un presidente de EEUU tuvo que renunciar a su mandato y obtener la gracia del presidente sucesor para no ir preso, por unas escuchas telefónicas, grabadas y algunas borradas también.
Tendré que poner Richard Nixon, vicepresidente de Eisenhower y luego por derecho propio y reelecto.
Para darle aspecto de tango a la cosa el gobierno argentino canceló una cuota por $642 millones de dólares al Club de Paris, intentando enviar el mensaje de que el país tiene la voluntad de continuar cumpliendo con sus obligaciones o sea de pagar.

Argentina agota el plazo para pactar con los fondos buitre y evitar caer en la suspensión de pagos
Argentina, en suspensión de pagos.

El país ha entrado técnicamente en default tras cumplirse el plazo fijado para el pago a los tenedores de deuda sin llegar a un acuerdo con los fondos buitre que reclaman el pago de 1.300 millones de dólares apoyándose en la sentencia de un juez estadounidense.
Tras una reunión de más de seis horas en Nueva York, el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, esquivando la rama se dio contra el tronco, advertía de que Argentina no podía acceder a lo que reclaman los fondos buitre y les ofrecía «las mismas condiciones que dispusieron el resto de los bonistas que aceptaron los canjes de 2005 y 2010», algo que los representantes de los llamados holdouts han rechazado.
Kicillof ha asegurado que no se va a firmar «nada que comprometa el futuro de los argentinos» y ha insistido en que acudirán al derecho nacional e internacional (La Haya y la ONU) para que esta situación, que califica de «injusta», no se perpetúe en el tiempo.

Pese a todo, el ministro ha defendido una y otra vez en que el país no entrará en default, ya que el Gobierno ha hecho frente a los pagos de los bonistas que accedieron al canje.
Sin embargo, en noviembre de 2012, Thomas Griesa, juez de Nueva York, falló a favor de los fondos buitre, que demandaron al país sudamericano para lograr que los acreedores que no habían aceptado las quitas de la reestructuración de la deuda cobrasen el 100% de la deuda.
En su sentencia, Griesa obligaba a Argentina a pagar a los demandantes «al mismo tiempo o antes de que cobren los tenedores de bonos reestructurados».
Pese a que el país ha logrado consignar 539 millones en un banco neoyorkino, el juez bloqueó el pago porque debía de pagar 1.330 millones para poder desbloquearlos a riesgo de entrar en impagos.

«Es una situación inédita e insólita», ha denunciado Kicillof en declaraciones al diario Clarín y tiene razón pero al revés, porque operó la caducidad de los plazos y ahora deben el todo y no lo vencido.
Esta es la segunda vez, en el siglo XXI, en la que Argentina entra en una suspensión de pagos, después del masivo ‘default’ de 2001, que es del que proviene la deuda adquirida por el país austral y, por lo tanto, la situación actual a la que se enfrenta el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.
CONSECUENCIAS PARA LOS ARGENTINOS
El mediador Daniel Pollack, designado por el juez Griesa en el caso de la deuda argentina, ya advirtió tras la fallida reunión de que Argentina entraría ‘de forma inminente’ en una situación de ‘default’ que, según el abogado, ‘no es una mera condición técnica’, sino más bien ‘un hecho real y doloroso que hará daño a la gente real’.
Entre los que se verán afectados directamente por este hecho Pollack incluye a los propios ciudadanos argentinos, a los tenedores de bonos y a los inversores extranjeros.
Esto que dice Pollack padece de un pequeño gran error, los afectados serán pura y exclusivamente los argentinos, el pueblo argentino en general, porque lo otro son ficciones.
‘El ciudadano común argentino será la víctima real y última’ de este proceso, ha añadido el mediador, que insiste en que aunque las consecuencias del incumplimiento de la deuda por parte del Gobierno argentino no son predecibles, ‘ciertamente no serán positivas’.

Pollack fue designado por el propio Griesa para buscar la forma de que Argentina cumpla su sentencia de pagar 1.330 millones de dólares más intereses a inversores ‘holdouts’, que tienen bonos incumplidos tras su cesación de pagos en el 2002, según detalla la agencia de noticias Reuters.
El agente de pago de la Argentina notificó a los bonistas que conservará los fondos depositados a fines de junio; «Están sujetos a una orden de la Corte»
«El Bank of New York Mellon conservará los fondos en sus cuentas del Banco Central.
Los fondos están sujetos a una orden de la Corte.
La naturaleza y la fecha de una futura orden de la Corte respecto de los fondos aún no se conocen».
El banco Bank of New York Mellon (BoNY), agente de pago de la Argentina en Nueva York, notificó hoy a los bonistas que seguirán depositados los 539 millones de dólares que la Argentina giró el 26 de junio para cumplir con un vencimiento (bono Discount).

El banco neoyorquino emitió hoy un comunicado para explicar a los bonistas que esos fondos están sujetos a una orden de la Corte.
Aunque el BoNY puso a disposición de los bonistas una dirección de correo electrónico de consulta, también destacó que «no deberían tener al banco como única fuente de información» y recordó que la entidad «no hace recomendaciones y no da asesoría legal o de inversión».
El jueves 26 de junio, el Gobierno giró 539 millones de dólares al Bank of New York Mellon, pero el pago no se concretó porque el juez de Nueva York Thomas Griesa ya había dejado sin efecto una medida cautelar, stay, que había permitido a la Argentina seguir cumpliendo con los vencimientos de la deuda reestructurada bajo legislación de Nueva York a pesar de una demanda de los fondos buitre.
El depósito fue un intento del Gobierno de evadir una orden judicial en Estados Unidos que dictaminó que el país no puede pagar a los bonistas que aceptaron una reestructuración de la deuda hasta que pague también a un pequeño grupo de acreedores que no aceptaron el canje de deuda, los acreedores conocidos como fondos buitre o holdouts.

A fines de junio, la Argentina depositó el pago, pero sin pagar a los holdouts. Con el depósito, el Gobierno intentó demostrar su voluntad de pago frente a los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010 y quiso trasladar la responsabilidad de los fondos al juez Griesa.
El magistrado rechazó reponer el stay y el mediador que él mismo designó, Daniel Pollack, se reunió en reiteradas ocasiones con las partes. Pero pasó el periodo de 30 días -hasta el 31 de julio- que la Argentina tenía para cumplir con los tenedores de bonos Discount.
Y el país cayó en default..

La historia es la de siempre, no pagan la deuda y el malo es el juez, además la negociación de la deuda se pudo llevar a cabo si la jurisdicción para hacer exigible el pago de la misma era en Nueva York.
La Presidente, que dice ser abogada, pero nunca mostró el título, amenazó con llevar la cuestión a La Haya, y según los propios especialistas argentinos en la materia sostienen que La Haya no es competente y entonces por que no a la ONU, otra payasada.
Consecuencias del default la primera es que todas las obligaciones pendientes de pago, opera la caducidad de los plazos y se devienen en exigibles.
Las máquinas de calcular más grandes no les da el espacio para tantos ceros a la derecha y en dólares.
Una de las primeras medidas ha sido la no venta de dólares y en consecuencia al no obtenerse divisas no se pueden comprar los insumos para plantar trigo, soja, maíz en la pampa húmeda, ese granero del mundo, y el brutal ingreso de divisas por la venta de esos productos se postergará en el tiempo.
Está esa famosa teoría de que los países no se funden, de un día para otro, pero este no es el primer default argentino y no vamos a caer en la repetición de la frase del Dr. Jorge Luis Batlle que se golpeaban el pecho diciéndole llorón cuando fue a pedir disculpas por una verdad escuchada clandestinamente.

En nuestro país, tenemos que tener bien claro que la próxima temporada de turismo será casi sin argentinos, aunque ellos tienen sus habilidades, ocultas pero que no pasan desapercibidas, porque se traerán todo a precio vil argentino y ocuparan sus apartamentos y sus casas en la península y alrededores.
Lo que no vendrán son los que tienen que arrendar bienes o alojarse en hoteles y los de nivel económico medio para abajo.
Las torres edilicias puntaesteñas en construcción quedarán con sus esqueletos a la vista por unos años, hasta que por obra de magia aparezcan nuevamente los dólares que las terminen.
Cuando el llamado “corralito” un amigo compró a un argentino un hermosísimo apartamento monstruo en la mismísima Punta, totalmente equipado finamente en U$D 80.000.- y el que lo vendió lo había pagado U$D 180.000.- pelado, sin un mueble.
Claro que se perdió la oportunidad de habérselo vendido a otro argentino en un millón de dólares, pero aunque lo pensó muchas veces, no era adivino en cuanto a en qué momento y en qué hacía con el dinero de la venta, qué compraba o en qué invertía.

Tendremos que pagar mucho de seguro de paro en la construcción y ramas afines.
El barrio Kennedy de Maldonado sufrirá el mayor castigo.
Ni pensar en las fortunas que se enterraron en campos en José Ignacio o en el puente de la Laguna.
Aprovecharan la depresión uruguaya en ese campo y vendrán en mayor cantidad paraguayos, brasileños y de otras latitudes.
Europeos con buen pasar que hagan dos veranos en el año, no sería mala idea.
Claro que no hay que esperar milagros porque los balnearios atlánticos argentinos estarán también a precio liquidación.
En lo que respecta al agro uruguayo, como por arte de los malos manejos argentinos, se habían venido productores argentinos, comprando campos a precios de novela.
Históricamente el campo común valía el equivalente a una vaca por hectárea y se llegaron a pagar U$D 12.000.- y más la hecdtárea.

Se importaron toda la maquinaria (en muchos casos la propia), y ahora se vendrán directamente a seguir trabajando en sus propiedades, o simplemente no se irán al final de la zafra, campos que habían sido comprados oportunamente a los uruguayos, quienes oportunamente con esos dineros compraron grandes extensiones de tierra de similar calidad en Paraguay.
Qué fue lo que corrió antes del default a los productores argentinos de su tierra, nada más ni nada menos que el abuso tributario a que los sometió su propio gobierno, aplicándoles permanentemente lo que históricamente en Uruguay se llamaban detracciones, o sea adelantos sobre las eventuales utilidades.
Uruguay estaba en primer lugar en la venta de carne cuota Hilton y Argentina mágicamente con rodeos similares y campos espectaculares había llegado a ser cuarta en el mercado de dicha carne después de Brasil y Paraguay.
Venderán a precio internacional un tanto deprimido la soja, el maíz y el trigo en el mercado mundial, pero su producción no será del mismo volumen por las razones antedichas y Uruguay venderá un poco menos y a otra cosa.

El famosísimo asado argentino, habrá que comerlo acá, porque no seguirán importándolo de nuestro país.
Comeremos nosotros mismos el famosísimo asado argentino que era hecho con carne uruguaya exportada a Argentina..

Podríamos seguir torturándonos con este tema, pero lo dejaremos por acá porque todavía no se le ha visto del todo la punta al iceberg, pero si bien el fenómeno del default en la economía argentina era cíclico, en esta oportunidad es ciclónico.

Un comentario en “El default argentino

  • el 8 agosto 2014 a las 08:57
    Permalink

    Cuando los gobiernos dependian solo del crecimiento del país para sacar plata, el pais era otro, pero a partir de los 60, la banca internacional empieza a prestarle plata a cada gobierno nuevo con el asunto de la seguridad de las democracias y de esa forma nace solapadamente la cultura de meter la mano en la lata.

Deja tu comentario