El dinero plástico y sus cosas

Mi vieja y mi viejo compraron la primera heladera eléctrica cuando tuvieron hasta el último centésimo de su precio.

targeta-232-1_435x250

No estoy homenajeando ninguna posición política de Mujica en contra del consumismo, pero lo de él y en la situación de él es opinable y en la mía vale la opinión contraria.

Disfrutar de los bienes cuanto antes no es malo, es como no enchufar el calefón y bañarse con el agua fría en invierno al Santo Botón, por no gastar energía eléctrica, teniendo el dinero disponible. El dinero de plástico fue una gran solución.

El banco de plaza emite las tarjetas que las cobra al usuario como unos $1.500.- por año, excepto algún convenio en que salen menos caras.

Asimismo el banco le cobra un porcentaje al que vende de fiado a través de esta heredera de la libreta del almacenero, claro que el banco es como el almacenero, si puede cargar algo nuevo, como por ejemplo el seguro de vida de los deudores de la tarjeta, que debe dejarle alguna utilidad compartida con la compañía de seguros, sin previa consulta cobran un porcentaje de lo que debo por si me muerto.

Ellos tienen una función tipo buitre, aparecen cuando uno se echa para atrás definitivamente en el sobretodo de madera.

Claro que cuando le vi el nombre a la compañía de seguros me acordé de ella y de toda la familia de los propietarios de la misma, porque durante un montón de años estuve pagando a esa compañía que me pagaría un premio, es un decir porque se lo pagaría a mis beneficiarios y el premio, un eufemismo, “ma” que premio, plata porque yo muriera.

SIGUE EN PAG. 2

2 comentarios en «El dinero plástico y sus cosas»

  • el 17 julio 2014 a las 23:40
    Enlace permanente

    es todo verdad pero no hay que ser tan amargo Xke a partir de la plata de plástico puedo rajar de la jaula y divertirme mañana.

  • el 17 julio 2014 a las 23:48
    Enlace permanente

    Yo las tarjetas las rompi hace años pero despues las saque de vuelta si te controlas no es malo. El problema no es darte los gustos, a veces es mas barato darte gustos caros que ir con la tarjeta al supermercado…creo que dentro de unos años nadie va agarrar plata de papel…eso se termina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.