El Lucca y Nos, Vs. IMM

Por COMOUSTÉ
Motiva recaer en el otro macho de la casa, o sea el perro dado que ha salido una disposición por la cual los humanos pueden defecar y orinar en la calle sin cometer delito y si yo salgo con el perro sin la correa, el bozal, la bolsita y la palita, (ambos implementos junta sorullos) me levantan con unas multas prohibitivas e impagables y se olvidaron de incluir la patente de perro porque su destino no son las arcas municipales, aunque tal vez le esté dado alguna perversa idea a algún burócrata municipal.

Este malhechor perruno que convive con mi consentimiento en mi casa, no sé cuánto tendrían que darle de pena, cuando entre abrir el portón y entrar el auto se pega el raje para la calle y con la luz que pago, pero el municipio no pone, ni ilumina, no puedo apreciar cuantas deposiciones verifica este delincuente contumaz, reincidente, y perdulario cuantos árboles sujeta con la pata para que no se caigan (no esto lo puse como chanza, porque el ornato público no se ha dignado poner ningún árbol, ni la autoridad municipal y/o policial se ha dignado llevar en cana a los que afanaron los tres palos borrachos que planté para solaz esparcimiento de las vistas de los transeúntes en las bellas calles de mi barrio, y no volví a reponer, porque una vez plantados no los puedo volver a sacar, porque pasan a pertenecer a la comunidad de la IMM, lo mismo si los corto o si se me caen arriba del muro no puedo cobrarle los daños al dueño de los mismos que resulta ser el Municipio y los pagué yo, al igual que el muro y su eventual reparación, no sé si no estoy pagando algún impuesto por podar los árboles que no existen.

Pero a falta de árboles para sujetar el señor Perro me orina el muro perimetral y las rejas frontales.
Esto me trae a la memoria que un amigo había ido a comprar no se qué a un almacén y estaban los cajones de verduras puestos en forma de exhibidores de bienes prohibitivos como son las verduras y las frutas, y entro una doña de provecta edad, con un cuzco chico, de esos que son garroneros y ladradores y que tienen un vicio que a cualquier distraído le agarran la pierna como si fuera una perra y se la utilizan para menesteres poco altruistas.
Estaba el amigo esperando ser atendido por el señor puestero y resulta que el cuzco (que no sé si va con z ni con s y el corrector de la computadora tampoco porque no marca nada, lo mismo me pasa con petizo o petiso, creo que los chinos del diccionario esa bolilla se la saltearon) volviendo al perro chico, este se arrimó a mi amigo que estaba fumando su naco con chala, y le levantó la pata justo en la pierna a lo que mi amigo pegó un recule y la señora mayor le dijo quédese tranquilo que no muerde y mi amigo le dijo rápidamente, no señora yo no tengo miedo a que me muerda me preocupa que como levantó la pata me patee.

Santas pascuas, la cosa quedó ahí.
Sé que Don Perro tiene el usufructo del terreno de la casa, aunque la casa la tiene interdictada en las estaciones más cálidas, porque le viene el replume perruno o sea voltea el pelo, y aunque es de pelo corto, igual hay que barrer los pelos que tira cuando se sacude.
Pero el usa y abusa del terreno, y me pregunto si la IMM me cobraría a mi multas de todo pelo y marca por la palita y la bolsita y la tahilla y por el ladrido del perro cuanto tendré que cobrarle yo al pichicho por todas las heces que depone en el terreno.
Además el muy taimado en sus propios trillos no exonera su intestino, ni en su echadero, lo hace en las partes donde piso yo como ser veredas y lugares llanos para caminar, con el agravante que si piso algo no tengo un mísero cordón de vereda para sacarme los pegamentos de la suela de los zapatos o arrastrarla fuertemente.
Lo que me preocupa es que si le dieron carta blanca a los cristianos para defecar y orinar en las calles de Montevideo, se que lo hace el Rey y lo hace el Papa y sin hacerlo nadie escapa, pero me preocupa mucho la baranda que quedará, así como pisar las de cristiano que me dan mucho más asco que las de perro y pisarlas descalzo ya sería el sumun de la terracota.

Una señora muy enojada anduvo publicando en todos los medios que había que ir a hacerlo todos los humanos a la explanada municipal y al Palacio Legislativo.
No creo que sea lo más apropiado, ni lo más adecuado, tal vez porque estaríamos ante una caso de competencia desleal, porque los usuarios de ambos palacios, las grandes se las mandan legislando o tomando resoluciones que afectan a toda la ciudad o todo el país, y nosotros lo único que ensuciaríamos es lo que nosotros en cualquier descuido pisaríamos, mientras que ellos tienen los despachos, y ambas cámaras para exonerar su humana naturaleza.
En mi casa gasto en las horas apropiadas, por ejemplo, el que viene a cortar el pasto viene de día, la empleada de la limpieza también, pero el domingo a las once menos diez de la noche sentí el camión que retira el contenido de los containers de basura, retirarla a esa hora, cosa muy sensata, claro que los que realizan dicha tarea se les retribuye como tarea insalubre, que estoy de acuerdo que lo es, a esa hora nocturnidad y ese día es feriado, ni quise pensar si estaban bajo el régimen de horas extraordinarias de labor.

No es una crítica lo mío es una cuestión de orden, si bien unas semanas antes, se encontraron frente a frente al mismo container, el camión que levanta la basura y el camión que limpia los containers que ambos son un lujo lo bien que lo hacen y qué rápidamente se cumple con esa labor higiénica, había cinco operarios en la tarea, uno petiso al que los otros cuatro lo querían agarrar para meterlo en una caja de cartón y el petiso se resistía, me daba bronca porque se tendría que dejar agarrar y terminarla de una vez por todas, así no tenemos que pagarles horas de trabajo por resistirse a a que lo metan en una caja de cartón en horario laboral, si la caja estaba limpia y le quedaba grande al petiso.

Como decía aquel, que era tan petiso que la onda corta le quedaba larga.
Con esos equipos y con esa libertad de trabajo que gozan esta buena gente, no sé cómo hace el público en general para apilar bolsas y bolsas de basura alrededor del mismo container.
Tal vez, nos esté pasando lo mismo que a Maduro en Venezuela que hay escasez de papel toilet, como le dicen ellos al papel higiénico, porque la gente está tan, pero tan bien, que come más y gasta por ello más papel higiénico y nosotros en nuestra joie de vivre tiramos más cosas a la basura, no le parece amigo.

Cuando vuelva el amigo Martínez de alguno de sus viajes, sería bueno que como buen socialista e ingeniero se diera una vuelta por el pago y mirara como andan las cosas, ya sé que está el personal idóneo y subalterno para esa tarea, pero bien dicen que el ojo del amo, claro que entre compañeros no hay amos y espero que todo sea para bien…

2 comentarios en «El Lucca y Nos, Vs. IMM»

  • el 13 noviembre 2015 a las 13:40
    Enlace permanente

    Que cretinos. ¿Saben de donde viene todo esos controles? vienen en parte para recaudar las IMM y de las ongs de defensa de los animales que muerden mas que los bichos¿? por ms que lo converse al perruno, si pea mas de 4kg y no tiene bozal hay que pasar por caja si no lleva collar y no hay bolsita hay que pasar por caja
    la mayoria se los jubilados que tienen el perrito como compañia hay cosas que no les podes hacer entender?
    a los mas jovenes nos cuesta..

  • el 13 noviembre 2015 a las 14:26
    Enlace permanente

    ¡Que locuras son esas! a las personas tanmbien nos multan si nos ven haciendo las necesidades en la calle y el control de los animales lo veo bien.
    Los que no puedan tener animales seguros y bien cuidados que no los tengan.
    No puede ser que uno salga a caminar y tenga que cruzar la calle para no tener que cruzarse con perros sueltos.
    A mi me parece bien las normas porque ya estaban y habia que salir a aplicarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.